Nacional > COMERCIO

Brexit perjudicará la venta de carne uruguaya a Europa

El bloque europeo notificó la división de las cuotas con preferencia arancelaria

Tiempo de lectura: -'

28 de julio de 2018 a las 05:00

El divorcio entre la Unión Europea y el Reino Unido tendrá daños colaterales que el estado uruguayo empezará a sentir en carne propia desde marzo de 2019 según supo el gobierno esta semana en Ginebra, donde la organización regional y el estado británico notificaron las modificaciones que aplicarán a las cuotas preferenciales que tienen para algunos productos como consecuencia del brexit.

El perjuicio para el estado uruguayo será tanto a nivel cuantitativo como cualitativo y supone una piña de pesimismo –además de una complicación– en un momento en que la Unión Europea y el Mercosur no logran finalizar las negociaciones del acuerdo comercial, dijeron fuentes oficiales.

La cuota Hilton de 6.376 toneladas que está adjudicada a Uruguay se repartirá con 800 toneladas para el Reino Unido (13%) y el resto (5.576 toneladas) quedará en manos de la Unión Europea. Desde el punto de vista comercial el gobierno uruguayo deberá ver cuán viable es poder exportar esa cantidad de carne a la corona.

Por otro lado, la cuotas que están abiertas a todos los países –en las que Uruguay también participa– y que se rigen por un criterio de adjudicación de "primero en llegar" también tendrán una repartición importante. Hay una cuota de 55 mil toneladas de las cuales 43.800 quedará en la Unión Europea y otra de 45 mil toneladas de las cuales solo 20 mil quedarán en la Unión Europea.

En materia ovina, Uruguay cuenta con una cuota país de 5.800 toneladas de las cuales 1.000 se irán para el Reino Unido y el resto quedarán en manos de la organización regional.


En cualquiera de sus variantes lo que se observa es que habrá una notoria disminución de las cantidades exportables a la Unión Europea a partir de que se ejecute el brexit en marzo del próximo año. Así fue el anuncio de la comunidad y así lo aprobó el Consejo Europeo con una resolución que establece que si las negociaciones con los países titulares de cuotas no concluyeron a la fecha de que el Reino Unido abandona la comunidad, la UE igualmente registrarás su nueva lista.

En lo que va del 2018, Uruguay le vendió en total 30.785 toneladas de carne a la Unión Europea de los cuales 2.243 se exportaron al Reino Unido (7%).

Dudosa legalidad

El impacto cualitativo no es menor en tanto que, tal como las cosas están ahora, Uruguay dispone con libertad de su cuota Hilton para vender carne de alta calidad a la UE. Es decir, el país tenía la libertad de colocar la totalidad de la cuota en cualquiera de los 28 miembros de la organización. Sin embargo, con la división que se plantea habrá una pérdida de flexibilidad para Uruguay. A partir de esta disociación parte de la cuota ya no se podrá disponer para otros mercados.

En el gobierno hay quienes creen que esta situación encierra un proceso de dudosa legalidad en tanto que la Unión Europea estará cambiando reglas de juego que fueron resultado de una negociación durante el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) en la Ronda Uruguay de 1994. En aquel momento, el bloque europeo concedió el acceso a su mercado en función de compensaciones.

Por otro lado, las fuentes consultadas también entienden que la distribución de la cuota como consecuencia de la pérdida de un miembro tiene poco fundamento legal. Como contraargumento afirman que cuando se negoció la Cuota Hilton, la Unión Europea estaba conformada solamente por 12 miembros y ahora tiene más del doble (28).

El cupo fue aumentando con los años por la incorporación de nuevos estados miembros (la última vez subió 76 toneladas, cuando ingresó Croacia). Pero aunque parezca intuitivo no puede aplicarse el razonamiento inverso, explicaron fuentes oficiales. Las compensaciones se fueron dando porque, al ingresar un nuevo miembro, los países exportadores perdían las condiciones de acceso que tenía a ese Estado si el bloque tenía una posición de mayor protección con ese producto.

En el caso del brexit, el Reino Unido abandonará una unión aduanera –que supuestamente conduce a mayor liberalización, al menos entre sus miembros– y recobrará su "soberanía arancelaria".

A la luz de las normas de la Organización Mundial del Comercio el proceso que conducen los europeos es muy discutible en tanto que la institución multilateral tiene como principio que las modificaciones de concesiones deben efectuarse siempre que no deje a los demás miembros en peores condiciones, como en este caso.

El artículo 28 de la OMC plantea que el proceso de modificación de las listas de compromisos debe surgir de una negociación y no se puede hacer de forma unilateral.

Comentarios