Nacional > Disputa política

Agravio, veto y llamadas no atendidas: Talvi y Sanguinetti enfrentados pero obligados a convivir

El veto del canciller al hijo del expresidente quebró la relación entre los líderes del Partido Colorado

Tiempo de lectura: -'

15 de mayo de 2020 a las 05:01

La última vez que Ernesto Talvi y Julio María Sanguinetti hablaron, Luis Lacalle Pou aún no había recibido la banda presidencial de manos de Tabaré Vázquez. Fue un jueves, a fines de febrero, antes de que los uruguayos festejaran el carnaval.

Por esos días, en el ambiente político ya circulaba la información de que Batllistas postularía a Julio Luis Sanguinetti, el hijo del dos veces presidente, para un cargo en la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), pero en su diálogo no hubo mención al tema.

El economista ya le había expresado a su círculo íntimo que tenía reparos acerca de firmar esa venia y el 6 de marzo -ya como canciller- lo anunció en una rueda de prensa.

"No es un tema personal. Nosotros como política en Cancillería y en los órganos en los que vamos a tener la responsabilidad de decidir, entendemos que es una política sana que familiares de líderes políticos no integren los órganos de Cancillería. Espero que se nos respete", expresó.

Julio María Sanguinetti se encontraba en Buenos Aires junto a su esposa Marta Canessa. Acompañados de sus hijos, Julio Luis y Emma, habían ido a festejar las bodas de diamante por cumplir 60 años de casados.

Al enterarse de la decisión del canciller, Julio Luis Sanguinetti le envió una serie de mensajes de WhatsApp en los que le expresó que lo vetaba por ser “hijo de” sin tomar en cuenta su currículum vitae. El dirigente, que fue coordinador de la campaña de Batllistas en las últimas elecciones, también le señaló que volverían a verse mano a mano, que no olvidaría lo sucedido y le reprochó que no se lo haya dicho previamente. “Política menor de un acomplejado”, escribió y cerró deseándole “lo mejor”. El semanario Búsqueda informó este jueves acerca del envío de los mensajes.

Talvi no contestó e interpretó parte del contenido como “una amenaza”,-Sanguinetti negó que lo haya querido amenazar- y por eso anunció a la interna de la coalición que no solo no estaba dispuesto a firmar la venia para la CARU sino tampoco para ningún otro lugar en el gobierno. Finalmente lo hará y Julio Luis Sanguinetti será vicepresidente de UTE.


Según Sanguinetti, a los pocos días tuvo una “acalorada reunión” con el senador Adrián Peña, aunque el legislador mano derecha de Talvi no recuerda que haya sido así.

El incidente, definido como una “proscripción” en Batllistas, hizo que Talvi y Julio María Sanguinetti estén “enfrentados” y su relación “enfriada”, de acuerdo con fuentes partidarias.

El dos veces presidente ha intentado hablar con el canciller pero este no le ha atendido el teléfono. Las fuentes relataron que incluso un día, Sanguinetti lo llamó más de cinco veces y no logró hablar.

El Observador intentó consultar a Talvi, pero el canciller dijo que no iba a hacer comentario alguno con respecto al tema.

Talvi ha manifestado a su entorno que otorgarle la secretaría general del Partido Colorado a Julio María Sanguinetti fue el “error político más grande” que cometió en su corta carrera política. La decisión fue tomada luego de las elecciones internas de junio de 2019 en las que el economista superó al experiente político.

Hasta ahora, Julio María Sanguinetti eligió llamarse a silencio porque quiere evitar conflictos públicos internos en la coalición, dijeron desde su entorno.

Los altibajos

Las heridas entre Talvi y Sanguinetti provienen desde el momento en que el economista decidió lanzarse a la política en 2018, y con altibajos resurgieron durante toda la campaña electoral.

En el verano, durante la transición, los líderes colorados vivieron uno de esos “puntos altos” en su relación. Se reunían los lunes en la tarde para analizar temas coyunturales y definir estrategias políticas a futuro, en encuentros en los que participaban también Adrián Peña, Julio Luis Sanguinetti y Tabaré Viera.

Talvi y Sanguinetti, a su vez, mantenían una conversación fluida por teléfono, pero desde que comenzó la administración de Luis Lacalle Pou, esos encuentros han dejado de ocurrir, al igual que las llamadas.

La negociación por los cargos recayó en Peña y Viera, principalmente.

En febrero del año pasado, Talvi reconoció que había rechazado el respaldo del "sanguinettismo" a su precandidatura. "Sanguinetti sí, el viejo aparato electoral sanguinettista no. Sanguinetti sí, el sanguinettismo no”, sostuvo el líder de Ciudadanos.

"Tengo un respeto enorme por el doctor Sanguinetti y nos hubiera encantado tener su respaldo, pero no de todo el plantel. Tenemos plantel propio, tenemos jugadores propios, tenemos juveniles en ascenso, tenemos una estructura renovada, más joven, más vocacional", agregó entonces.

Uno de los primeros en contestarle fue Julio Luis Sanguinetti, como coordinador de campaña de su padre, quien en Twitter le reprochó los dichos. “Cuando tú lo rechazaste Julio María Sanguinetti no tenía aparato de ningún tipo. El que tiene hoy vino de los más diversos lugares: pedristas, jorgistas, vieristas, etc. Además, ¿no llegó el momento de hablar de otra cosa?”, escribió.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...