Mundo > COVID-19 EN AUSTRALIA

Coronavirus y la estrategia cero caso de Australia: de cuarentena total por un caso a organizar torneos de tenis con público

En Perth, se halló un caso después de 10 meses y las autoridades confinaron a toda la población; en Melbourne se detectó un caso después de 28 días y se suspendieron seis torneos de tenis

Un espectador observa el partido de la ATP Cup entre Andrey Rublev y Yoshihito Nishioka

Tiempo de lectura: -'

03 de febrero de 2021 a las 16:34

A fines de julio, Australia experimentó un sostenido aumento de casos de coronavirus, que llegaron a su pico máximo el 5 de agosto, cuando se detectaron 715 contagios nuevos en un solo día. Desde entonces, en el país de 25 millones de habitantes, la pandemia se ha mantenido bajo control y, más que algunos saltos aislados de 30 o más casos en las fechas cercanas a las fiestas —el 19 de diciembre se registraron 34, el 20 de diciembre 43 y el 30 de diciembre 31—, no ha tenido complicaciones ni cifras superiores a 40 desde setiembre.

Desde que comenzó el año, salvo el 2 de enero cuando se hallaron 35 casos nuevos de covid-19, Australia siempre registró menos de 24 infectados por día. Los números son tan favorables que, con casi el 53% de los habitantes testeados, el promedio en 2021 da 11,9 contagiados cada 24 horas, 55 casos activos y uno solo en cuidados intensivos, de acuerdo a los datos que proporciona el Departamento de Salud australiano.

Las pruebas cada mil personas demuestran que el país oceánico testea menos que Uruguay (1,35 pruebas contra 1,89), pero que, en relación a su población, tiene mejores números: realiza 510,53 testeos por cada mil habitantes, mientras que Uruguay hace 247,35. Las cifras de positividad decantan, a su vez, la balanza a favor de Australia: promedia 0,2% positivos en los últimos siete días.

Este miércoles apenas se hallaron seis contagios nuevos en ese país. ¿Lo sorprendente? Se detectaron luego de más de 59 mil pruebas realizadas en las últimas 24 horas, lo que arrojó apenas un 0,01% de positivos. Y este jueves, el número se redujo a cinco personas.

A diferencia de otros países, las buenas noticias del último tiempo permitieron llegar a más y llevar adelante el Abierto de Australia, uno de los cuatro torneos más importantes de tenis del año y uno de los pocos que pudo realizarse con público en 2020 por la entonces reciente aparición del covid-19.

El tenista Daniil Medvedev juega la ATP Cup con aforo limitado

Aunque algunos jugadores, como el suizo Roger Federer, descartaron participar debido a las estrictas cuarentenas que se exigen en el país, la mayoría de los tenistas más reconocidos del planeta encabezarán la cita que comenzará el próximo domingo 8 de febrero. Eso sí: para eso, antes, 72 tenistas tuvieron prohibido salir de sus habitaciones de hotel por semanas al llegar a Australia y algunos, como el uruguayo Pablo Cuevas, se entretuvieron entrenando desde el dormitorio.

Todas las medidas apuntan hacia un mismo fin: prevenir contagios. Y en este caso aún más, porque cada partido tendrá permitido hasta el 50% del aforo, medida a la que influyó la situación sanitaria de Melbourne, donde hace 28 días no aparecían personas con covid-19, hasta este jueves, cuando un caso de un empleado de un hotel que recibía a los jugadores obligó a suspender todos los partidos del día y testear a todos los tenistas que estuvieron en ese hotel. Es el costo del "contagio cero": obliga a medidas drásticas e inmediatas. Sus defensores, sin embargo, sostienen que permite volver a la "vieja" normalidad rápidamente.

En Sídney las disposiciones son igual o más estrictas. Al detectar un brote en esa ciudad, las autoridades no dudan ni un segundo en confinar a la población y enseguida limitar las reuniones a entre 6 y 10 personas, según el barrio, hasta averiguar la procedencia.

Perth es el ejemplo más reciente. Desde el domingo, en esa localidad rige una cuarentena obligatoria de cinco días, luego del positivo de un guardia de seguridad de un hotel, donde están en cuarentena personas recién llegadas al país. Por esa razón, alrededor de dos millones de residentes de la ciudad permanecerán en su casa hasta este viernes, al igual que los que viven en las regiones cercanas, y solo pueden salir para hacer ejercicio, recibir atención médica, realizar trabajos esenciales o comprar alimentos. 

Las nuevas normas son consecuencia del primer contagio local detectado en Perth desde hace más de 10 meses, advirtieron las autoridades.

"Nuestro modelo es tratar el asunto con mucha, mucha rapidez y dureza (...) para poder tenerlo bajo control y que no se produzca la propagación comunitaria del virus, como se ha visto en otros países del mundo", dijo a AFP el primer ministro del estado, Mark McGowan. 

Según estiman, el paciente contagiado contrajo coronavirus por medio de un viajero, aparentemente infectado con la variante británica del virus, que volvía a su hogar y estaba en cuarentena en un hotel. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...