Cargando...
Carmen Maura en Cabo Polonio

Espectáculos y Cultura > Rodaje

Carmen Maura filma la película Cabo Polonio en Uruguay para Disney

La actriz, junto a Sofía Gala y Zoe Hochbaum, protagonizan una película que plantea el debate de perdonar una gran mentira

Tiempo de lectura: -'

11 de noviembre de 2022 a las 15:00

Cabo Polonio quedará bajo el foco del cine. El balneario rochense será, próximamente, el escenario del rodaje de una película que se estrenará en el futuro cercano y que tiene entre su elenco varios nombres estelares del cine hispanoamericano, entre ellos a la figura española Carmen Maura, la primera "Chica Almodóvar" y protagonista de películas como Mujeres al borde de un ataque de nervios, La ley del deseo o Volver. El rodaje de la película ya comenzó y filmó sus primeras escenas en Montevideo en estas últimas semanas. 

El filme es una producción argentina, de Orca Films, está dirigido por el realizador Nicolás Gil Lavedra —que anteriormente, en 2018, llevó al cine la novela de Claudia Piñeiro Las grietas de Jara—, además de Maura está encabezado por las actrices argentinas Zoe Hochbaum y Sofía Gala Castiglioni, y llegará a pantallas de todo el mundo a través de la plataforma Star+ de Disney. Las protagonistas hablaron en exclusiva con El Observador.

En pocas líneas, Cabo Polonio —la película toma el nombre del balneario— es una road movie que sigue la historia de Azul (interpretada por Hochbaum, que también se encargó del guion junto a Gustavo Gersberg) una adolescente de 17 años que acaba de perder a su madre y que ha pasado toda su vida creyendo que Paula (Gala) es su hermana. Sin embargo, tras el sacudón emocional que supone ese período de duelo, la chica descubrirá que muchas de las cosas que creía saber sobre su familia y sobre Paula eran mentira, y deberá aprender a convivir con algunos engaños velados y a dejar el pasado atrás.

Pero la historia de las dos mujeres no termina allí y la verdad llegará de la mano de nuevos descubrimientos y personajes. Recientemente huérfanas, ambas emprenderán un viaje al Cabo Polonio, donde Azul buscará respuestas sobre la identidad de su padre y su nacimiento. En medio del trayecto se cruzará Mecha (Maura), una tía que podría tener más de una cosa que decir sobre el pasado de ambas mujeres.

Experiencia almodovariana

La figura de Maura, de 77 años, se impone entre los nombres por trayectoria y películas que se convirtieron en clásicos —además de Pedro Almodóvar, también trabajó con directores como Álex de la Iglesia o Francis Ford Coppola y acaba de estrenarse Rainbow, producida por Paco De León—, pero el destaque también pasa por sus compañeras de elenco.

Sofía Gala, por ejemplo, ha logrado despegarse desde hace años del mote de "la hija de Moria Casán" y ha protagonizado películas aclamadas por la crítica —como Alanis, donde se destacó en un rol complejo y vulnerable— y series exitosas, como Apache, la historia de Carlos Tévez.

Hochbaum, en tanto, con 23 años ya ha participado en títulos como la mencionada Las grietas de Jara, Abzurdah y El faro de las orcas, la serie El fin del amor con Lali Espósito, además del unipersonal El diario de Ana Frank, estrenado en la escena bonaerense y a cargo, también, de Gil Lavedra. También es la escritora del libro Monstruario.

Las tres actrices de Cabo Polonio: Carmen Maura, Sofía Gala y Zoe Hochbaum

Maura, que ya había estado filmando en Uruguay en 2018 Venecia, una película del brasileño Miguel Falabella, aseguró que su papel en Cabo Polonio la sorprendió y tiene "un pequeño dejo uruguayo". Para una actriz que le ha escapado al encasillamiento —ha sido, en sus propias palabras, "la más mala, la más buena, asesina, esquizofrénica, mamá, abuela"— no es poco.

"Es un papel precioso y eso es lo que me hizo venir hasta acá en un viaje de avión de 12 horas. Me encanta que haya sido escrito por una mujer jovencísima, que tiene un futuro clarísimo de escritora. Es un personaje completamente distinto a todo lo que he hecho y creo que tengo al director contento porque creo que lo entendí —cuenta la experiente actriz a El Observador—. Mi personaje es una mujer que ha sido una luchadora, que ha sido tupamara, y ahora vive sola a la espera de la poca familia que le queda. Es una mujer liberal, amante de la verdad, y eso es lo que les quiere transmitir a las niñas (los personajes de Hochbaum y Gala)."

Para la intérprete española, Cabo Polonio es también una oportunidad para encontrarse con la manera de hacer cine "de antes". Asegura que hallar un equipo de 50 personas y no de 200, como sucede actualmente, es un "regalo" que la retrotrae a sus inicios.

"Se parece a las películas que hacíamos antes. Me ha gustado mucho reencontrarme con eso porque es mucho más fácil trabajar así. Todo el mundo es muy simpático y Uruguay es un sitio de paz. Esta película pequeñita me ha encantado. Me ha recordado a mis principios y no tan principios. Parece mentira cómo han cambiado las cosas tan rápido y tan fuerte. Pero estoy contenta. Fueron pocos días de rodaje pero muy intensos. Me vuelvo a España muy contenta", agrega.

Consultada sobre cuál de sus numerosos papeles recuerda con más cariño, la actriz escoge un puñado de títulos clásicos, algunas sorpresas, y espera encontrar a Cabo Polonio, al final, como parte de esa lista.

"Me gusta mucho cuando a las películas las disfruto, cuando el director se queda contento y cuando hacen pasta (dinero), porque me encanta hacer negocio. Cuando trabajaba con Pedro Almodóvar siempre le decía 'yo quiero que haya cola en el cine, quiero ser taquillera' y el me decía 'sí, sí, vas a estar vendiendo entradas en la puerta'. Mi obsesión desde que empecé era eso, ser taquillera, porque me gusta mucho la idea de que el cine sea un trabajo redituable, porque a eso le siguen más películas y es muy importante. Y en esa línea están La comunidad (Álex de la Iglesia, 2000), La ley del deseo (Almodóvar, 1987), y Ay, Carmela (Carlos Saura, 1990). Y luego películas pequeñitas: una que hice en Colombia que se llamaba Sofía y el terco (Andrés Burgos, 2012), otra en Venezuela que se llamaba La virgen negra (Ignacio Castillo Cottin, 2008). Lo malo de venir hasta acá son los aviones, pero lo bonito es que aquí hay una especie de magia distinta en las historias y en la gente. Me lo he pasado muy bien haciendo películas por aquí", concluye. 

Las hermanas y el viaje

A pesar de la atracción inmediata que genera la trayectoria de Maura, el foco de Cabo Polonio, sin embargo, apunta sobre todo a los personajes de Azul y Paula, dos hermanas que tomarán las curvas de la carretera y de la vida para encontrar la huella del pasado y cerrar su herida. Hochbaum y Gala no se conocían antes de este proyecto, pero había algo en la intuición de la primera sobre la otra que le indicaba que podían encontrar juntas un buen vehículo para vincular a estos dos personajes en la cornisa.

Cabo Polonio se filma entre Montevideo y el balneario rochense

Así, por ejemplo, define Hochbaum la relación con su compañera de elenco: "Con Gustavo, con quien armamos el guion, la elegimos desde el momento uno. Sabíamos que queríamos que ella fuera Paula. Se lo dije: que ella esté acá, que esto sea una realidad, es muy fuerte para mí y muy emocionante. Es difícil de explicar, pero siempre supe que nos íbamos a llevar increíble. Siempre supe que íbamos a estar conectadas de verdad más allá del trabajo. El día que ensayamos y la conocí hubo algo muy verdadero. Descubrí no solo una buena compañera, sino una mujer que admiro un montón, desde cómo trabaja, cómo se vincula con ella y con los demás, su amor por las cosas, su verdad. Hay algo de eso que nos está nutriendo en este vínculo de hermanas que estamos construyendo en la película y eso no se puede mentir. Tiene que haber algo verdadero, sino es imposible actuarlo".

Para Gala, en tanto, "placer" es la palabra que define su experiencia en el rodaje hasta el momento. Por un lado destaca lo que significa trabajar con Maura. "Significa trabajar con una de las actrices para mi más hermosas e increíbles que hay. Es un aprendizaje constante. Cuando uno tiene la posibilidad de trabajar con este tipo de actrices maravillosas y con la experiencia que tiene Carmen sólo puede ganar", afirma. Agrega que también "es un placer trabajar con Zoe, que es una chica joven, que escribió esto, que lo está actuando, y que permite convivir con distintas generaciones de actrices en esta historia, que es una historia de mujeres y de vínculos entre mujeres. Está buenísimo".

Para ambas, además, Cabo Polonio tiene un premio más: la posibilidad de trabajar a la par de una de las actrices más icónicas del cine europeo. "Trabajar con Carmen Maura significa trabajar con una de las actrices más hermosas e increíbles que hay. Es un aprendizaje constante. Me parece que con lo maravillosa que es y con la experiencia que tiene una solo puede ganar", asegura Gala.

"Es un sueño hecho realidad —complementa Hochbaum—. Como actriz no puedo creer estar trabajando con esta mujer a la que admiro profundamente. Desde que la conocí aprendí de escucharla, de sus anécdotas, sus pensamientos, sus tips. La primera lectura de guion que hicimos en su casa en España ya me dejó un tip para estudiar el guion; son como pequeños tesoritos que uno va guardando y que te fortalecen y nutren un montón. En el set, conectando con su personaje, mirándola a los ojos, es imposible que no te pasen cosas. Y más allá de eso hay algo humano que me pasa y es un cariño mutuo y muy genuino que se dio entre nosotras, y una conexión muy hermosa. Cortamos de rodar y ya estamos cagándonos de risa, pasando espectacular, charlando de la vida. Poder mezclar el trabajo con lo humano es lo lindo."

Para Hochbaum, además, la película significó su estreno en la doble función de actriz/guionista, y lo hizo a partir de una historia en la que lleva trabajando desde los 17 años y que, luego de varias versiones, el director Nicolás Gil Lavedra —que conoció el proyecto cuando ni siquiera era todavía una película— sintió que estaba lista para filmarse. Y que él quería hacerlo.

El director Nicolás Gil Lavedra

"Hace cinco años, Zoe me contó que tenía un proyecto y que estaba tratando de saber si era teatral o audiovisual. Lo leí, le dije que estaba muy bien, pero que le faltaba un poco de trabajo. Este año me acercó una versión del guion y pude sentir que era el momento, no solo por lo que uno tiene ganas de contar, sino porque me parecía meterme en esa idea que no había nacido de mí", cuenta. 

"La película habla del vínculo, de las relaciones humanas, de como se puede perdonar una gran mentira, y como relacionarnos con un otro. Me pareció también super interesante el abordaje al mundo de las mujeres, y obre todo de estas mujeres que hablan de la identidad, de la búsqueda", agrega Gil Lavedra.

La protagonista dice que el viaje que Azul y su hermana emprenden en Cabo Polonio es una metáfora de la búsqueda que tiene ella, y el resto de los jóvenes, por saber quiénes son, algo que asegura solo se puede hacer "junto a las personas que se ama".

"Pensé que el doble rol de actriz y guionista iba a ser más difícil de lo que está siendo, pero hay como un chip que se "deschipió" cuando empecé a transitar el personaje. Cuando el director dijo acción, algo de mí pasó a ser casi 98% actriz y 2% guionista, tuve una necesidad de desdoblarme y ponerme en otro lugar. En el papel, cuando escribimos un guion, lo hacemos sabiendo que eso va a morir para renacer de otra forma. Hay algo de poder estar en esa muerte y en esa vida constantemente que empodera y enriquece el personaje. Se trata de soltar el papel para disfrutar la vida de la acción", explica Hochbaum.

El rodaje de Cabo Polonio acaba de comenzar y todavía quedan varios días de filmación. El paso por Montevideo le dejó a la película la experiencia de una actriz de la talla de Maura y la posibilidad, para Gala, Hochbaum y Gil Lavedra, de impulsar todavía más los personajes con ese encuentro. Ahora el viaje de la película sigue y el Polonio aparece en el parabrisas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...