Cargando...
La delegación de Ceres en Port Zayed, a la salida del Museo de Louvre de Abu Dhabi. Misión comercial de empresarios con Ceres en Dubái
 Misión comercial de empresarios con Ceres en Dubái. Mezquita Sheikh Zayeb o Gran Mezquita de Abu Dhabi
 Misión comercial de empresarios con Ceres en Dubái. Museo de Louvre de Abu Dhabi
LA DELEGACIÓN DE CERES EN EL EMIRATES PALACE. Es el hotel mas lujoso de Abu Dhabi. Misión comercial de empresarios con Ceres en Dubái

Economía y Empresas > POR CERES

Abu Dhabi: el padre de las gacelas

Una delegación de empresarios uruguayos visita los Emiratos Árabes Unidos junto a Ceres y en este blog se relata su día a día

Tiempo de lectura: -'

21 de marzo de 2022 a las 13:46

Escribe Daniel Supervielle, para Ceres

Emiratos Árabes Unidos (EAU), con costa sobre el Golfo Pérsico, queda muy lejos de Uruguay, tanto en distancia física como mentalmente. Se trata de una federación de emiratos ubicado en la península arábica de unos diez millones de habitantes de los cuales tan solo un millón es emiratí: el resto extranjeros.

Hace tan solo un siglo no existía como país y hasta hace sesenta años eran tribus del desierto que buscaban a duras penas cómo sobrevivir. Hoy son una de las locomotoras de la economía mundial, con altísimos índices de calidad de vida; el puesto 31 del Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, bajísimos guarismos de corrupción y uno de los lugares del planeta donde es más fácil hacer negocios.

“Aquí no hay pobres, hay personas trabajando muy duro para poder progresar o alimentar a sus familias en sus países”, explica con solvencia en un español perfecto un filólogo egipcio mientras hace de guía de la delegación de empresarios que el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES) que llegó el sábado 19 con la intención de fortalecer los lazos que el presidente Luis Lacalle Pou abrió con los emiratos a fines de febrero cuando lideró una visita oficial a la Feria Universal que se celebra en Dubai.

LA DELEGACIÓN DE CERES EN EL EMIRATES PALACE. Es el hotel mas lujoso de Abu Dhabi. Misión comercial de empresarios con Ceres en Dubái

“El mundo árabe y en particular Emiratos Árabes Unidos representan una oportunidad gigante para el Uruguay”, explica el Economista Ignacio Munyo, director ejecutivo de CERES y jefe de la delegación que junto a veinte empresarios uruguayos, integramos el fotógrafo Leo Barizzoni y yo.

“El gobierno uruguayo liderado por el presidente ya hizo lo que tenía que hacer, que es venir, darle importancia política a la relación entre ambos países y abrir las puertas: ahora le toca al sector privado viajar, ganarse la confianza y negociar”, agrega Munyo.

El primer día de lo que desde CERES se denominó Misión Dubai comenzó con una vista por Abu Dhabi, la capital del país, a una hora y media de Dubai, donde todos estamos hospedados. La excusa del viaje desde Uruguay fue la visita a la Exposición Universal que abrió sus puertas en octubre y que días pasado superó los 20 millones de visitantes y el Foro de Negocios EAU – América Latina que se celebrará en los próximos días con la presencia, entre otros, del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y el de Colombia, Iván Duque.

Misión comercial de empresarios con Ceres en Dubái. Mezquita Sheikh Zayeb o Gran Mezquita de Abu Dhabi

Recorriendo la carretera que conecta Dubai con Abu Dhabi a través del desierto tengo la sensación de estar observando cómo sería vivir en uno de los futuros posibles para la humanidad. Contra la creencia generalizada, tan solo el 10% del Producto Bruto Interno de Dubai depende del petróleo, aunque ha sido precisamente el oro negro quien catapultó estos emiratos a los principales puestos de la economía mundial. Hoy los emiratíes se han diversificado y pretenden seguir haciéndolo. Sin pausa y con un rumbo muy firme continúan expandiendo sus negocios por el mundo, y generando todo tipo de condiciones para atraer inversiones y divisas a este país desértico.

Todas las principales marcas y compañías tienen tanto en Abu Dhabi como en Dubai sus edificios imponentes y marcan presencia permanente en las autopistas. Su población cosmopolita hace que a primera vista no te sientas en el mundo árabe: entre los turistas de todos los países que lo visitan por miles y los extranjeros que trabajan aquí, la huella islámica parece sumergida entre los carteles y las luces. Pero apenas se rasca un poco, aparece con toda su potencia. Casi el 70% de la población profesa el islam, y las costumbres y el comportamiento sigue claramente las reglas de juego de esa religión. Según consignan las personas que fuimos tratando a lo largo del día, si se lo compara con otras naciones árabes, EAU es más abierto con los occidentales.

A poco más de 24 horas de haber llegado resulta complejo narrar en un texto todas las impresiones y reflexiones tras visitar la gran mezquita de Abu Dhabi, construida en tiempo récord con mármoles de más de treinta canteras de otros tantos países; el tradicional e imponente hotel Emirates Palace donde es frecuente encontrar a la familia real emiratí celebrando aniversarios, hasta el paseo por el mismísimo museo del Louvre de París con momias egipcias, espadas de las dinastías chinas de antes de Cristo, cuadros de Van Gogh y Gauguin o el edificio gigante de la Ferrari italiana, auténtica pasión por estas tierras tan lejanas. Un atragante importante para un primer día en Emiratos Árabes Unidos.

Eso sí, cualquier observador atento y medianamente informado, y con una pizca de sensibilidad puede intuir que detrás de este mundo efervescente de negocios pujantes, desarrollos inmobiliarios increíbles (rascacielos, islas artificiales, shoppings y montañas rusas gigantes), cortesía extrema para con el extranjero y leyes que se aplican inflexibles, hay una potencia expansiva dispuesta a jugar su papel e impactar en el siglo XXI.

En las formas y por la estética lo visto en estas primeras horas te deja pensando: ¿Será así el futuro? Mientras miro para afuera del ómnibus que nos devuelve a Dubai donde pasaremos la noche para mañana ir a la Feria Universal me pregunto: ¿En qué lugar entra Uruguay en este tablero tan apabullante y que va a una velocidad que apenas podemos imaginar?

Una de las anécdotas más interesantes que escuché durante el día fue la que narra que hace muchos, muchos años, los pastores del desierto iban con sus ovejas a tratar de encontrarles algo para comer. Las majadas eran acechadas por las gacelas del desierto. Como los pastores eran muy pobres y las pasturas muy escasas, las gacelas eran expulsadas utilizando todo tipo de artimañas, hasta que un pastor empezó a acercárseles y no a correrlas. De esa forma el pastor se ganó la confianza de las gacelas del desierto, y estas pasaron a ser parte de los bienes del pastor. A ese pastor comenzaron a decirle Abu Dhabi, que en árabe quiere decir, el padre de las gacelas y ahí en ese lugar que hoy visitamos empezó esta historia.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...