Cargando...
Las elecciones del FA fueron el pasado 5 de diciembre

Nacional > PLENARIO NACIONAL

Comunistas y MPP, cabeza a cabeza para ser primera fuerza dentro del FA

Con un escrutinio que apenas sobrepasa el análisis de la mitad de votos vertidos en urnas partidarias, los números ya ilustran posiciones de poder entre los sectores que componen a la coalición de izquierda

Tiempo de lectura: -'

24 de diciembre de 2021 a las 05:01

Las planillas parciales del Frente Amplio enseñan un cabeza a cabeza entre dos pesos pesados de la interna, la consolidación de nuevos bloques y el debilitamiento de otros. Con un escrutinio que apenas sobrepasa el análisis de la mitad de votos vertidos en urnas partidarias, los números ya ilustran posiciones de poder entre los sectores que componen la coalición de izquierda.

Cuando de interna frenteamplista se trata, el MPP y el Partido Comunista (PCU) son dos actores que pisan fuerte, tanto a nivel de listas sectoriales como en las bases. Uno desde el espacio 609 y otro desde la 1001, los dos se disputan ser la primera fuerza. La diferencia es tan estrecha que el primer puesto varía conforme avanza el escrutinio.

A la tarde del jueves –según el documento al que accedió El Observadorel PCU llevaba la delantera con el 22,69% de los votos. De esta manera estaba destronando al sector de José Mujica, que desde 2002 estaba en el primer lugar. Los emepepistas cosechaban por su parte el 22,12%, a una distancia menor de un punto porcentual de los comunistas.

Durante el último período, el MPP había sido el sector con mayor representación en el Plenario Nacional –órgano conductor del Frente Amplio que tiene en la Mesa Política su brazo ejecutivo–, con 18 lugares. El PCU, en conjunto con la 5005 y el sector Fidel, tenía 13.

La Convocatoria Seregnista Progresistas zanjada entre Mario Bergara, Danilo Astori y varios sectores del ala moderada de la coalición de izquierda ya se instalan como tercera fuerza. La lista 95 al Plenario Nacional reúne hasta ahora el 16,6% de los votos. Las implicancias políticas de esta nueva alianza son varias, y su eventual unidad jugará un rol preponderante en las elecciones nacionales de 2024. 

Si a su proporción se le suman la Vertiente Artiguista y el Nuevo Espacio –ambas agrupaciones de una sensibilidad similar pero que optaron por votar separados en esta instancia– el bloque se constituye en un cuarto entero dentro de la fuerza política, con el 25%. Comunistas, MPP y seregnistas marcan de esta manera con claridad bloques dentro del FA.

Todos los sectores ya mencionados apoyaron la candidatura de Fernando Pereira y propiciaron una holgada victoria que lo lleva a cosechar al cierre de esta edición casi el 68% de los pronunciamientos en urnas frenteamplistas. 

Gonzalo Civila fue uno de los tres candidatos a la presidencia del Frente Amplio

Buena parte del bloque restante se alineó detrás de la figura de Gonzalo Civila, secretario general del Partido Socialista (PS). La colectividad de Emilio Frugoni –la más añeja en la izquierda uruguaya– pierde terreno en estas internas, pese a haber lanzado a un candidato de su riñón. 

Ahora está quedando como cuarta fuerza, desplazada por la unidad de astoristas, progresistas y seregnistas, con el 8,36% de los votos.
Esa fracción le representa una caída en cuatro puntos porcentuales respecto a los comicios de 2016, en que compitieron 21 listas.

Respecto a la conducción de la fuerza política, los socialistas habían estado detrás de las últimas dos candidaturas que resultaron triunfantes: Mónica Xavier en 2012 y Javier Miranda cuatro años más tarde. Ahora –bajo un viraje político encabezado por el ala ortodoxa y asociada a una mayor radicalidad– adhirieron a la postulación que queda en segundo lugar, muy lejos del primero.

Fuentes políticas del entorno destacaron a El Observador, no obstante, que la campaña rindió en términos de “acumulación” para consolidar el espacio que se lanzó a mediados de setiembre en la Plaza Seregni, en la misma fecha que Civila oficializó su candidatura. A excepción del PCU, se sumaron a ese bloque varias de las agrupaciones que el año pasado militaron para llevar a Carolina Cosse a la Intendencia de Montevideo: La Amplia –sector de la intendenta, aunque no integra la orgánica–, el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), Casa Grande –de Constanza Moreira–, entre otros.

Ese espacio tiene pretensiones  de consolidarse. Sus integrantes, sin embargo, se debilitan en la interna. Tal como están los números a este jueves, Casa Grande y el PVP están perdiendo su representación en la Mesa Política, en la que habían tenido delegados desde el último período. No obstante, restan aún decenas de miles de votos por escrutarse.

Otro que pierde mucha fuerza es el exvicepresidente Raúl Sendic, que retornó a la actividad política con la lista 711. El resultado era esperado dado que la última imagen dada por los comicios de 2016 presentaban a un líder emergente en el Frente Amplio, previo a su renuncia a la vicepresidencia, la sanción de la orgánica y la sentencia judicial por el uso de tarjetas corporativas. De esta manera, su sector permanece en el Plenario Nacional pero tiende a perder su silla entre las 15 que componen a la Mesa Política. 

La Vertiente Artiguista –agrupación a la que está afiliado Fernando Pereira– y la Liga Federal –que tiene como su carta más fuerte al intendente de Salto, Andrés Lima– compiten por ser la quinta fuerza en la orgánica.

Los dos sectores están creciendo respecto a las últimas elecciones internas de 2016. El primero –que reúne hasta ahora el 5,89% de los votos– proyectaba un incremento dada su vinculación al candidato triunfante. El segundo –con el 5,73%– apostaba a la figura de Lima, que propició una participación muy grande de frenteamplistas en Salto. Si los números mantienen la tendencia, obtendrán un delegado en la Mesa Política.

El Nuevo Espacio de Rafael Michelini es otro de los debilitados. Al cierre de esta edición registraba el 2,99% de los apoyos, al tiempo que cinco años antes había congregado el 4,22%. La lista 949, encabezada por la diputada Cristina Lustemberg en unidad con militantes de la agrupación El Abrazo está imponiéndose sobre el sector del exsenador, con el 3,17% de los votos.

En su Congreso de octubre el Frente Amplio aprobó la modificación a la “base uno”, que históricamente garantizaba la representación en el Plenario para todos los sectores que presentaran listas a las urnas. Ahora se les exige una votación mínima del 1,16%, una medida criticada por varias agrupaciones chicas. Con esa reforma y los actuales números sobre la mesa, están quedando afuera de la orgánica cuatro listas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...