Mundo > Atentado contra Maduro

Colombia respondió que Santos no se dedica a "tumbar gobiernos extranjeros"

El gobierno colombiano rechazó en forma tajante la incriminación del presidente venezolano en el ataque

Tiempo de lectura: -'

05 de agosto de 2018 a las 08:28

El gobierno de Colombia rechazó y calificó de "absurdos" los señalamientos del presidente venezolano, Nicolás Maduro, sobre la supuesta implicación del presidente Juan Manuel Santos en un atentado en su contra ocurrido este sábado en Caracas.

"Resultan absurdos y carecen de todo fundamento los señalamientos de que el mandatario colombiano sería el responsable del supuesto atentado en contra del presidente venezolano", indicó la cancillería en un comunicado, en el que rechazó "enfáticamente" las acusaciones.

"Ya es costumbre que el mandatario venezolano culpe permanentemente a Colombia de cualquier tipo de situación. Exigimos respeto por el Presidente Juan Manuel Santos, por el Gobierno y por el pueblo colombiano", agregó.

Más temprano, una alta fuente de la presidencia colombiana aseguró a periodistas que no tenía "base" la acusación de Maduro contra Santos con el alegado ataque en su contra, del que salió ileso aunque siete miembros de la Guardia Nacional resultaron heridos.

"El presidente está dedicado al bautizo de su nieta Celeste y no a tumbar gobiernos extranjeros", afirmó la fuente, que pidió el anonimato.

Lea también: Maduro denunció atentado y lo atribuyó al presidente colombiano: "Han intentado asesinarme"

Maduro aseguró que el atentado con explosivos de este sábado mientras encabezaba una ceremonia militar en el centro de Caracas buscaba matarlo.

"No tengo duda que el nombre de Juan Manuel Santos está tras este atentado", dijo Maduro en una alocución transmitida en cadena de radio y televisión.

Últimas horas de Santos

Santos dejará el poder el martes en manos del derechista y opositor Iván Duque, y es quien lidera la presión internacional contra el gobierno de Maduro, a quien califica de dictador.

En una entrevista con la AFP el lunes en Bogotá, el mandatario aseguró que veía "cerca" la caída del "régimen" chavista por la alta inflación, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula en un millón por ciento para este año.

El mandatario saliente consideró que lo mejor que podría pasarles a Venezuela y a Colombia, que comparten una frontera de 2.200 kilómetros, es que Maduro caiga, ojalá de "forma pacífica".

Aunque aseguró que esto aún no ha sucedido porque el gobierno venezolano ejerce una "represión cada vez más efectiva", que incluso ha disuadido nuevas protestas masivas.

A lo largo de su mandato de ocho años, Santos pasó de recomponer a prácticamente congelar las relaciones con el gobierno de Maduro, garante del pacto de paz con la ya disuelta guerrilla FARC y de las negociaciones en curso con los rebeldes guevaristas del ELN.

El mandatario colombiano fue endureciendo su posición frente a Maduro tras la convocatoria e instalación, en agosto de 2017, de una Asamblea Nacional Constituyente controlada por el chavismo. Pero dijo a AFP que nunca hubo riesgo de una confrontación militar.

Además, se ha abstenido de nombrar embajador en Caracas.

A raíz de la severa crisis económica que golpea a Venezuela, Colombia ha recibido una ola migratoria sin precedentes: más de un millón de venezolanos han ingresado en los últimos 16 meses y la mayoría pretende quedarse, según balances oficiales.

Comentarios