Espectáculos y Cultura > ENTREVISTA

Claudio Taddei: En Uruguay hay una apertura muy positiva, y lleva a que uno tenga más ganas de volver

El artista retorna a un Uruguay que nota más abierto y receptivo que antes, anticipando un disco grabado “por internet” y fusionando su música con la pintura

Tiempo de lectura: -'

08 de septiembre de 2018 a las 05:00

Para Claudio Taddei es cada vez más fácil volver a Uruguay a tocar. Su vida y su carrera se desarrollaron siempre entre la antaño Suiza de América, y la Suiza real, la europea, pero desde 2002 vive definitivamente en Caslano, un pueblo al sur del país europeo, a un par de kilómetros de la frontera con Italia. 


Pero las vueltas se hacen más fáciles porque la estructura de producción está más armada. Antes, cuando venía, tenía que encargarse de todos los rubros, pero ya no es necesario. Aunque reconoce que con la diferencia horaria también se hace todo más complejo de organizar. 
Más allá de esos detalles, ahora prepara una nueva visita, en la que tocará en La Trastienda el 21 de setiembre (donde además combinará sus roles de pintor y músico, algo que hasta ahora solo había hecho en galerías de arte y no en escenarios) y en el ciclo de Agadu, Autores en vivo


Y prepara también su próximo disco, que ya está en su etapa final,  que tendrá una versión en español y otra en italiano, y que según Taddei fue “grabado prácticamente por internet”. Realizó las versiones en voz, guitarra y batería y se las envió a los múltiples músicos invitados, que grabaron sus instrumentos y reenviaron sus versiones, lo que dejó al disco con una “presencia marcada de cada uno y con un espíritu colectivo que se nota”. 


¿Compuso en los dos idiomas para el disco?


Compongo en español porque me sale más fácil, más natural, y luego fueron traducidas. En varios discos hice menciones en italiano, o traducciones, como en Puerto Mestizo. El hecho de vivir hace mucho tiempo acá, en la Suiza italiana, hace que muchos me sigan porque entienden el español, pero  me siguen porque me han tomado cariño, y de repente les gusta la música pero no comprenden del todo el texto. Estoy acá, vivo acá, y cantar estas canciones en italiano me parece que está bueno como acercamiento a ese público, para conocernos mejor, y también es una forma de dar la cara, porque de lo contrario es como esconderse un poco. No es lo mismo cantar en español que lo tenés más incorporado, que en italiano. Además de que no es una traducción literal, sino que es una traducción más bien de contenido. Hay que cantarlo y reinterpretarlo. Es algo muy curioso y está bueno, y a mi me sirvió también para visitar nuevamente las letras y también comprenderlas de otra manera. 

“Antes tapaba mi rol como pintor. Ahora me siento más libre y con menos prejuicios, menos encasillamiento. Antes había mucho de eso de ‘o sos esto o sos lo otro’”. 
Claudio Taddei
músico y pintor

 

¿Cómo es su proceso de composición?

Espontáneo e intuitivo. A veces, como ahora, tengo ganas de hacer un texto, y de repente no tengo la idea,  entonces ahí ya la parte intuitiva queda anestesiada, porque hay otras cosas que hacer. Y la parte intuitiva esta buena dejarla fluir, que sea espontánea. Por eso te digo las dos cosas, no hay que condicionarla, sino dejarla andar. Y después hay que entender la lógica, poner a punto algunas cosas de letra o musicales. Pero de base me gusta trabajar de esta manera, que sea tan intuitiva como espontánea.


El público y el vínculo

 

La distancia geográfica no es impedimento para tener un vínculo con el público uruguayo, considera Taddei. A pesar de no estar presente todo el tiempo, hay elementos para generar una conexión. “Estas canciones no hablan de lo que hacés en el barrio porque no estoy viviendo ahí, pero habla de otras cosas que también llevamos puestas en todos lados, de experiencias y situaciones de la vida. Así que me parece que la unión y el vínculo se pueden generar. A veces es una cuestión de tiempo y de sincronicidad”, relató.


Y así como eso se mantiene, también nota un cambio y una mayor apertura de parte del público, que se muestra más receptivo que cuando se hizo popular con La iguana en el jardín

 

Hay una mayor apertura, pero no solo a nivel musical, sino también, juzga, en el relacionamiento y en darse cuenta que hay más posibilidades que las que uno conoce: “Se ve hasta en las letras de los autores nuevos y en lo cotidiano. Vas al supermercado y hay más cosas para elegir, más saludables, salís a comer y tenés otras opciones por fuera de lo típico. En Uruguay hay una apertura, muy buena y positiva, y todo eso lleva a que uno tenga más ganas de volver”.


Las dos facetas

A pesar de ser más conocido a nivel general como músico, Claudio Taddei ha desarrollado una carrera como pintor, heredada de su tío abuelo Luigi y de su padre Julio. Antes las separaba, pero esa postura cambió, como atestiguó su espectáculo Intuitivo.


¿Se siente más cómodo al combinar y mostrar ambas facetas?


Antes lo tapaba eso, por no saber como manejarlo. Ahora me siento más libre y con menos prejuicios, menos encasillamiento. Antes había mucho de esa presencia de “o sos esto o sos lo otro”, pero eso estaba en mí. Después fui entendiendo que estoy en los dos lugares, y realmente me siento mejor, de poder hacerlo y mostrarlo, y combinar las dos cosas. 

El recuerdo del Deskarado

 

En 2018 se cumplen dos décadas del lanzamiento de Deskarado, el disco debut de La Vela Puerca, producido por Taddei. Sobre ese proceso, recordó: “Considero que ese disco de La Vela aportó mucho, sobre todo en apertura, de que se puede hacer música uruguaya con otras fuentes y mezclar, con otros textos.  En aquel momento no existía tanto acá eso de producir un grupo, era algo muy nuevo que estaba pasando, entonces producir a La Vela fue más basado en mi experiencia de como trabajaba mis discos. Se fue haciendo a pulmón. Y tiene lo particular de que se nota, luego cuando lo reeditó Gustavo Santaolalla tomó otro color y otra estética”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...