Cargando...
En la Gira Angus la raza mostró su mansedumbre y funcionalidad.

Agro > GIRA ANGUS 2022

Angus salió a la cancha y ratificó sus virtudes

La Gira Angus culminó tras dos días de actividades en los que se pudo apreciar cómo la raza se desarrolla y trabaja en el centro del país

Tiempo de lectura: -'

20 de mayo de 2022 a las 21:38

La mansedumbre y la funcionalidad del Aberdeen Angus fueron dos de las características más destacadas de una actividad que reunió –tras dos años sin realizarse por la pandemia de covid– a los criadores de la raza nuevamente en el campo: la gira anual. En dos días, cabañeros, productores y estudiantes recorrieron predios ubicados en Florida y Durazno para apreciar el trabajo de las empresas Doña Emilia, de la familia Peña, y San José del Yaguarí, de la familia Zerbino.

“Tras dos años sin giras, Angus Uruguay salió a la cancha, y fue todo un éxito. Tuvimos la participación de muchos jóvenes entusiastas, productores y socios de diferentes zonas”, comentó a El Observador el nuevo presidente de la Sociedad de Criadores de Aberdeen Angus del Uruguay (Scaau), Luis Carrau, que estrenó esa responsabilidad durante esta actividad.

La Gira Angus se realizó luego de dos años de suspensión por la pandemia.

En Doña Emilia se pudo ver un sistema de cría y recría con ganado comercial puro, vacas de cría, vaquillonas que van a entrar en servicio, vaquillonas paridas, terneros, terneras y novillos, que han tenido resultados muy positivos por realizar un pastoreo racional.

En San José del Yaguarí, una cabaña de la raza con genética destacada, se vieron vacas paridas, vaquillonas, terneros, terneras, vacas donantes de embriones y toros, que se crían buscando funcionalidad y con el objetivo de que se adapten bien al campo natural, que es el recurso utilizado por la mayoría de los ganaderos nacionales.

Jóvenes socios de la Scaau fueron invitados por la gremial para  ser parte de la gira, y alumnos de la escuela agraria La Carolina participaron junto con sus docentes.

Algunos de estos jóvenes dijeron a El Observador que están interesados en desarrollarse en ganadería y, por lo tanto, disfrutaron mucho de lo que aprendieron durante las dos jornadas.

En Molles del Pescado

La primera jornada de la gira se realizó en el paraje Molles del Pescado (al norte de Florida), en el establecimiento Doña Emilia. Allí la familia Peña invitó a los presentes a una recorrida por diferentes potreros –divididos por parcelas– donde se pudo ver el manejo y el estado de las pasturas y las diferentes categorías de ganado.

Juan Peña, dueño del establecimiento, destacó que las fortalezas de Doña Emilia son: trabajar con la raza Aberdeen Angus e implementar el pastoreo racional.

La familia trabaja en el predio desde 1982, donde comenzaron criando ovinos Corriedale.

El establecimiento lleva el nombre de la madre de los hermanos Peña, encargados de llevar adelante la empresa.

En la Gira Angus se destacó el manejo del ganado.

Según explicó Peña, el objetivo es ser rentable y sustentable. En el predio, en el que hay 1.580 hectáreas de área de pastoreo, no se utilizan fertilizantes químicos ni herbicidas, únicamente se usa fosforita. Se hace siembra de cobertura y pastoreo racional con división de parcelas.

Este manejo se hace desde 2016, luego de que Luis Carrau asesorara a la familia y diera el puntapié inicial, lo que fue resaltado por el propietario.

El objetivo es consolidar el crecimiento del sistema productivo mientras se mejoran las pasturas y se transforman en proteína de alta calidad. Los cambios, desde que hacemos pastoreo racional, son rotundos. Ha cambiado la operativa diaria, se manejan mejor los tiempos y los animales están mejor controlados”, remarcó en diálogo con El Observador.

Durante el recorrido, que se hizo en camionetas, el productor explicó cómo se trabaja en el campo (su discurso se pudo escuchar mediante una emisora radial).

Hubo varias paradas en las que se pudo apreciar la disponibilidad y calidad del forraje, así como los ganados, que desfilaron para que el público pudiera ver sus características físicas y de manejo.

Productores y estudiantes pudieron apreciar las pasturas.

Menos dependiente del clima

En esta empresa ganadera el pastoreo racional ha traído resultados muy positivos, como una mayor fertilidad y la aparición de nuevas especies y pasturas de mayor duración. Peña sostuvo que este manejo cambió la forma de trabajar en el establecimiento porque “no importa si hay seca o si el invierno es muy duro, con el manejo que hacemos la producción está estabilizada y es menos dependiente del clima”.

La materia orgánica del suelo ha aumentado, las pasturas son de larga duración y tienen una producción mayor, agregó. En este marco, la comida para los ganados se planifica según la oferta y así se puede diferir la fibra para el invierno o el verano para que los animales enfrenten mejor los períodos donde escasea la pastura.

Las parcelas se dividen con un promedio de cinco hectáreas y entre ellas hay “áreas sociales”, que son espacios con agua y sombra, donde los animales tienen acceso independientemente de la parcela en la que se encuentren. Además hay 44 hectáreas forestadas en diferentes potreros que están orientadas a generar abrigo y sombra para los animales. Estas cortinas de árboles permiten controlar las bajas temperaturas en el campo.

“Este año ya estamos preparados para pasar el invierno. Los ganados están bien, están fuertes y sanos, tuvimos buenas preñeces y los mercados acompañan, así que estamos contentos. Esperamos que el precio del ganado se siga manteniendo”, indicó.

La familia elige criar Angus por cómo se adapta a la base pastoril, así como por su fertilidad, facilidad de parto, calidad de madres y producción de carne de alta calidad.

Establecimiento Doña Emilia.

Un manejo destacado

Durante la recorrida, el público destacó la calidad de los ganados y también la mansedumbre que mostraban.

Ingrid Ahlig, criadora de la raza, comentó que la calidad de forraje era muy destacable, así como la del ganado. “Estoy gratamente sorprendida de cómo han manejado el campo natural y de los beneficios que están obteniendo. Es una tecnología positiva con el medio ambiente, y el ganado expresa lo que da el campo”, mencionó.

Carrau, por su parte, añadió que la impresión general de los asistentes fue muy positiva y que se destacaron en varias oportunidades los resultados logrados en el predio.

La primera jornada de la Gira Angus 2022 culminó con una cena de camaradería en la Sociedad Rural de Durazno (SRD).

Una exposición a cielo abierto

El segundo día de la gira comenzó con una muestra a cielo abierto de los ejemplares de la cabaña San José del Yaguarí, ubicada en Carpintería, en Durazno.

La familia Zerbino se inició en la actividad agropecuaria en 1945, primero con una cabaña Hereford y después con Corriedale. En 2006 inició la cría de Angus, luego de traer a Uruguay genética canadiense, con el objetivo de producir animales de pedigrí, material genético destacado para exposiciones y reproductores para la venta.

De forma ininterrumpida, desde 1952 ha participado en muestras ganaderas como la Expo Prado, pero este año, como Pablo Zerbino –director del establecimiento– será el jurado en esa muestra, no podrán mostrar sus animales en esa pista, por lo que para la Gira Angus prepararon una muestra especial.

El público pudo ver diferentes categorías de ganado.

En un área con gradas, el criador y su hija Lucía fueron los encargados de mostrarle al público los animales destacados que tienen en el predio.

Entre los ejemplares destacó Biónica, la vaca galardonada como mejor reproductora a nivel mundial sin distinción de sexo ni raza en la competencia organizada por Angus Breeders Net, de PJ Budler –criador sudafricano–.

Carrau remarcó que “la alta calidad genética fue apreciada y muy comentada  durante toda jornada por el público”.

Animales pedigrí

El diferencial productivo de San José del Yaguarí es que solo se trabaja con cabaña, explicó a El Observador Lucía Zerbino. Todos los animales que se crían en el predio son de pedigrí, se realiza algo de invernada, se venden reproductores en un remate anual y se producen embriones, pero el fuerte es el mejoramiento genético, remarcó.

“En las exposiciones buscamos hacer visible nuestro tipo de animal. La filosofía de la familia es buscar la funcionalidad, lo que el criador precisa, y para eso nos fijamos mucho en los datos de EPD al momento de seleccionar”, detalló.

Al momento de seleccionar los ejemplares para la cabaña también se presta atención a la conformación de los animales, además de datos objetivos como la facilidad de parto, la circunferencia escrotal y la grasa subcutánea. También en la cabaña analizan la calidad de la ubre de las madres, lo que permite hacer una selección mejor, ya que eso repercute en el desarrollo de los terneros, y se ve reflejado en el peso del destete, explicó la cabañera en su análisis.

Actualmente el plantel de Angus de San José del Yaguarí está compuesto por 544 animales de pedigrí.

Se exhibieron animales de genética destacada.

Tres rubros productivos

En el predio (de 1.824 hectáreas), donde hay lanares Corriedale y Merino Dohne, se hace agricultura. La cabeza de rotación es la soja, y le siguen sorgo y maíz, estos últimos necesarios para suplementar a los terneros y terneras destetadas.

El 11% del predio, 197 hectáreas, tienen producción agrícola, pero además hay 99 hectáreas forestadas bajo contrato con UPM que dan abrigo y sombra a los potreros. También hay 462 hectáreas de praderas, campos mejorados y verdeos anuales. El pastoreo se hace de forma rotativa en 80 hectáreas de parcelas con agua.

La genética Angus se lució en la gira.

El mejoramiento genético de la cabaña se basa en tres pilares: la apreciación visual, el análisis de pedigrí o de ascendencia genética y la evaluación genética, que se suma y potencia con la evaluación genómica que la raza Angus desarrolla. Según destacaron los dueños, allí se busca producir animales armónicos, balanceados, sólidos, carnudos y que tengan fácil desplazamiento.

Una vez al año la familia prepara su remate anual de toros y vaquillonas, que se terminan sobre verdeos de avena o praderas. En esa instancia comercial salen a la venta en el entorno de 120 toros y 50 vaquillonas de pedigrí todos los años. Además, se ponen en oferta embriones y el 50% de algunos vientres destacados, productores de embriones.

Los Zerbino resaltaron el buen momento que está pasando la ganadería nacional, “muy especial en el país y el mundo”, ya que la producción natural, sustentable y que respeta el bienestar animal es “cada vez más valorada”.

“Las condiciones de producción del Uruguay son óptimas para lograr los estándares más exigentes de calidad”, sostuvieron los criadores.

Reconocimiento al personal

La Gira Angus culminó tras dos días de actividades en los que se pudo apreciar cómo la raza se desarrolla y trabaja en el centro del país. Desde la sociedad de criadores se agradeció a las dos familias por abrir las porteras de sus predios para conocer de cerca lo mejor de la raza, y desde cada empresa se destacó la oportunidad de mostrar su trabajo.

Además, en algo destacable, el personal de cada establecimiento fue reconocido en ambas jornadas por todo el esfuerzo realizado para que el público pudiera apreciar las bondades de la raza.

San José del Yaguarí.

Jóvenes cabañeros fueron a la gira para aprender

Estudiantes de primer año de la escuela agraria La Carolina comentaron a El Observador que la Gira Angus fue muy positiva para aprender sobre tecnologías de manejo que no conocían, como por ejemplo el pastoreo racional. “El manejo del campo natural que vimos está muy bueno, porque con poca inversión logran resultados que están muy buenos”, indicó Tomás Ledesma, uno de los alumnos.

En la escuela La Carolina se desarrollan varias producciones agropecuarias: ganadería de carne con vacunos, cría de ovinos de doble propósito (carne y lana), lechería y agricultura. Una de las particularidades es que los alumnos tienen una cabaña de Angus con la que participan en exposiciones.

Acompañados por docentes de la escuela agraria, los estudiantes aprendieron que la evaluación genética objetiva de la raza Aberdeen Angus comenzó en La Carolina, con una fórmula central de prueba de toros que se realizó en 1974. Según contaron, uno de los experimentos que se desarrolló en la institución demostró que los ganados largos eran mejores en ganancia de peso y engorde.

Estudiantes de la escuela agraria La Carolina aprendieron sobre la raza.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...