Espectáculos y Cultura > MÚSICA

AFC patea la estantería

El dúo de hip hop de San José presenta su segundo disco, A.N.T.R.O., que sube la apuesta musical y deja claras sus intenciones de hacer pensar, demostrar destreza vocal y tal vez componer un hit

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2015 a las 05:00

Viajar a Estados Unidos y participar del festival South By Southwest fue esclarecedor para el dúo de hip hop maragato AFC. No solo vieron a artistas que siguen desde hace tiempo, sino que también salieron inspirados.

"Yo me sorprendí porque me cayó la ficha de que allá están para otra", cuenta Felipe Cracel, conocido como Dönfelipe. "Cuando vimos artistas grandes como 2 Chainz que hacían playback, fue raro. Están para otra y a la gente parece no importarle. Y también vimos de lo otro: raperos en locales muy chicos sudándola", agrega.

Por su parte, la otra cara del dúo, Joaquín Martínez, conocido como HurakánMartínez, recuperó el entusiasmo por el género estando abajo del escenario. "Me ilusionó el hip hop otra vez. Cuando arranqué a hacer rap estaba re copado, pero después se te va un poco al ver lo chiquito que es Uruguay, los pocos escenarios que hay y lo difícil que es para el género conseguir público. Me recargó las pilas ver lo que es el hip hop allá y pensar que tal vez el día de mañana acá en Sudamérica pueda ser mínimamente parecido".

Su segundo disco, A.N.T.R.O., llega después del excelente y premiado en los Graffiti Grandes valores del hardcore (2013). Para esta oportunidad, el dúo se reunió nuevamente con el productor Sebastián Peralta (No Te Va Gustar, Socio, Dostrescinco) y, junto a la banda Los Warriors, mezclaron los nuevos sonidos escuchados por las calles de Austin, Texas, y concretaron algunos objetivos personales.

"Robamos piques en la música, sobre todo el trap, que es lo que suena allá", cuenta Cracel. El trap, género que en poco tiempo invadió al rap estadounidense con sus bajos fuertes y ritmos electrónicos y minimalistas, está llegando al sur. AFC intentó traerlo al hip hop vernáculo, y terminaron mezclándolo con su propio sonido.

"Está salado lograrlo", afirma Martínez. "En nuestro disco hay canciones que empezaron siendo trap y terminaron como otra cosa. Es muy yanqui ese sonido, es muy difícil de imitar". Sin embargo, restos del ritmo se pueden encontrar en Orugas y mariposas.

Sin embargo, el desafío mayor del dúo fue probarse a sí mismos y demostrar que podían hacer canciones. "Quisimos hacer la cuestión más elaborada", dice Martínez. "Experimentar más con los arreglos de voces. Se intentó impostar la voz de diferentes maneras, usar distintas métricas en la misma canción. Y en lo musical queríamos que sonara más a banda, por eso grabamos con los Warriors. Y el resultado se nota. Me parece que está bastante más power que el anterior", continúa.

Las "metralletas de rimas" de su disco anterior dieron paso a estribillos más cantados y las voces invitadas de Pablo Silvera (Once Tiros) y Pedro Dalton (Buenos Muchachos).

Controversias y feminismos


A.N.T.R.O., que saldrá a la venta próximamente, tiene un doble significado. Por un lado el antro, el espacio nocturno, y según Martínez, también significa "Aliteraciones Nihilistas en Tándem con Rimas de Oro".

"Eso es porque somos peleadores de raíz", ríe Cracel. Martínez aclara: "Es la definición de lo que hacemos, de los recursos que usamos para escribir y rapear. Y también está esa impronta de ponerse en el lugar del que rapea mejor".

Cuando AFC reveló el arte de A.N.T.R.O., esperaban que provocara una reacción en el público uruguayo conservador. Entre ambos raperos y en primer plano, aparece una mujer desnuda de espaldas. Sin embargo, según afirman, la elección no busca polemizar porque sí.

"A mí me preocupaba quedar como un terraja o tirar la polémica y nada más. Sin embargo, el resultado me copó muchísimo. Me parece que está muy bien logrado y además está súper entrelazado con lo que es el disco, nuestros conceptos y nuestras ideas sobre las mujeres. Se conservó un aura de respeto y homenaje a la mujer. El disco es amor, sexo y drogas, lo que le pasa a cualquier joven hoy en día. Y está en la tapa, desde un punto de vista capaz no políticamente correcto", afirma Martínez.

En las redes se sacudió el pequeño avispero local y los raperos respondieron. "Si la tapa la hacían los Illya Kuryaki, no pasa nada. Si lo hacía alguien de afuera no se veía tan negativo. Nosotros porque somos uruguayos", afirma Cracel. "Si hubiésemos querido denigrar o ser violentos, podríamos hacerlo y mucho mejor. Esto es una adoración a la mujer", dice.

"Hay mucho moralismo barato", agrega Martínez. "Pero AFC pone una mina en bolas es cualquiera y son re machistas, pero vos mirás Tinelli todas las semanas", sentencia.

En ese sentido, el dúo se afirma feminista. "No hay nada que hablar, si hablamos del sexo fuerte o más importante, la mujer es la madre del hombre, no hay vuelta. En general trato de tener todo el respeto y amor hacia las mujeres", afirma Martínez.

Si bien esta no era la polémica que buscaban, el dúo pretende sacudir el conservadurismo local. "Para mí escribir rimas es desahogarme y decir cosas que para mí son un caretaje.
Desde el principio tratamos de patear la estantería y mover la cabecita de la gente", afirma Martínez.

El hit hip hop


A pesar de que el género ya tiene más de 10 años de crecimiento en Montevideo, los integrantes de AFC sienten que llegó a cierto techo. "Falta que el hip hop suene por todos lados", afirma Martínez.
"Ahora lo más parecido a un hit de rap son los de Roberto Musso, que rapea. Y quieras o no rapea bien", agrega Cracel.

AFC, por su parte, no elude el desafío de escribir un potencial hit. "No es que nos parezca lo más importante, pero es importantísimo que te escuchen y siempre que escribís una canción pensás que estaría bueno que ruede en la radio y que la gente se cope. Tengo claro que si quiero vivir de esto, tengo que pegarla algún día. Hay una dualidad, un encuentro de sentimientos: por un lado me encanta hacer canciones porno o que no tienen nada que ver con lo que suena en la radio, pero por otro lado sé que si quiero vivir de esto lo tengo que hacer". Mientras que Martínez trabaja en el área de ventas de una empresa, Cracel se encarga de los gráficos en un canal de televisión.

"Acá no es fácil", dice Cracel. Y agrega: "Todavía no pega mucho el estilo. Siempre hace el amague que va a reventar y no lo hace. Esperamos estar ahí cuando pase".


Temas


Ifiunougüaramsein. El primer corte, repleto de términos en inglés con referencias a Illya Kuryaki, El Peyote Asesino y Plátano Macho. "Cuando hablé con Seba (Peralta) le pedí que hubieran cosas más bailables. Capaz que es por ahí que se le entra a la gente", afirma Cracel.

Droga. El primer tema realizado para el disco y que cumplía el formato canción. "Tiene un concepto, una estructura bastante compleja, y tiene arreglos vocales, que es distinto a lo que veníamos haciendo", cuenta Martínez.

La noche y sus encantos. El track más experimental. Cuenta además con guiños a San José: las campanas que suenan al principio fueron grabadas en la ciudad. El tema fue compuesto pensando en la voz de Pedro Dalton, pero sin su presencia confirmada. "Era Pedro o no era nadie", afirma Cracel.

Orugas y mariposas. Una crítica a la industria de la música y a los periodistas que solo leen gacetillas.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...