Cargando...
La falta de trabajo especializado es un problema vigente en Alemania

Mundo > Alemania

Ante la escasez de trabajo calificado, el gobierno alemán lanza su propia “green card”

El instrumento se denomina “Carta de oportunidad” (Chancenkarte) y está destinado a facilitar el ingreso y residencia de extranjeros que cumplan ciertos requisitos de calificación laboral

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2022 a las 11:53

El gobierno alemán instrumentará su propia versión de “Green card”, la conocida tarjeta de residencia permanente otorgada a los extranjeros en Estados Unidos.

El documento se llamará “Carta de oportunidad” (Chancenkarte) y es un intento de resolver el problema de la acuciante falta de trabajadores especializados en la economía alemana, como lo han señalado distintas asociaciones empresarias en los últimos tiempos.

El ministro de trabajo, Hubert Heil, quien ha remarcado que la escasez de tales trabajadores puede retardar el crecimiento económico, dijo que el nuevo documento se ofrecerá a los extranjeros que lleguen al país en busca de trabajo siempre y cuando cumplan con cuatro requisitos: tener un grado universitario o calificación profesional, experiencia profesional de al menos tres años, dominio del lenguaje o residencia previa en Alemania y ser menor de 35 años.

Los criterios de aceptación no son muy distintos de los que usa Canadá, aunque menos complejos y habrá límites y condiciones de acuerdo con lo que el gobierno establezca cada año en función de las necesidades del mercado de trabajo, aclaró el ministro Heil.

En declaraciones a la emisora de radio WDC, el ministro dijo que “esto se trata de un proceso no burocrático de inmigración especializada, y por eso es importante que aquellos que tengan una “chanzenkarte” puedan ganarse la vida mientras residen aquí”.

Sowmya Thyagarajan llegó a Hamburgo en 2016 para un posgrado en ingeniería aeronáutica y ahora tiene su propia empresa de software. Dice que el nuevo sistema de ingreso es una mejora que ofrece una buena oportunidad para quienes vienen del extranjero a trabajar a Alemania, sobe todo teniendo en cuenta el retroceso de la población joven en el país.

Pero también hay quienes descreen de las bondades del nuevo sistema, como Holger Bonin, director de investigación del instituto de la Economía del Trabajo en Bonn.

Para Bonin, el sistema presentado es más burocrático y sería mucho mejor darle a los que llegan en busca de trabajo, una visa por un tiempo determinado. Y si al cabo de ese tiempo no consigue trabajo, debe abandonar el país.

Para el investigador, deben ser los empleadores en el transcurso de la actividad laboral de la persona contratada quienes decidan si cumple o no con los requisitos de calificación necesarios. No necesitan una carta como forma de preselección.

Bonin agrega que algunos de los requisitos solicitados podrían no se tan importantes para algunos empleadores. Para una compañía internacional de comunicaciones que opera en inglés, por ejemplo, no es necesario que sus posibles empleados hablen alemán o hayan residido en Alemania.

La falta de trabajo especializado es un problema vigente en Alemania. La Federación de empleadores de las industrias del metal e ingeniería eléctrica afirma que dos de cada cinco compañías del sector tienen problemas de producción por falta de personal.

Por su parte, la Asociación de trabajos especializados (ZDH) calcula que en el país hacen falta unas 250.000 personas con calificaciones laborales específicas.

El número de trabajadores calificados que emigran hacia Alemania se mantiene relativamente bajo, entre otras cosas por una desventaja cultural del país: el idioma alemán no es universal como el inglés y muchos trabajadores prefieren dirigirse a países de habla inglesa.

También juega un rol condicionante el que muchos empleadores le dan mucha importancia a las certificaciones y calificaciones oficiales, muchas de las cuales no son reconocidas por Alemania o toma meses su revalidación.

Otro problema que se presenta es que, debido al sistema federal de gobierno, distintos estados pueden tener distintos criterios de aceptación de títulos extranjeros, lo que implica trámites burocráticos de certificación notarial.

Para Bonin, sería importante contar con una ley de inmigración moderna y disminuir el monstruoso aparato burocrático de reconocimiento de calificaciones. Una agencia que centralice la aprobación de calificaciones rápidamente y apoye el trabajo de los consulados alemanes en el extranjero, sería lo ideal.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...