Espectáculos y Cultura > ENTREVISTA

Álvaro Armand Ugón: "En Uruguay es muy difícil vivir del teatro"

El actor se presenta sábados y domingos en el Teatro Alianza con Panorama desde el puente

Tiempo de lectura: -'

08 de septiembre de 2019 a las 05:02

La lista de protagónicos en teatro, de interpretaciones en ficciones –locales y extranjeras– y su participación en cine duplica en número la cantidad de años que dedicó a armarla. Antes de los 17, cuando vio por primera vez actuar a Roberto Jones, supo que también quería subirse a las tablas. Y ahora, con 46, afirma que todo lo que vino después superó sus expectativas. En cuestión de meses puede pasar de ser un hombre desnudo en una obra contemporánea, a ser el Eddie Carbone que creó Arthur Miller el siglo pasado. Álvaro Armand Ugón carga con seis premios Florencio y es de los actores locales más reconocidos en el mundo de las artes escénicas. Pero sueña con trascender la frontera del reconocimiento en lo audiovisual, que es un terreno más peleador.

Armand Ugón también dedica buena parte de su tiempo a dar clases en su escuela de teatro homónima y defiende la formación académica del actor como indispensable para lograr la liberación escénica.

A semanas del estreno de Panorama desde el puente, la obra de Miller que protagoniza bajo la dirección de Jorge Denevi, el actor habló con El Observador de la dificultad de vivir del teatro en Uruguay, analizó por qué no han prosperado en este país las ficciones y contó las batallas ganadas contra su ego.

A priori, se podría decir que es de los afortunados que pueden vivir de esta profesión en Uruguay. Aunque, quizá, usted agregaría que es un luchador que se rebuscó. ¿Es así?

Y sí. Arranqué a los 17 y empecé a vivir de esto a los 25 años. Fue gracias a las series de canal 4 que se empezaron a hacer hace unos cuantos años, la primera fue El año del dragón y fue la primera vez que pude percibir un sueldo por esta profesión. A partir de ahí no hice otras cosas que no tuvieran que ver con la actuación. Después, del teatro es muy difícil vivir. Hay obras en las que tenés éxito y sacás un buen dinero, pero no hay una continuidad. Lo que me marcó la diferencia fue empezar a dar clases a los 29, que empecé en la escuela de Beatriz Massons a dar un curso de actuación frente a cámara e improvisación.

Su currículum tiene una lista bastante amplia de papeles en ficciones locales y extranjeras. ¿Qué le aporta ese formato?

Me gusta trabajar como actor en ellas. Obviamente hacen que te conozcan, que la gente aprecie tu trabajo y quiera después ir a verte al teatro. Es muy sacrificado. Son muchas horas, tiempo, y conlleva un gran desgaste de energía, porque tiene la dificultad de lo técnico y de la elaboración del personaje. Lamentablemente no hay mucha posibilidad de ejercitarlo en Uruguay, pero sigo abierto a hacerlo afuera. Tener la oportunidad de lograr más exposición en el audiovisual es una materia pendiente.

Hace algunos años, cuando Argentina estaba en el auge de las ficciones, a Uruguay –que intentó– le costó crear este tipo de productos. ¿A qué cree que se deba?

Es muy difícil porque es un mercado muy chico. Un director de programación de canal 4 que sabía mucho de televisión me decía que una ficción se tiene que sostener primero con la audiencia de su país de origen para que pueda funcionar y después pueda exportarse. Hay talento y herramientas, y gente para trabajar detrás y delante de cámaras.

¿Tiene que ver la mirada del público local, entonces?

Claro. Más allá de que los recursos técnicos son difíciles de equiparar con los de afuera, es parte de nuestra personalidad como uruguayos. Nos cuesta mucho validarnos a nosotros mismos sin la aprobación anterior. Pasa con jugadores de fútbol y con el arte en todas las ramas, tenemos ese complejo de que si no es exitoso afuera no sabemos si es tan bueno o no lo sabemos valorar por el éxito que pueda tener acá. Además, nadie es profeta en su tierra y eso es medio universal.

Tampoco hay una legislación que lleve a los canales a tener que producir y ese es un gran debe del gobierno actual con la ley de medios. Igualmente, Series Uy es una buena iniciativa porque, por lo menos, se puede producir una serie por año con un buen dinero para empezar.

Frente a la vorágine de producción en las plataformas de streaming, ¿qué posibilidades pueden tener los actores uruguayos?

Todavía no he logrado entender mucho cómo es eso. Yo participé de esa serie de HBO Go (El hipnotizador), pero eso no me generó una continuidad como actor. Las plataformas tampoco producen en el mismo país, contratan productoras que trabajan en distintos lugares del mundo y así es muy difícil que generes una cosa orgánica. Es difícil también el hecho de que no somos un mercado atractivo como para que contraten actores uruguayos por el simple hecho de ser uruguayos. El éxito de Nico Furtado, por ejemplo, no fue por su nacionalidad sino por su talento. Sí pasa con otros países que ponen un actor colombiano, argentino o español porque ahí responden a un mercado específico.

Tiene experiencia en cine, tele y teatro. Si tuviera que elegir uno de los tres escenarios para vivir solo de eso, ¿con cuál se quedaría?

El teatro es el ámbito por excelencia del actor, que es el dueño del fenómeno, es el único que es imprescindible y su trabajo está absolutamente en sus manos. Desde que pisás el escenario hasta que termina la obra dominás tu trabajo. En lo audiovisual eso no pasa, tu actuación no depende tanto de vos. Puede ser mejorada o empeorada en la posproducción. Me pasó en Era el cielo que tenía un personaje muy importante a priori, pero por una decisión de la producción de contar la historia de otra manera, sacaron escenas muy importantes que tenía sobre el final de la película. Me enteré en el cine. Además, si a vos te sacan determinadas cosas en una película, el personaje cambia a cómo vos lo pensaste. Cuando recibís un guion, estudiás el personaje y ves su línea de acción a lo largo de la película, entonces, vas viendo qué podés volcar en cada momento. Si lo cortan, se pierde la línea que armaste. Pero cuando estás arrancando sos una herramienta más y a veces es más importante que la luz esté mejor en un plano y no vos como actor. Y no tenés derecho a reclamar porque cobraste por tu trabajo, que fue ir a filmar.

¿Es muy obsesivo con la creación de sus personajes?

Demasiado. Trabajo mucho la previa. Antes de empezar los ensayos me gusta investigar al autor, la obra, la época, la profesión del personaje o lo que sea. Hay cosas en las que si no profundizás no podés interpretar y transmitir. Creo que la técnica y el trabajo previo del actor están para generarle después un estado en el escenario de confianza y seguridad para poder abrirse a la experiencia del momento, que no se puede prever.

Dijo que es muy complejo vivir del teatro en Uruguay, ¿hay actores que puedan hacerlo?

Creo que solo los de la Comedia Nacional. Capaz que algunos de los que hacen teatro acá y después hacen giras, pero es muy difícil vivir solo del bordereau.

En los últimos tiempos ciertos dramaturgos han destacado el apoyo del Estado a las artes escénicas. En ese sentido, ¿qué pasa con los actores?

Creo que se han hecho cosas pero es insuficiente todavía. Se han aprobado leyes por la militancia de los colegas y de las instituciones. Ahora, por más que haya apoyo, al actor se le hace muy difícil vivir de su profesión. Tal vez el dinero no llega o no llega con una continuidad que le permita vivir de eso. Además, no hay un apoyo fuerte en lo audiovisual. Muchas veces los apoyos no están democratizados y suelen ir para los mismos lugares. Al actor independiente a veces esos apoyos no le llegan. En mi caso, no me puedo quejar, pero no puedo dejar de ver lo que pasa con la mayoría.

¿Cómo se lleva con su ego?

Hago terapia hace tiempo, dos sesiones por semana. Trabajo mucho conmigo. Es difícil. El ego es lo que lleva a aislarse de los demás, a decir que estamos separados, que yo soy distinto y que lo que me pasa a mí no les pasa a los demás. Es también lo que lleva a esperar ciertas cosas a partir de lo que ya se vivió. Pero, en realidad, lo único que existe es el ahora, lo que pasó ya fue y lo que viene es incierto. Y la gran capacidad que tiene que perseguir el actor es estar absolutamente presente en el momento, en el aquí y ahora. Para la vida es lo mismo.

La exposición también genera nervios y un estado de alteración y sensibilidad constantes. De repente, en una obra estás todo el tiempo maltratando a otra persona, o amando. Ahora me pasa que lo identifico de otra forma. No significa que no me pasen cosas motivadas por mi ego, pero intento no darle pelota para bajarlo un poco.

¿Qué le diría a alguien que quiera actuar?

Seguro hay que formarse y, en la medida del tiempo y la disponibilidad económica que tenga, va a decidir dónde hacerlo. Nadie se hace actor de un día para el otro. Más allá de que pueda tener el talento o herramientas naturales –como una buena voz, un cuerpo dúctil, la expresión o la sensibilidad innata para saber acerarse a un personaje–, hay que formarse. Porque se puede actuar sin estudiar, pero no sería un actor. La técnica libera para crear y desarrollar una carrera. Y la carrera es la que lo irá formando como actor, el oficio va dando solidez y se va haciendo frente al público. También es importante ver mucho teatro y a los grandes. Como acá es muy difícil vivir de esta profesión, debe sentirse una gran vocación, tiene que ser su vida.

 

Panorama desde el puente 
Cuándo: sábados a las 21 y domingos 19.30.
Dónde: Teatro Alianza, sala China Zorrilla.
Dirección: Jorge Denevi.
Elenco: Alvaro Armand Ugón, Lucía David de Lima, Renata Denevi, Rodolfo Agüero y Emilio Pigot, Sergio Pereira, Mateo Altez y Anthony Fan.
Entradas: $ 480, a la venta en Tickantel y boletería del teatro.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...