Nacional > Partido Nacional

Audios de Costa hicieron saltar un fusible pero "virus" del sartorismo embreta a Lacalle Pou

El candidato está en el medio de los votos de Sartori y la bronca de quienes reclaman que le suelte la mano

Tiempo de lectura: -'

01 de septiembre de 2019 a las 05:04

Por Gonzalo Charquero y Martín Natalevich

Los audios revelados por El Observador en los que el exdirector de campaña de Juan Sartori, Óscar Costa, da instrucciones en nombre del por entonces precandidato a la exeditora del portal Ecos -propiedad del empresario- para publicar una nota tendenciosa contra Luis Lacalle Pou y en los que también califica como “monigote” a la postulante a vicepresidenta del Partido Nacional, Beatriz Argimón, agitaron las aguas de la procurada paz nacionalista.

Argimón presionó y Costa saltó como fusible al renunciar al sector Todo por el Pueblo, pero Sartori sigue ahí y eso genera inquietud en dirigentes nacionalistas del wilsonismo y de la propia ala del candidato que, aunque están enojados con el desenlace de los hechos, evitan patear el tablero de la interna para no generar un cimbronazo en medio de la campaña que luego haya que lamentar al momento de contar votos.

Según informó El Observador este sábado la reacción del partido ante las ofensas del sartorismo recayeron en la candidata a vice y dejaron a Lacalle Pou lejos de tener que enfrentar un conflicto interno, que lo desenfocaría de su misión principal camino al 27 de octubre. Sin embargo entre los blancos asumen que el proceder político de Sartori seguirá generando fricciones y además abre un flanco para que el Frente Amplio cuestione la campaña de los nacionalistas.

En la interna blanca los dirigentes asumen que el normal desenlace de los hechos hubiera sido que Costa enfrente el pasaje a la Comisión de Ética pero al mismo tiempo saben que, de ocurrir eso, el único resultado esperable sería un fallo adverso que implicaría un problema interno en los últimos dos meses de una campaña en la que el Partido Nacional aparece como primera opción dentro de la oposición y en la que según las encuestas triunfaría en un eventual balotaje. Pero más que eso, lo que nadie ignora en el colectivo nacionalista es que Costa era el brazo ejecutor de Sartori y que, por tanto, también correspondería que el líder de Todo por el Pueblo tenga el mismo destino que su mano derecha, lo cual jerarquizaría el problema.

Tal como informó El Observador este sábado, Argimón le dio el jueves un ultimátum a Sartori para que excluyera a Costa de su sector o el dirigente sería enviado a la Comisión de Ética. Eso ocurrió luego de que varios dirigentes llamaran a la candidata a vice a pedir que Costa fuera enviado al tribunal.

Dirigentes blancos consultados por El Observador entienden que las riendas de la situación está en manos de Lacalle Pou por ser el candidato. Ante eso evitan hacer olas. Hasta ahora Lacalle Pou ha preferido bajarle el perfil al problema y luego de la interna buscó barrer hacia adentro.

En este sentido, el candidato asumió el costo político de tener dentro un dirigente con el potencial para complicar las cosas -como demuestra el episodio de Costa- pero que en la interna demostró la capacidad para juntar 90 mil votos. El riesgo que corre es que el artificio de la "sagrada familia" quede demasiado en evidencia. 

Cruzados con el “virus” del sartorismo

Sartori encabezó este viernes el primer Congreso Nacional del autodenominado "sartorismo", donde calificó a su movimiento “como un virus que se extiende”. El desenlace de la campaña y una sucesión de problemas internos llevaron a que ese “virus” ataque otra vez la interna del Partido Nacional y ponga a prueba el manejo político del candidato ante la situación.

Hasta ahora uno de los que se ha mostrado más cristalino en el tema Sartori es el líder de Alianza Nacional, Jorge Larrañaga. El dirigente wilsonista ha reiterado públicamente que la relación con el empresario no tiene recomposición posible e incluso llegó a forzar situaciones en público como cuando hizo lo imposible por no saludarlo en un acto en Rocha.

Además de los comentarios de Costa sobre la presidenta del Directorio del Partido Nacional, Argimón, el equipo de Sartori ya había tenido cruces durante la campaña con el órgano de dirección partidaria. En una carta firmada por Argimón y los secretarios Pablo Iturralde, José Luis Falero y Pablo Abdala, las autoridades partidarias consideraron “improcedente e imprudente” una carta entregada por el grupo de Sartori que aludía a un acuerdo -del que informó El País y que fue desmentido por los implicados- entre los restantes precandidatos para ignorar a Sartori. 

Además también se cruzó dos veces en público con Iturralde, que en la interna apoyó al grupo de los intendentes, un bloque que ahora hizo una alianza electoral con la Lista 71.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...