Nacional > antropólogo argentino

Búsqueda de desaparecidos: "En Uruguay le han dado la espalda a los familiares"

En opinión del integrante del Equipo Argentino de Antropología Forense apuntó a la justicia y a las Fuerzas Armadas como las responsables de que la falta de avances

Tiempo de lectura: -'

18 de noviembre de 2019 a las 05:02

Luis Fondebrider es uno de los fundadores del Equipo Argentino de Antropología Forense que colabora con la búsqueda de desaparecidos en Uruguay. Este año trabajó en la búsqueda e identificación de los restos de Eduardo Bleier. En entrevista con El Observador, Fondebrider afirmó que la justicia en Uruguay "le ha dado la espalda a los familiares", y tiene "una deuda enorme" porque es quien "debería estar investigando". En su opinión, la voluntad política por avanzar en el tema "no ha sido lo suficientemente fuerte" ni se ha mostrado una "decisión política clara y fuerte en el sentido de obligar a las Fuerzas Armadas a dar información". 

¿Qué diferencias hubo entre el abordaje del Estado uruguayo y el argentino? 

El Estado argentino tiene el tema de derechos humanos como política de Estado –más allá de las diferencias entre los gobiernos que hemos tenido– y eso se ve en la cantidad de personas procesadas, cuerpos identificados, nietos recuperados. Hay una clara diferencia a cómo se han dado las investigaciones en Argentina, donde hubo voluntad política. Entendemos que la situación en Uruguay es mucho más débil: las Fuerzas Armadas tienen aún más poder, una actuación de la Justicia bastante más débil y limitada que condiciona las investigaciones, cómo se busca, lo que se busca. 

¿A qué atribuye que la situación sea mucho más débil?

A diferentes cosas. El modelo de la Justicia, el rol de las Fuerzas Armadas en el país... Me parece que en Uruguay se han hecho concesiones que en Argentina no se han hecho, y por eso nosotros hemos llegado a encontrar tanta verdad, hay tantos procesos judiciales. Son procesos muy diferentes. No sé cuáles son las razones de la sociedad uruguaya, pero claramente el Estado está con todas sus posibilidades y (aun así) tiene unas debilidades que no existen en Argentina para investigar.

¿Qué concesiones se han hecho? 

El no procesamiento de integrantes de las Fuerzas Armadas que participaron en estos hechos durante años, el silencio de las Fuerzas Armadas, la falta de fuerza política para empezar antes con los procesos judiciales.

Entevistado por Sputnik en mayo dijo que el Equipo Argentino de Antropología Forense da “respuesta al familiar o a otros organismos que no creen en el Estado o que les han mentido". ¿Entiende que a las familias uruguayas el Estado les mintió?

Yo no creo que los Estados mientan o no, más bien creo en la voluntad política que hay en estos procesos. Uruguay ha creado mecanismos como la Comisión para la Paz que han trabajado, pero obviamente estas comisiones no son mágicas y necesitan del apoyo de todo el peso del Estado, no solo del Estado como Poder Ejecutivo. También necesitan de la Justicia, que tiene mucho que decir en esto. Los familiares se han mantenido muy claros en lo que le exigen y pretenden del Estado, que es totalmente válido y ha sido la principal fuerza para que esto siga sucediendo. 

Habló de "no creer" en el Estado. Teniendo en cuenta lo que dice, ¿los familiares tienen motivos para desconfiar?

Desde el momento en que los victimarios, la gente que secuestró y mató, no dan información, claro que tienen motivos para desconfiar. El nuevo Estado después de la dictadura tiene que exigir eso a las Fuerzas Armadas y los familiares. Cuando no hay hechos, tienen razones para desconfiar.

Hay quienes hablan de un intento de ocultamiento por parte del Estado, independientemente del partido que esté en el gobierno. ¿Cree que es así?

No sé si todo el Estado, pero las Fuerzas Armadas en Uruguay claramente han ocultado y siguen ocultando información. Ya aparecieron cinco cuerpos, cuatro de ellos en unidades militares: ahí hay más cuerpos y hay que seguir buscando, sin dudas. El Estado uruguayo tiene que decidir si va a tener la fuerza política para seguir buscando, pero los hallazgos concretos de cuerpos de personas desaparecidas en batallones militares les dan la razón a los familiares. 

Pero más allá de las Fuerzas Armadas, ¿en estos años notó en los integrantes del Poder Ejecutivo la intención de ocultar? 

Eso no lo sé, yo no vivo en Uruguay. Lo que sí es muy claro es que la Justicia tiene un rol muy importante en todo esto y sin dudas en Uruguay le han dado la espalda a los familiares. Salvo alguna excepción individual, la Justicia tiene una deuda enorme con los familiares y la sociedad uruguaya en general, porque es quien debería estar investigando. El Estado facilita los procesos, los acompaña, pero es la Justicia la que tiene que dar respuesta a los familiares.

¿Se refiere a la Suprema Corte de Justicia, a los jueces...?

A la Justicia en general, a todo el Poder Judicial. No puede ser que los familiares tengan que llevar las pruebas, recuperar la información, y los fiscales y jueces se queden sentados esperando. Es una tarea que tiene que se hecha por los operadores judiciales: meterse en los archivos, realizar búsquedas, llamar a declarar a militares que participaron de los hechos de la época.

¿La Fiscalía Especializada en Crímenes de Lesa Humanidad es un avance en ese sentido?

Es un avance, pero los avances se demuestran con hechos concretos. Es decir, yo no he visto una avalancha de llamadas a militares para declarar ante la Justicia ni nada por el estilo. Sigue siendo muy lento, y bueno... Los familiares se van cansando, están más viejos, se van muriendo sin saber lo que pasó con sus seres queridos. 

¿Es una falla de las personas o de cómo está organizado el sistema?

Es una falla de todo: de cómo está organizado y obviamente de las personas físicas.

¿De Ricardo Perciballe (el fiscal especializado en Crímenes de Lesa Humanidad) también?

No quiero dar nombres, yo no vivo en Uruguay... Estoy hablando de la Justicia en general, porque es claro que la Justicia tiene una responsabilidad enorme en investigar qué ha pasado en Uruguay y no la ha asumido plenamente hasta ahora. 

El comandante en jefe del Ejército, Claudio Feola, dijo este año que los militares están "permanentemente colaborando”. 

Lo único que tienen que hacer las autoridades actuales de las Fuerzas Armadas es decir qué hicieron con los cuerpos. No hay ninguna otra respuesta o acercamiento ni nada que valga. Tienen que decir qué hicieron con los cuerpos, porque ellos saben. A esta altura es lo único que los familiares esperan de las Fuerzas Armadas: que les digan dónde están los cuerpos. Es muy concreto y muy claro.

En la segunda administración de Vázquez hubo tres ministros de Defensa: Eleuterio Fernández Huidobro, Jorge Menéndez y José Bayardi. ¿Su gestión del tema fue igual o hubo matices? 

No conozco tanto de la política uruguaya como para hablar de los ministros de Defensa, pero sin duda el Ministerio de Defensa de cualquier país tiene un rol en cuanto a lo que son las Fuerzas Armadas, sus actuaciones anteriores. No pasa por los nombres, tiene que ser una política de Estado.

El equipo trabaja con el Estado uruguayo desde que en el 2000 se formó la Comisión para la Paz. Misma pregunta: ¿la disposición a investigar fue la misma en todas las administraciones o hubo matices?

Desde 2001 Uruguay ha investigado, ha creado comisiones de trabajo: se ve una línea que va por la verdad y la justicia. En mi opinión no ha sido lo suficientemente fuerte, no ha mostrado una decisión política clara y fuerte en el sentido de obligar a las Fuerzas Armadas a dar información, pero Uruguay sí ha mostrado que tiene un mecanismo que, con todos los problemas que tiene, más o menos ha funcionado. Yo creo que falta más voluntad política. 

Tal vez la pregunta a responder, entonces, sea por qué falta voluntad política.

No, esas son cuestiones de Uruguay que desconozco. No puedo hablar de lo que no conozco.

En marzo de 2005 se juntó por primera vez con Vázquez. ¿Desde esa primera vez su voluntad se mantuvo o cambió? 

No, la verdad es que a ese nivel no hago análisis. Para mí la voluntad se muestra con hechos concretos, pero no puedo ponerme a analizar.

Ese año Vázquez anunció que firmaría convenios con Argentina para profundizar la búsqueda. ¿Esa cooperación se dio?

Sí, se dio. Hemos recibido huellas dactilares de uruguayos desaparecidos en Argentina, muestras de sangre de varios, tenemos un mecanismo de comunicación, hemos identificado cerca de 15 uruguayos que desaparecieron en Argentina.

Está prevista la disolución del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia, cuyas tareas corresponderán a la Institución de Derechos Humanos. Para la resolución de estos casos ¿hace la diferencia, importa el marco institucional que se le dé?

Yo creo que lo importante es que el Estado muestre una política constante de investigación de las violaciones a los derechos humanos en el pasado y el presente, más allá de quién esté en el gobierno. Le pongan el nombre que le pongan, que tenga un rol importante dentro de la estructura del Estado, tenga el presupuesto adecuado y trabaje. Después, cómo se haga es una cuestión de Uruguay.

Pero desde 2001 hubo varios cambios institucionales: se creó la comisión, el grupo, y la fiscalía especializada. ¿Incidieron en los avances que hubo?

Eh... (Piensa). Lo habrán hecho como pudieron. Son distintos mecanismos, tienen diferentes actuaciones. Nosotros hemos mantenido siempre la cooperación pero tampoco nos metemos en cómo lo hace Uruguay.

¿Las condiciones de trabajo aquí son adecuadas? 

Mire, cuando en Argentina investigamos un caso y el juez nos autoriza, él es la única autoridad que da las órdenes y dirige el proceso. Las autoridades militares no tienen por qué intervenir en los trabajos; es muy diferente cómo se trabaja en Uruguay de cómo se trabaja en Argentina. Acá (en Argentina) tenemos total libertad para ingresar a una unidad y estar a cargo del proceso con autorización del juez o fiscal. Entiendo que en Uruguay es diferente, pero bueno... 

¿Diferente en qué sentido? 

Cuando en Argentina el juez ordena el trabajo en un área determinada, el equipo forense queda a cargo de esa área y no tiene a nadie que lo interrumpa o esté en el medio, filmándolo o grabándolo. En Uruguay hay ocasiones en que te filman, se interrumpe el trabajo por diferentes cuestiones. Por lo que entiendo, el equipo forense no está en libertad de movilizarse en el lugar que está trabajando y de trabajar con tranquilidad. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...