Economía y Empresas > MERCADO INMOBILIARIO

Argentina: la cuarentena hace explotar demanda de alquileres en countries

Ya casi no hay oferta de casas de menores precios, y en algunos barrios empiezan a armarse listas de espera con aquellos que huyen de las urbes

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2020 a las 05:00

Desde el inicio de la cuarentena en Argentina creció de manera significativa el interés por dejar Buenos Aires e irse a vivir a countries o barrios cerrados. A tal punto que desde hace cerca de dos meses, ya casi no quedan casas disponibles para alquilar y los precios pegaron un salto de entre 20% y 30%.
En zonas como Pilar, Escobar y Tigre más de una inmobiliaria tienen clientes que los llaman interesados en mudarse y a los que les tienen que decir que por el momento no hay nada.

Así se dan hechos impensados antes de marzo, como que dos o más personas pujen por una casa con lo que el precio se incrementa aun más.
“Teníamos una casa que estaba a 55.000 pesos argentinos (equivalentes a US$ 756) por mes y cuando volvió a entrar en el mercado pasó a 72.000 pesos argentinos (US$ 985) y se alquiló muy rápido. Y mientras por un lado vemos que crece la demanda, por el otro la oferta está muy limitada. Ya casi no hay casas disponibles en los barrios más baratos”, dice Miguel di Maggio, director de la inmobiliaria Depa.

Aunque el mercado tiene poca oferta en general, lo más difícil de encontrar son propiedades de tres y cuatro dormitorios, con jardín y pileta. Esa es, precisamente, la vivienda que, típicamente, demanda una familia tipo.

El auge llegó, incluso, a las casas de los barrios más caros en Bancalari y Pilar, con alquileres de más de US$ 2.500.
Antes de la cuarentena obligatoria estaban vacías, pero ahora, lentamente, empezaron a ocuparse.

Un broker destacó, incluso, que recibe pedidos de altos funcionarios del gobierno nacional y de la provincia, y que no puede satisfacer la demanda.
En el sector de real estate señalan que, aunque parte del aumento está relacionado con la nueva ley de alquileres, la realidad de los barrios privados es distinta a la de otras zonas.

Con la experiencia de la cuarentena creció el interés por mudarse a una casa con verde y generó una dinámica propia que hizo subir los precios por encima del promedio general, que se ubica entre 10% y 20%.

En ese sentido, Mariano Monteverdi, director de Residencial en Puertos de Escobar para LJ Ramos señaló que hubo mucho apuro en cerrar contratos antes de la entrada en vigor de la nueva ley. Así se fueron muchas casas del mercado y no entraron nuevas.

“Los brokers que trabajamos en Puertos tenemos un chat de WhatsApp en el que nos pasamos datos. Desde hace dos meses que cada vez que uno pregunta por una casa en alquiler hay risas generalizadas”, dice.

El especialista destaca que incluso se están alquilando casas con diseño pasado de moda, con dormitorios pequeños, que hace poco nadie quería.
Como ejemplo, cuenta que hace poco alquiló por 42.000 pesos argentinos (US$ 574) una propiedad que antes no hubiera pasado de 35.000 pesos argentinos (US$ 478).

“Tengo 10 personas en lista de espera para alquilar en Pilar. No queda absolutamente nada. Y cuando tratamos de convencer a los que tienen casas en venta para que las pongan en alquiler nos dicen que no”, aporta Esteban Edelstein Pernice, director de Castex Propiedades, que opera en Pilar, Escobar, Tigre y Nordelta.
En el sector todos coinciden en que la ley que comenzó a regir el 1º de julio pasado trajo muchos inconvenientes. Sobre todo porque, al extender los contratos de dos a tres años, hace que menos propietarios quieran poner sus casas en alquiler.

El análisis que hacen es que, aunque hoy esté complicado vender, el mercado se va a recuperar. Entonces, atarse a un alquiler de tres años y aplazar la venta por todo ese tiempo no es negocio. Al menos por ahora.

“Y no es solo la extensión del contrato. A eso hay que sumarle la actualización anual y el temor a que se dispare la inflación. Tampoco les gusta la idea de un solo mes de depósito de garantía. Encima, como la devolución se hace contra el valor del último mes de contrato, el dueño lo recibe con un año de atraso”, señala Horacio Benvenuto de Izratzo.

Hay plena coincidencia en señalar que la ley perjudicó, sobre todo, a los inquilinos. De hecho, las inmobiliarias ya hablan del ‘efecto Lipovetzky’ –en referencia al diputado Daniel Lipovetzky, diputado provincial por Juntos para el Cambio, que impulsó la modificación a la ley de alquileres– para decir que algo tiene los efectos contrarios a lo que se buscaba.
(Cronista - RIPE)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...