Mundo > PERFIL

Angela Davis: la reconocida activista antirracista y feminista está en Montevideo

Una de las líderes más carismáticas de la izquierda feminista y antirracista en el mundo participa en diversas actividades en la capital

Tiempo de lectura: -'

21 de marzo de 2019 a las 20:27

Angela Davis es una filósofa graduada de universidades de Estados Unidos, Francia y Alemania, autora de varios libros, militante comunista, feminista y antirracista. Fue la primera mujer en integrar la lista de los diez más buscados por el FBI; estuvo presa durante 16 meses, acusada de asesinato, secuestro y conspiración, crímenes de los cuales fue absuelta. Fue protagonista de canciones de John Lenon y The Rolling Stones y a sus 75 años de edad sigue generando apoyo y repudio, adoración y odio.

Davis entiende que la lucha contra el machismo no puede ser independiente de la lucha contra el capitalismo y la lucha contra el racismo. Su visión ha sido siempre revolucionaria, en tanto que los movimientos por los derechos civiles en Estados Unidos han sido reformistas, excepto grupos más radicales, como las Panteras Negras, al que ella adhirió.

En pie de guerra

El carácter radical de sus escritos y sus declaraciones sigue siendo objeto de encarnizada polémica. En febrero de este año una prestigiosa institución de derechos civiles de su ciudad natal, el Birmingham Civil Rights Institute, decidió honrarla con un premio a su trayectoria como activista pero se lo retiró antes de la ceremonia prevista, a partir de las protestas de grupos judíos, en especial el Birmingham Holocaust Education Center, por el hecho de que Davis apoya a un boycot contra las empresas israelíes en protesta contra el “apartheid” que sufren los palestinos.

Cuando trascendió que no le darían el premio, una serie de agrupaciones políticas y académicas decidió repudiar el hecho y se organizó un acto el mismo día que Davis recibiría la distinción Entonces el instituto cambió de opinión una vez más y decidió volver a otorgarle el premio.

No era la primera vez que una institución corregía el rumbo sobre qué hacer con respecto al huracán Angela Davis. En 1969 empezó a dictar clases en la Universidad de California Los Angeles, cuando Ronald Reagan, el gobernador del estado, la hizo echar debido a su afiliación al Partido Comunista de Estados Unidos. Ante las protestas de la comunidad académica, Davis fue recontratada, pero la volvieron a echar en 1970, por considerar que sus discursos estaban fuera de tono. Reagan llegó a prometer que la catedrática nunca volvería a impartir clases en California, pero Davis volvió a las aulas en California en 1991.

Davis nación en 1944 en un barrio de Birmingham, Alabama

El enfrentamiento más severo que Davis tuvo con las autoridades comenzó en agosto de 1970,  poco después de ser despedida de la universidad. Uno de sus guardias de seguridad tomó por asalto un juicio que se celebraba contra tres jóvenes negros, los armó e intentó escapar con ellos y con rehenes. En el enfrentamiento con la policía resultó muerto el juez de la causa. Las armas usadas por el guardia fueron compradas por Davis.

Fue entonces que se convirtió en fugitiva de la Justicia y el FBI la puso en la lista de los más buscados. La encontraron en octubre y la detuvieron. El presidente Richard Nixon felicitó al FBI por “la captura de la peligrosa terrorista Angela Davis”.

De forma inmediata se empezó a organizar un movimiento para liberar a Angela Davis. Se llegaron a formar 200 comités en Estados Unidos y 67 fuera del país en apoyo a la activista. John Lenon y Yoko Ono colaboraron en la campaña con la canción Angela y The Rolling Stones con Sweet Black Angel. Davis fue liberada bajo fianza en febrero de 1972 y fue absuelta por un jurado en junio de ese año.

Una conciencia forjada a fuego

Davis nació en 1944 en un barrio segregado de negros en Birmingham, Alabama, un bastión del sur profundo en Estados Unidos. La ciudad era conocida como “Bombinghan” en referencia a la costumbre del Ku Klux Klan de poner bombas en las casas y comercios de los negros en las décadas de los cincuentas y sesentas. Su barrio era apodado “Colina Dinamita”.

Fue a la escuela y al liceo segregados en Alabama hasta que emigró a Nueva York a terminar Secundaria. Cursó francés y filosofía en la universidad Brandeis en Massachusetts y continuó sus estudios en Francia y Alemania. Estaba en París en 1963 cuando se enteró de la muerte de cuatro niñas negras a causa de una bomba del KKK colocada en una iglesia de Birmingham.

En Brandeis conoció y fue discípula del filósofo marxista alemán Herbert Marcuse, inspirador del movimiento llamado Nueva Izquierda, quien influyo de forma decisiva el pensamiento de Davis.
Al volver de Europa, Davis se afilió al Partido Comunista de Estados Unidos, una organización siempre al borde de la legalidad en un país que se identifica con el capitalismo de forma visceral y que tiene al comunismo como su peor enemigo.  Davis dejaría el partido en 1991.

Ese año fue profesora de los cursos “Historia de la conciencia” y “Estudios feministas” en la Universidad de California, Santa Cruz, y en la Universidad Rutgers.

Se llegaron a formar 200 comités en EEUU en apoyo a la activista

Una de las causas que definen la militancia de Davis es la abolición –no reforma, sino abolición– del sistema carcelario de Estados Unidos, que ella denomina como “complejo industrial carcelario”. Davis ha dicho que el sistema se parece más a una nueva forma de esclavismo que a un mecanismo de justicia y que la desproporción en la cantidad de negros encarcelados habla a las claras de un sistema racista en su esencia.

La autora de ¿Las prisiones están obsoletas? cree que es necesario concentrarse en esfuerzos sociales educativos y edificar “comunidades comprometidas” para resolver problemas sociales que hoy se canalizan a través del castigo del Estado.

Davis apoya la abolición del sistema carcelario de Estados Unidos 

Todas sus causas tienen que ver con la defensa del oprimido ante el opresor, del débil ante el poderoso, del diferente ante el estándar social. A través de sus libros, discursos, clases y conferencias, ha mantenido, en épocas tan cambiantes, un carisma que la distingue entre las voces de la izquierda en el mundo.

Por esa razón sigue siendo tan querida y tan odiada, tan respetada y tan despreciada; y hasta temida, como en los años sesentas.  

La agenda de Davis en Montevideo
Davis fue invitada por el proyecto Horizonte de Libertades, formado por organizaciones de la sociedad civil uruguaya (Proderechos, Mujeres en el Horno, Ovejas Negras , Mizangas y +VIHdas) y con el apoyo de la Unión Europea, en el marco del mes de la mujer y del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.
Este viernes a las 18 horas brindará una conferencia en el teatro Solís. En esta instancia recibirá además el reconocimiento de Visitante Ilustre que brinda la Intendencia de Montevideo. La entrada será gratuita. Quienes deseen participar deberán retirar las invitaciones en la boletería del teatro Solís, presentando cédula de identidad.
Por otra parte, el sábado a las 18 horas participará de una concentración en la explanada de la Universidad de la República, bajo la consigna "Sin racismo, mejor democracia". Actuarán SAK y Ruben Rada.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...