Cargando...
Stefanía Quirque se fugó el 15 de setiembre luego de un mes de prisión domiciliaria

Nacional > NUEVA FUGA

Acusaciones cruzadas y un florido historial delictivo: la nueva fuga de Stefanía Quirque

En Uruguay solo pesaba sobre ella una prisión administrativa; en Brasil la esperan para cumplir condena por narcotráfico en la frontera que involucró operativos de vigilancia, mulas y falsos testimonios

Tiempo de lectura: -'

17 de septiembre de 2021 a las 05:01

En la fuga de Stefanía Quirque Bello este martes de su casa de Piriápolis no están claras las responsabilidades. La jueza Beatriz Larrieu había dispuesto el pasado 7 de agosto la tobillera electrónica como medida cautelar para la mujer que intentó matar tres veces a la esposa de su amante y luego se transformó en narcotraficante. "En caso de no ser posible, mediante contralor diario por la autoridad policial correspondiente al domicilio", determinó la magistrada. No fue posible y a Quirque la visitaban oficiales tres veces por día para constatar que se encontrara en su domicilio en el balneario. El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, cargó las tintas contra Larrieu y manfiestó que su dictamen no expresaba la necesidad de una custodia las 24 horas. 

Quirque ya pagó sus culpas con la Justicia uruguaya por los intentos de homicidio y al momento tiene una causa abierta en Brasil por tráfico de drogas en la frontera. Si bien, de acuerdo al expediente al que accedió El Observador, en primera instancia la Justicia brasileña había determinado, por riesgo de fuga, que tuviera que esperar la confirmación de su sentencia presa. Ella apeló y se le concedió la posibilidad de esperar al fallo en libertad. Según dijo Larrieu, en Punto de Encuentro de radio Universal, en Brasil se dictó la sentencia y por eso se la requirió. 

La jueza argumentó que cuando se la fue a detener por este motivo –Brasil envió una solicitud de detención con miras de extradición–, la Policía acudió a una dirección que tenían en el sistema, pero que no era la que Quirque había declarado ante la Justicia. Ella se encontraba en su domicilio de Piriápolis, el que había declarado.  

Larrieu expuso que en ese momento entendió que eran las medidas cautelares suficientes. “De Brasil decían que no había riesgo, que ella había colaborado en todas las etapas”, afirmó. Además, lamentó la falta de tobilleras y aseguró que es un problema común. Heber, en diálogo con Telemundo, sostuvo que la tobillera que requería Quirque es diferente a las que se utiliza en casos de violencia de género y de las primeras solo hay 50 en todo el país. Anunció que ordenó comprar 200 más. 

Durante la audiencia del 7 de agosto, la fiscal Silvia Naupp solicitó que se dispusiera la prisión preventiva de Quirque por 40 días, pero Larrieu determinó el uso de la tobillera. De todas formas, la Fiscalía no apeló la medida. Si bien pudo haberlo hecho, fuentes judiciales apuntaron a El Observador que hay sentencias dispares de diferentes tribunales con respecto a las potestades de Fiscalía de apelar en los casos de extradición, como es este. Al momento de la audiencia no se tenía presente si habían tobilleras disponibles o no. 

Motivaciones, fugas, excusas y mentiras: su caso y la mirada de la Justicia Brasileña

Sobre la fugada recaen varios delitos. Es recordada en Uruguay desde 2008 por intentar matar en tres ocasiones a la esposa de su amante.  Además, cuenta con la notificación roja de Interpol por tráfico de drogas en Brasil donde era buscada para cumplir una pena de más de ocho años y seis meses de penitenciaria. De todas formas, la prisión de Quirque en Uruguay era de tipo administrativa, puesto que los delitos por los que le falta pagar los cometió en Brasil. 

Fue procesada en Uruguay en 2009 por el delito de coautora de homicidio especialmente agravado por la premeditación y muy especialmente agravado en grado de tentativa, luego de intentar asesinar por tercera vez a la esposa de su amante. El primer intento lo cometió disfrazada de enfermera para colarse a dónde la mujer estaba internada e intentar darle una inyección letal, luego intentó atacarla a balazos dentro de su apartamento. Finalmente junto a su amante, el arquitecto Martín Somoza, contrató a dos sicarios para asesinarla, homicidio que no resultó pero que dejó herida de bala a la víctima. 

Tras el encarcelamiento, en noviembre de 2011 la uruguaya se fugó de la Cárcel de Mujeres (Unidad 5) del INR durante el horario de visita. En ese momento escapó hacia Brasil, pero regresó a Uruguay meses después, donde fue recapturada en 2012. Ese procedimiento fue en Las Tocas (Canelones) donde vivía con el cabecilla de una organización dedicada al tráfico de drogas.

En ese momento, tenía un pasaporte italiano falso denunciado hacía tiempo como robado en Montevideo, por lo que se le sumó un nuevo delito. Fue procesada por el delito de falsificación de pasaporte en calidad de coautora en reiteración real con falsificación de certificado en calidad de coautora.

Junto a su pareja, fueron detenidos el 7 de marzo de 2017 cuando transportaban 40 kilogramos de cocaína desde Brasil a Uruguay por el Chuy. Allí les incautaron los celulares y vieron que tenían montada una organización y que tenían vinculo con el grupo los Narcos Carolinos

Sospechaban de ellos debido a las frecuentes entradas y salidas del país vía el Chuy y Jaguarao, en el marco de la Operación Angels da Praia. Sus principales destinos eran Florianópolis y Uruguay. Trabajaban con una mula a la que, por ese pasaje, le habían prometido 4.000 dólares de contraprestación. 

De los 40 kilogramos de cocaína que transportaban, uno iba escondido en los revestimientos y la carrocería del vehículo. En el expediente consta que esos 40 kilogramos podrían diluirse y llegar a vender 80 kg. 

Al ser interrogados por la Justicia brasileña, justificaron los viajes diciendo que planeaban abrir un salón de belleza en Río de Janeiro, pero habían desistido debido al alto índice de violencia. En cuanto a su patrimonio, contestaron que vivían de alquileres que tenían en Piriápolis.

Si bien en el expediente no consta ninguna descripción de la personalidad de Quirque Bello, argumenta que su motivación para cometer el crimen fue "la más normal de la especie, el lucro que se obtiene de la misma".

Desde la emisión de la orden de detención con miras de extradición, el país norteño contaba con 40 días para hacer el proceso formal de la solicitud de extradición. De encontrarla, se enfrentaría a ese proceso que -de no presentar inconvenientes- terminaría con su extradición a Brasil y su posterior encarcelamiento. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...