Nacional > Sumario

Bonomi sumarió a los policías que detuvieron a una panadera en Pocitos

Los funcionarios fueron apartados del cargo, y ahora deberán demostrar si procedieron en respuesta a un desacato policial

Tiempo de lectura: -'

02 de noviembre de 2017 a las 12:28

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, sumarió y apartó del cargo a los dos policías que fueron filmados el martes 25 de octubre deteniendo a una panadera de Pocitos, tal como había anunciado este martes, según informaron fuentes de la cartera a El Observador.

La escena en cuestión transcurrió en la intersección de Pagola y Berro. Allí, como muestra un video que se hizo viral en las redes sociales, fue detenida una mujer luego de recriminar a dos agentes policiales que, según su versión, casi la atropellan por mirar a otra mujer desde su patrullero cuando intentaba cruzar en la esquina para dirigirse a la panadería donde trabaja.

Los policías le impidieron el ingreso a su lugar de trabajo y una vez que la discusión se cargó de tensión, ella le dijo a uno de ellos: "Te me acercás y te rompo la cara". Su compañero reclamó a quien filmaba la escena que registrara ese improperio. "Sí, estoy mirando cómo acosás a una mujer después de que casi la atropellás por mirar mujeres", le respondió.

Un día después, el Ministerio, junto a la Policía Nacional, anunciaba en un comunicado que se iniciaba una investigación administrativa de urgencia, lo que mereció la crítica de los gremios policiales. Ellos señalaron –especialmente el SUPU– que la objeción de la cartera, que tituló el comunicado con la frase "Esta no es la Policía que queremos", no tiene más pruebas que las que se desprenden del video. El Ministerio expresaba en su comunicado que se entendía que existieron "irregularidades en el procedimiento" de los agentes, es decir, que no se ajustaron a lo que indica la ley de Procedimiento Policial de 2008.

"Ni toca a la muchacha"

Para el abogado y encargado de la asesoría legal del Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo (Sifpom), el exdiputado colorado Washington Abdala, la actitud del ministerio es incorrecta. "Me gustaría entender dónde está el ilícito jurídico: en ningún momento se puede ver en el video que se haya aplicado un uso extremo de la fuerza, ni mucho menos que se haya ejercido abuso policial. El policía ni toca a la muchacha", dijo a El Observador.

Entre otras exigencias, la norma indica que, para todos los casos, los policías deberán hacer un uso de la fuerza "moderado, racional, progresivo y proporcional, considerando el riesgo a enfrentar y el objetivo legítimo que se persiga". Sobre la detención a ciudadanos, la ley obliga en su artículo 40 a que los agentes lo hagan "en forma eficiente y con el menor riesgo posible para su vida o integridad física o la de los efectivos que participen en el procedimiento, sin aplicar la fuerza en forma innecesaria u ostentosa".

"Y nada de eso ocurrió", dijo Abdala, quien estuvo reunido este miércoles con los funcionarios en la sede del Sifpom para dialogar sobre los pasos que deberán seguir, aunque cada uno de los agentes cuenta con sus abogados privados. "Si cabe objetar algo, fue la lentitud en que procedieron a detenerla. Nada más", sostuvo.

En resume, Abdala entiende que lo que socialmente se generó fue una confusión entre la "antipatía semiótica de la escena, donde contrastan el físico exuberante del policía y la pequeñez" de la trabajadora, y lo estrictamente jurídico. "A esto último deberá atenerse de ahora en más la defensa de los policías, que tendrá que demostrar que los improperios que recibieron de la mujer constituyeron desacato policial".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...