17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
17 de diciembre 2022 - 8:15hs

Bruno quedó en la historia. Se trata de un perro Fila Brasilero que se consagró Campeón del Mundo en la categoría jóvenes, en una exposición realizada en San Pablo en la que –considerando todas las razas– hubo unos 5.000 ejemplares. Criado en Dolores, Bruno fue el mejor entre los mejores y en el país cuna de la raza.

Es un Maradona, de esos que aparece uno cada tanto, es único y me tocó la suerte de poder criarlo y sobre todo de tenerlo como amigo”. Así definió a ese perro de 18 meses y 65 kilos su propietario, Gonzalo Cima.

En diálogo con El Observador, en pleno viaje de regreso hacia Uruguay, Gonzalo contó que creó su criadero –se llama GCimas– hace solamente tres años.

Más noticias

Eso, considerando que hay criadores muy prestigiosos que llevan décadas presentándose en las pistas internacionales sin alcanzar un premio como el de Bruno–, realza la conquista.

El World Dog Show 2022 fue organizado por la Federación Cinológica Internacional (FCI) y la Confederación Brasileña de Cinofilia (CBKC), del 8 al 11 de diciembre, en la Expo Center Norte de San Pablo.

En ese ámbito, Bruno “ganó todos los títulos por los que compitió. En la cuna de la raza, contra los mejores criadores de la raza, contra los favoritos para ganar, pudimos obtener primero el título de Gran Campeón en la Exposición de los 100 años de la Cinofilia en Brasil y luego el Grupo 2 en la Exposición Mundial, en ese caso en una pista con 30 finalistas”.

Bruno, presentado por Marcelo Vallejo.

Las juras en el mundial fueron realizadas por una selección de jueces all round, formados para calificar en cualquiera de los 10 grupos que nuclean a las razas caninas, entre ellos un uruguayo –Adrián Landarte, presidente del Kennel Club Uruguayo (KCU)– y Enrico Drudi, de San Marino –quien calificó a Bruno y el resto de los ejemplares Fila Brasilero–.

Cuando ingresó a la final en la pista del Grupo 2 había perros de otras razas prestigiosas, como Dobermann, Bulldog Inglés, Gran Danés, Rotweiller, Boxer, Dogo Argentino y Schnauzer, “es el grupo de las razas más populares y el más fuerte”, destacó por su parte Marcelo Vallejo, el handler, es decir quien preparó a Bruno y lo presentó en la pista.

En ese Grupo 2, añadió a modo de dato extra, es que compite la única raza autóctona uruguaya, el Cimarrón.

Lo que ha logrado Gonzalo con Bruno es muy meritorio, porque la cinofilia uruguaya a nivel mundial es muy pequeña, pero él hizo un estudio genético de cinco años antes de ponerse a criar, analizó líneas de sangre y con base en eso logró este éxito”, destacó Vallejo a El Observador.

Marcelo, Gonzalo y los títulos que cosechó Bruno en Brasil.

La frutilla y el atleta

El premio con Bruno, señaló, “fue como la frutilla de la torta, tengo una carrera de más de 20 años como handler y esto, por ser un mundial, fue lo máximo que me ha tocado, y se lo debo todo a Gonzalo, a toda su familia y a Bruno, por supuesto”.

Gonzalo puso en mis manos a un verdadero atleta, un perro estupendo, no le quedó chico el desafío, no ganó de casualidad ni metió un maracanazo, ganó porque tiene calidad, virtudes, no le pesó la presión y es muy pistero, porque hay perros que se ponen nerviosos en un lugar donde estaban los mejores 5.000 del mundo, con miles de personas aplaudiendo y los jueces más exigentes, pero él como si nada, realmente se lució y con naturalidad”, señaló.

El Fila Brasilero, entre varias decenas de razas, en la pista tiene sus particularidades: “Entra caminando, debe desplazarse con un paso felino, de camello y luego trotar, además es la única raza que el juez no la toca, porque es un perro muy desconfiado, muy del dueño”, contó Marcelo, quien comentó que “Bruno es el perro de una familia, tuve que hacer un trabajo especial junto con Gonzalo para que confíe en mi, para que haya un trabajo de equipo en la pista, porque ese vínculo es fundamental y eso lo trabajamos desde que Bruno tenía cuatro meses y lo pusieron en mis manos”.

Para el mundial, Bruno fue preparado en forma profesional, entrenado, con una alimentación específica y un control sanitario estricto. Se preparó para ser un campeón del mundo. Y lo logró.

“Algo fundamental, que nos ayudó mucho, es que Bruno es un perro totalmente equilibrado, es el perro ideal”, subrayó.

Las hijas de Gonzalo con Bruno.

Todo arrancó con Tomy

Gonzalo, tras remarcar que esta actividad lejos está la de tener como finalidad prioritaria la de vender perros, explicó que ser criador fue algo que surgió de casualidad: “Tuve un perro, una mascota, se llamaba Tomy y lamentablemente ya falleció con 14 años, con él fue que me enamoré de la raza y supe que quien tiene un Fila Brasilero después no puede tener otra raza, es mi raza para toda la vida”.

Hoy Gonzalo tiene solo tres o cuatro madres y, apostando a la máxima calidad genética, genera solamente un par de camadas al año. Se queda con los ejemplares que como cinófilo más le interesan y solo vende el resto, sin que eso sea su principal actividad, incluso el sustento familiar –Gonzalo tiene como pareja a Karina y son padres de dos niñas, Selena y Josefina– está en una actividad que no tiene nada que ver, dado que dirige una mueblería.

Bruno, el mejor en la final de los de su raza.

La camioneta y el pollo

El Fila Brasilero, mencionó, “te impresiona por su fidelidad, son tus amigos, excelentes compañeros, son algo tremendo con toda la familia”.

Los tres –Gonzalo, Marcelo y Bruno– tardaron dos días en ir desde Uruguay a San Pablo, en camioneta y esa travesía lejos de padecerla, la disfrutaron.

“A Bruno le encanta viajar, es un gran compañero de viaje. Ve que vas a la camioneta y está siempre listo para treparse. Come ración balanceada, de 1,8 a 2 kilos cada día, pero le gusta mucho el pollo cocido, el pollo que comemos en casa, pechuga asada por ejemplo y claro que le damos, se lo tiene bien ganado”, dijo.

Bruno en lo más alto del podio, en Brasil.

A la cancha en Punta del Este

Bruno, del mejor modo que se pudo imaginar su dueño, completó su actividad como perro joven en las pistas. Antes de esta conquista en San Pablo había sido campeón –como cachorro– en Buenos Aires y en Porto Alegre. También había sido el mejor en varias instancias locales. Ahora comenzará a competir a nivel de adultos. Un desafío a corto plazo será participar en la Exposición de las Américas y El Caribe, organizada por el KCU en 2023, que se hará en el Centro de Convenciones de Punta del Este, el 29 y 30 de abril.

Finalmente, señaló que tras haber ganado el título de Campeón Mundial en jóvenes el listón quedó muy alto, eso solo lo puede superar algo inédito: que el mismo perro sea campeón entre los adultos. “Es algo muy costoso, vamos a ver si conseguimos apoyos, pero capaz lo intentamos”, anunció aludiendo a que el próximo mundial de la FCI se hará en Ginebra, Suiza, del 24 al 27 de agosto del año que viene.

 

Rechazó US$ 15.000 

“Esto de los perros es como un hobby, es una linda pasión, donde a veces es más lo que se invierte que lo que se puede ganar, no hacemos esto por un negocio”, aclaró Gonzalo. Tan es así, que por Bruno le han ofrecido hasta US$ 15.000 para comprárselo, dada la gran calidad de perro... “pero ni loco lo vendo, Bruno es mi perro, el perro de mi familia”.

 

Temas:

Fila Brasilero Perros Razas caninas World Dog Show Mundial de Perros Criaderos de Perros Perro Fila Brasilero

Seguí leyendo

Te Puede Interesar