Cargando...
Alexey Slivaev dio su versión desde la cárcel

Nacional > IMPUTADO

Cómplice de Astesiano escribió una carta desde la cárcel: ¿contra quien apuntó?

El imputado por Fossati Alexey Slivaev aseguró que la documentación falsa “se está haciendo en la embajada de Uruguay en Rusia” y pidió fijarse en “quien firmó los pasaportes al entregarlos” para “entender todo”; también se planteó que “puede ser que el gobierno esté ocultando a los verdaderos culpables”

Tiempo de lectura: -'

27 de octubre de 2022 a las 05:04

La fiscal Gabriela Fossati avanza en la investigación de la organización que se dedicaba a falsificar documentación para permitir a ciudadanos rusos sacar la cédula y el pasaporte uruguayo.

Fossati ya imputó con prisión a cuatro personas (Alejandro Astesiano, el escribano Álvaro Fernández, su esposa Patricia Medina y el ruso Alexey Slivaev) e investiga si hubo funcionarios públicos de distintos organismos que colaboraron con el grupo

Una de las líneas de investigación de la fiscal apunta a saber quiénes fueron los rusos que recibieron los documentos adulterados y las razones por las que querían tenerlo, con el foco puesto también en si los imputados cometieron delitos de lavado de activos.

A su vez, Fossati está indagando a dos jerarcas policiales porque encontró evidencia de que Astesiano hacía otras gestiones irregulares, más allá de los pasaportes y las cédulas, de acuerdo a los mensajes que encontró en el teléfono del exjefe de la custodia de Luis Lacalle Pou.

Este miércoles, desde la cárcel de Punta de Rieles –donde está recluido–, Slivaev dijo a El País que simplemente era un gestor de los documentos que traían los rusos

En los últimos días, el ciudadano ruso escribió una carta en la que da su versión de los hechos, los motivos por los que se vino a Montevideo y de dónde sacó el dinero que usaba para vivir. Reconoce que conoció a Astesiano, Fernández y Medina, pero niega haber cometido irregularidades y dice que Fossati no lo quiso escuchar

También asegura que se están falsificando pasaportes en el consulado de Uruguay en Moscú desde hace años, apunta a que “puede ser que el gobierno esté ocultando a los verdaderos culpables”, señala que para “entender todo” la investigación debe centrarse en “quien firmó los pasaportes al entregarlos” y apuntó también al Registro Civil.

La fiscal indaga esa línea y pidió al Ministerio de Relaciones Exteriores información sobre los trámites realizados en el consulado ruso, datos que se están recabando para ser entregados a la Fiscalía, según supo El Observador. 

La carta

El documento de seis páginas fue escrito por Slivaev en ruso y traducido al español por su familia, que hizo llegar una copia a El Observador.

En la carta, Slivaev relató que conoció a Astesiano en noviembre de 2021 a través del escribano Fernández, que le pareció “una persona decente a primera vista” y que en la primera reunión que tuvieron le dijo que conocía a Fedor Bogorodskiy.

Bogorodskiy es un ruso que vive hace 15 años en Uruguay. Fue el traductor en el casamiento entre rusos que se hizo en el supermercado del Chuy el año pasado y antes –en 2018– estuvo en el Palacio de Miraflores, sede del gobierno venezolano, para el lanzamiento del Petro, una criptomoneda oficial, según informó Búsqueda en ese momento.

Alejandro Astesiano fue enviado a prisión

Slivaev negó tener un vínculo con Andrey Kashtanov y Olesia Dzhumelia, los rusos que se casaron en el Chuy, aunque Astesiano se jactaba de haber sido el que les tramitó las cédulas luego que el gobierno los autorizara a ingresar de forma excepcional porque las fronteras estaban cerradas, tal como publicó La Diaria.

De acuerdo con su versión, en ese primer encuentro le contó lo que había ocurrido en México y Astesiano le dijo que “fue incorrecto” que hicieran el trámite en ese país aunque nunca le explicó por qué. 

Este caso había sido revelado por Fossati en la audiencia de imputación del exjefe de la custodia de Lacalle Pou. La fiscal relató que la investigación se disparó en México cuando un ruso fue al consulado y dijo ser hijo de un uruguayo. Funcionarios de inteligencia policial ubicaron a este hombre, ya que la partida de nacimiento decía que tenía tres hijos pero este reconoció bajo acta que tenía uno solo aunque también admitió que le “firmó papeles” al escribano Fernández “desconociendo el contenido”. “Del expediente surge que a efectos de realizar el trámite, fue acompañado por el señor Slivaev”, argumentó una de las adscriptas de Fossati. 

En la carta, Slivaev reconoció que conoció al ruso a través de internet pero aseguró que tenía un padre uruguayo. Relató que recibió la partida de nacimiento, la tradujo en Uruguay y entregó los documentos a Registro Civil, pero negó haber cometido alguna irregularidad. “En el mundo estaba el tema del covid y me propuso encontrarnos en México. Ahí lo conocí personalmente y a su vez a otra persona”.

Según su relato, esa otra persona le escribía por Facebook y WhatsApp, y junto a otro hombre les ofrecieron pasaportes mexicanos falsos, algo que rechazaron. Esa decisión provocó que comenzaran a amenazarlos diciendo que tenían contactos en todo México y que llamarían a la embajada de Uruguay en ese país para decirles que tenían "pasaportes falsos". A su vez, les dijeron que estaban vinculados a la embajada de Estados Unidos y que ellos les harían “muchos problemas”.  

“Lo ayudé a entregar sus documentos a la embajada de Uruguay de México y ahí nos separamos”, zanjó. 

Dijo que no conoció a otros rusos en México y que cuando le llegó la denuncia no la tomó en serio porque venía de la Asociación de Compatriotas Rusos en México (Sorumex), la organización que, según él, promovía los pasaportes falsos. “¿De qué compatriotas estamos hablando? ¿Los que estafan y roban a gente, hacen pasaportes falsos y renuncian a la ciudadanía rusa?”, se preguntó y aseguró que “tenía la esperanza de que la gente que recibió estas denuncias no le prestaran atención por el tipo de gente pero fue en vano”

Respecto al vínculo con Astesiano, también contó que le presentó a otro ruso que estaba vinculado a la venta de combustible. “Esta persona quería la ciudadanía, Alejandro dijo que hablaría con Lacalle Pou y si el precio del combustible no era alto, entonces se le podría entregar un pasaporte diplomático y hacerlo en el consulado uruguayo, pero esto también quedó ahí”, agregó. 

En otro momento, Astesiano le preguntó si conocía a alguien de Rusia que podía traer ómnibus eléctricos

Astesiano está en prisión en Florida

“Me reuní con él como máximo dos veces, por lo cual yo no tenía ninguna relación con él, solo lo contactaba por preguntas importantes sobre Uruguay. A él también le había dicho que hay una cantidad de pasaportes que se están emitiendo en la embajada de Uruguay en Moscú y él dijo que resolvería eso también. En eso concluyen nuestras reuniones y charlas”, manifestó. 

Irregularidades en el consulado

Más allá del vínculo con Astesiano, Slivaev dedicó buena parte de la carta a señalar que hubo varios funcionarios públicos involucrados con la maniobra de falsificación de pasaportes con el foco puesto en que las irregularidades estaban en Rusia y apuntó al anterior consulado en Moscú.

Puso como ejemplo el caso del trámite de una cédula que ocurrió en Montevideo en 2019 y que forma parte del expediente. De acuerdo con su versión, las irregularidades en las partidas de nacimiento, que permitieron que ese ruso obtuviera antes el pasaporte, se hicieron en el consulado de Uruguay en Moscú.

Relató que pese a que Juan Martínez –el director del área de cédulas del Ministerio del Interior y el primero en denunciar la situación– les transmitió que creía que el pasaporte era falso, terminó entregándole la cédula a ese ruso

“Juan Martínez me preguntó quién hace pasaportes falsos y yo le respondí que eso lo hace la embajada y el consulado de Uruguay en Moscú. Él claramente no me creyó. No entiendo por que si él creyó que el pasaporte era falso lo entregó de nuevo y entregó la cédula. Eso ya no estaba en mi poder. Si le entregaron todo entonces supongo que toda su documentación era legal”, escribió. 

La carta señala que le pareció “raro” que Martínez le mostrara una foto del escribano Álvaro Fernández y le dijera que era “culpable de diferentes cosas”. “Yo le dije que lo conozco desde hace años y nunca vi nada malo de su parte”, continuó. 

“Lo importante es que la documentación falsa se está haciendo en la embajada de Uruguay en Rusia. Yo no podía decir que eran falsos ya que pasaron por el consulado y ellos decían que eran legales. Además sin la ayuda de alguien del Registro Civil es imposible. Puede ser que el gobierno esté ocultando a los verdaderos culpables”, agregó.

Slivaev relató que cuando Fossati le preguntó sobre los documentos, le dijo que solo era un gestor, que mandaba a traducir y luego los entregaba al Registro Civil. “Esta gente que viene a recibir la cédula ya viene con pasaportes uruguayos pero ella no me quería escuchar y cambiaba de tema, no sé por qué pero solo puedo suponer pero espero una decisión justa de esta investigación”

Su versión es que la mayoría de los documentos fueron emitidos por el consulado anterior en Moscú. “Fíjense en quien firmó los pasaportes al entregarlos y entenderán todo. Claramente no se pudieron emitir esos pasaportes sin la ayuda del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, sin la ayuda del Registro Civil y de Identificación Civil”.

Por último expresó que incluso un diputado ruso de Moscú tenía cédula uruguaya. “Después de haber vivido yo acá solo un año y no sabía cómo funcionaba la entrega de documentos, me encontré a Chesnokov Alexey que mostraba su cédula uruguaya, él era diputado de Moscú, alguien le ayudaba. Por lo cual me parece incorrecto que le echen la culpa a solo un ruso y a un empresario”.

Slivaev criticó la actuación de la Fiscalía por imputarlo y señaló que con el poder actual que tiene puede “culpar a cualquier persona solo porque así lo quiere y lo decidió”.

“Capaz si hacen una mejor investigación no me estarían mandando a mí, un hombre enfermo crónicamente con un montón de cirugías realizadas a la cárcel. Pero si mi destino es este lo acepto. Supongo que solo caí en una rivalidad política y ahora lo más fácil es culparme a mí, un ruso, que arreglar los problemas internos. Buscar a los culpables sería más difícil ya que tomaría más tiempo y seguramente personas de todos los partidos serían culpables”, escribió.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...