8 de junio 2024
Dólar
Compra 38,00 Venta 40,20
12 de marzo 2023 - 9:31hs

Armas y equipos militares estadounidenses y de la OTAN proporcionados a Ucrania que fueron capturados por Rusia en el campo de batalla estarían siendo enviados a Irán donde serían objeto de ingeniería inversa para poder replicarlos, según una investigación de la CNN. 

Durante el último año, funcionarios de los Estados Unidos y la OTAN tomaron conocimiento de varios casos en los que las fuerzas rusas se apoderaron de equipos de armas que se disparan desde el hombro, incluidos los sistemas antitanques Javelin y antiaéreos Stinger que las fuerzas ucranianas a veces se vieron obligadas a dejar atrás en el campo de batalla, según fuentes citadas por CNN.

Moscú habría enviado algunos de esos equipos a Irán, donde, previo desmantelamiento y análisis, Teherán podría intentar fabricar su propia versión de esas armas. De acuerdo con la información obtenida por CNN Rusia cree que continuar proporcionando armas occidentales capturadas a Irán incentivará a Teherán a mantener su apoyo a la guerra de Rusia en Ucrania.

Más noticias

Los funcionarios estadounidenses no creen que el problema sea generalizado o sistemático, y dijeron que el ejército ucraniano se acostumbró desde el comienzo de la guerra a informar al Pentágono sobre cualquier pérdida de equipos proporcionados por los Estados Unidos. Aun así, los funcionarios estadounidenses reconocen que el problema es difícil de rastrear.

No está claro si Irán realizó con éxito la ingeniería inversa de las armas estadounidenses tomadas en Ucrania, pero Teherán demostró ser muy hábil en el desarrollo de sistemas de armas basados en equipos estadounidenses incautados en el pasado.

Un arma clave en el inventario de Irán, el misil guiado antitanque Toophan, fue diseñado mediante ingeniería inversa del misil estadounidense BGM-71 TOW en la década de 1970. Los iraníes también interceptaron un dron de fabricación estadounidense en 2011, un "Sentinel" Lockheed Martin RQ-170, y le aplicaron ingeniería inversa para crear un nuevo dron que cruzó el espacio aéreo israelí en 2018 antes de ser derribado.

“Irán demostró la capacidad de aplicar ingeniería inversa a las armas estadounidenses en el pasado”, dijo Jonathan Lord, investigador principal y director del programa de seguridad de Medio Oriente en el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense. “Hicieron ingeniería inversa del misil guiado antitanque TOW, creando una réplica casi perfecta a la que llamaron Toophan, y desde entonces la proliferaron entre los guerrilleros Houthis y miembros del Hezbollah. 

Lord estima que Irán podría hacer lo mismo con un Stinger, que podría amenazar tanto a la aviación civil como a la militar en toda la región y Hamás o Hezbolá podrían utilizar un Javelin de ingeniería inversa contra los tanques israelíes Merkava. “En manos de los representantes de Irán, estas armas representan una amenaza real para las fuerzas militares convencionales de Israel”, afirmó.

La coordinación y cooperación militar entre Moscú y Teherán se intensificó durante el último año en función de las necesidades rusas de obtener apoyo militar externo para su ofensiva en Ucrania. 

Según el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Kirby, la asociación Moscú-Teherán no sólo amenaza a Ucrania, sino que podría ser un factor de desestabilización para los vecinos de Irán en Medio Oriente. 

Altos funcionarios militares de los Estados Unidos, como el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, estuvieron en Medio Oriente este mes para discutir con sus homólogos de la región la amenaza planteada por Irán, informó el Pentágono. 

El secretario de Defensa, en conferencia de prensa junto a su par israelí Yoav Gallant dijo este jueves que “durante el año pasado, la cooperación militar de Rusia con Irán se profundizó y eso plantea serios desafíos para esta región y para la seguridad de sus ciudadanos”.

“Irán está adquiriendo una importante experiencia en el campo de batalla y experiencia en Ucrania que eventualmente se transferirá a sus peligrosos representantes en el Medio Oriente”, dijo Austin. “A cambio del apoyo iraní en Ucrania, Rusia ofreció a Irán una cooperación de defensa sin precedentes, incluso en misiles y defensa aérea”.

Las pérdidas imprevistas de equipos y las sanciones occidentales dificultaron que Rusia continúe produciendo las armas y municiones que necesita para mantener su ofensiva en Ucrania. Como resultado, Rusia pidió y recibió cientos de drones de Irán, así como proyectiles de artillería y tanques, que las fuerzas rusas utilizaron con efectos devastadores contra la infraestructura y los civiles ucranianos, según el informe de CNN.

A cambio, Irán recibió de Rusia equipos militares por valor de miles de millones de dólares, incluidos aviones de combate, sistemas de radar y helicópteros, según la Casa Blanca.

A fines del año pasado, el Pentágono amplió sus esfuerzos para rastrear las armas estadounidenses proporcionadas a Ucrania, incluso a través de inspecciones in situ realizadas por personal militar de los Estados Unidos estacionado en la embajada norteamericana en Kiev.

El subsecretario de política de defensa norteamericano, Colin Kahl, les dijo a los legisladores a principios de este año que se vieron casos en los que los rusos capturaron algunos sistemas proporcionados por los Estados Unidos en el campo de batalla, pero no en grandes cantidades.

“No estamos viendo evidencia alguna de desviación significativa”, dijo Kahl. “Nuestra evaluación es que, si algunos de estos sistemas fueron desviados, los rusos capturaron cosas en el campo de batalla, lo que siempre sucede, pero no hay evidencia de que los ucranianos los estén desviando al mercado negro”.

El Departamento de Estado también dijo en una hoja informativa de octubre que “la captura de armas ucranianas por parte de las fuerzas prorrusas, incluido el material donado, fue el principal vector de desviación hasta el momento y podría resultar en transferencias posteriores”.

También citó específicamente los sistemas de defensa aérea portátiles, una categoría que incluye a los Stingers y los misiles antitanques como “armas convencionales particularmente sensibles y avanzadas” que, si se desvían, podrían obstaculizar la seguridad regional.

Temas:

Armas en Estados Unidos Rusia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos