Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21

Colombia, la paz que todavía no llega

Tras la firma del acuerdo, 500 líderes sociales y defensores de los derechos humanos han sido asesinados y más de 200.000 personas han sido desplazadas de sus hogares

Tiempo de lectura: -'

06 de junio de 2019 a las 05:02

Por María del Carmen Villarreal Villamar*

Parecía un sueño hecho realidad. El Acuerdo de Paz firmado en la Habana en 2016 por parte del gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -Ejército del Pueblo (FARC-EP), intentaba poner fin a un conflicto de seis décadas y daba inicio a una nueva era, no sólo para el país sino para toda la región. Sin embargo, a tres años del acuerdo, la violencia y los asesinatos de líderes sociales continúan, persisten diversos problemas de implementación y no son pocas las voces que cuestionan su vigencia.

Tras la firma del Acuerdo de la Habana, 500 líderes sociales y defensores de los derechos humanos han sido asesinados, más de 200.000 personas han sido desplazadas de sus hogares, hay 129 ex combatientes asesinados y se estima que un 40% de quienes decidieron abandonar las armas las hayan retomado. Según datos del ACNUR, sólo en Ecuador, más de 400 colombianos que huyen del conflicto y la persecución solicitan refugio cada mes, pero esta cifra está aumentando como resultado de los enfrentamientos renovados de disidentes de las FARC y otros grupos armados.

La paz está en crisis por diversas razones. De acuerdo con un reciente informe del Instituto Kroc de Estudios Internacionales para la Paz de la Universidad de Notre Dame, sólo el 23% de los 578 compromisos adquiridos se han implementado en su totalidad, 46% están en proceso de implementación, mientras que un 31% aún debe llevarse a la práctica.

La refrendación del Acuerdo del 2016 había inaugurado una nueva era y la construcción de una paz que se auguraba estable y duradera. Dando continuidad al ciclo virtuoso del Acuerdo de La Habana, el 8 de febrero de 2017 comenzaban también en Ecuador las negociaciones de paz entre el Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla más grande el país. Con todo, aunque el entonces presidente Juan Manuel Santos subrayó que el fin de la guerra era “irreversible”, hoy subsisten diversos problemas a la hora de garantizar la estabilidad del proceso de paz a largo plazo.

El “Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en Colombia” fue firmado en La Habana el 24 de agosto de 2016. Tras los fracasos de las experiencias de 1982, 1991 y 1998,existían negociaciones informales desde 2010, pero el Acuerdo fue resultado de la celebración de “Diálogos Exploratorios”que tuvieron lugar en La Habana desde 2012, y contaron con la participación de Cuba y Noruega como países garantes, y de Chile y Venezuela como países acompañantes del proceso.

De la inicial exploración sobre la posibilidad de poner fin al conflicto y firmar un Acuerdo de Paz, las negociaciones dieron como resultado un documento que abordó puntos clave como el abandono de las armas, la distribución de tierras, la reparación y el reconocimiento de las víctimas, la reintegración de los ex guerrilleros a la vida civil, un sistema de justicia transicional y la representación política de las FARC-EP en el Congreso de la República.

La memoria histórica de este proceso está reunida en una colección de once tomos, actualmente conservada por la Biblioteca del Proceso de Paz con las FARC-EP del Alto Comisionado para la Paz del Gobierno Nacional.

El Acuerdo de 2016, fue sometido a un plebiscito que hizo patente la alta polarización política y social de país. En efecto, el No se impuso con el 50,21%, mientras que el Sí obtuvo el 49,79%, y el abstencionismo alcanzó el 63%. El resultado obligó al Gobierno de Santos y a la Cúpula de las FARC-EP a modificar diversos puntos del Acuerdo.

Mediante mandato constitucional,el 24 de noviembre de 2016, se firmó un nuevo Acuerdo de Paz, aprobado por unanimidad en el Senado y por mayoría absoluta en la Cámara de Representantes, pero no sin protestas de los grupos contrarios encabezados por el ex presidente y entonces senador Álvaro Uribe. 

De esta manera, Colombia, el país con el mayor número de desplazados internos a nivel mundial (7,7 millones) y aproximadamente 400.000 refugiados, de acuerdo con ACNUR, sellaba el acuerdo que ponía fin a seis décadas de conflicto armado que según el Centro Nacional de Memoria Histórica,dejó más de 260.000 muertes, 80.514 desaparecidos, la devastación de zonas rurales, innumerables abusos y violaciones a los derechos humanos.

Sin embargo, aunque el acuerdo ha traido avances en diversos ámbitos, como en la reducción de las tasas de muertes por hechos violentos o en la integración social y política de algunos excombatientes, no se han cumplido todas las promesas por parte del Estado. El Gobierno Nacional, hoy presidido por Iván Duque,del Partido de Derecha Centro Democrático, ha propuesto reformas sustanciales a la Ley de Justicia Especial para la Paz (JEP) y ha cuestionado seriamente los Acuerdos firmados por el gobierno anterior. Además, el desarrollo rural y la llegada de infraestructura y servicios básicos para las poblaciones campesinas aún siguen siendo una promesa, mientras que el programa de sustitución de cultivos de uso ilícito enfrenta serios problemas, como lo demuestra la producción récord de coca por parte del país en 2017. Por si fuera poco, el fin de los diálogos con el ELN y el atentado a la Escuela de Policía General Santander en enero de 2019, de autoría reconocida por este grupo, dejaron claro que el proceso de post conflicto todavía tiene carácter parcial.

En definitiva, para lograr una paz estable y duradera se necesita más que un Acuerdo y buenas intenciones. El gobierno colombiano, además de respetar lo pactado en La Habana,debe promover reformas estructurales económicas, políticas y sociales a medio y largo plazo, mientras que la sociedad tiene que comprometerse con la opción de conservar y consolidar la paz. A pesar de las dificultades y de las profundas divisiones de la sociedad colombiana, la paz es la condición sine qua non para crear un país más justo, democrático y equitativo. Para garantizar la implementación de lo pactado,Colombia puede también extraer valiosas lecciones de experiencias como los Procesos de Paz de El Salvador y Guatemala.

*María del Carmen Villarreal Villamar, es doctora en Ciencia Política por la Universidad Complutense de Madrid. Investigadora del Grupo de Relaciones Internacionales y Sur Global (GRISUL) de la UNIRIO y del Núcleo Interdisciplinar de Estudios Migratorios (NIEM).

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...