Mundo > FORMAR GOBIERNO

Cottarelli obligado a llamar a nuevas elecciones en Italia en 2019

El jefe de gobierno podría no obtener la confianza del Parlamento

Tiempo de lectura: -'

29 de mayo de 2018 a las 05:00

El recién nombrado jefe de gobierno de Italia, Carlo Cottarelli, anunció este lunes que dirigirá un gobierno "neutral" que garantice la celebración de nuevas elecciones a "más tardar a inicios del 2019".

"Voy a presentarme ante el parlamento con un programa que, si obtengo la confianza, prevé sólo la aprobación de la ley de presupuestos, tras lo cual se disolverá para celebrar elecciones a más tardar a inicios del 2019", afirmó Cottarelli.

Designado este lunes por el presidente Sergio Mattarella, agregó que si no obtiene la confianza del parlamento convocará nuevas elecciones "después de agosto".

Es posible que Cottarelli, funcionario por casi 30 años del Fondo Monetario Internacional y llamado el "Señor Tijeras" por los recortes a las cuentas públicas, no obtenga la confianza del Parlamento, cuya mayoría detienen las formaciones antisistema Movimiento 5 Estrellas y la derechista Liga de Matteo Salvini.

Lea también: El "abogado del pueblo" ante el reto de formar gobierno en Italia

Italia vive una grave crisis política después de que Mattarella rechazara la propuesta de esas dos formaciones de designar como ministro de Economía a Paolo Savona, conocido por sus posiciones euroescépticas.

"Será un gobierno neutral (...) Me comprometo a no ser candidato en las próximas elecciones y lo voy a exigir a los ministros de mi Ejecutivo", añadió.

El nuevo primer ministro, que dirigirá un gobierno de transición para tranquilizar a los mercados y a la Unión Europa, subrayó que su gobierno manejará correctamente las cuentas públicas y que considera "esencial" el diálogo con Europa.

"El diálogo con Europa es clave, debe ser constructivo con el reconocimiento del rol de Italia como país fundador de la Unión Europea y de nuestra participación en la eurozona", dijo.

La Bolsa de Milán perdió un 1,4% hacia mediodía, testificando la preocupación de los mercados por la situación política en Italia.

"Un golpe de Estado financiero"

Cottarelli, que prometió mantener la neutralidad y la de sus ministros, goza del apoyo sólo del Partido Democrático (PD), el gran perdedor de las elecciones de marzo tras cinco años al poder.

Forza Italia, el partido del magnate Silvio Berlusconi, rehabilitado políticamente, anunció que no le dará su apoyo para preservar la unidad de la coalición de centroderecha y la alianza con Salvini.

No se trata de la primera vez que en Italia designan a una personalidad con un perfil técnico para gobernar momentos difíciles.

Fue el caso de Mario Monti, nombrado en 2011 para frenar las turbulencias de los mercados y las presiones de Europa.

La figura de Cottarelli y sobre todo su pasado como miembro por casi 30 años del influyente Fondo Monetario Internacional, genera fuertes críticas de algunos sectores.

"Es un golpe de Estado financiero", tituló el diario Il Fatto Quotidiano, que considera que se ha "arrojado a la basura" el voto de 17 millones de italianos.

Entre los más indignados con Mattarella figura el líder del Movimiento 5 Estrellas, sobre todo después de que el presidente vetara el domingo el nombramiento del euroescéptico Paolo Savona como ministro de Economía.

"Inútil que se vote en Italia. Los gobiernos los deciden los 'lobbies' financieros", reaccionó Di Maio.

"Italia no es una democracia, no se respeta el voto popular. Los poderes fuertes quieren una Italia esclava, pobre y precaria", protestó por su parte Salvini.

Los dos movimientos han convocado a manifestaciones de protesta en todo el país para denunciar lo que consideran una violación del resultado electoral.

"Invito a todos a participar en una manifestación el 2 de junio en Roma para decir pacíficamente que nuestro voto sí vale", lanzó di Maio, mientras los militantes de Salvini ocuparán 100 plazas en toda la península.

En un mensaje oficial, el presidente Mattarella explicó el domingo que "la designación del ministro de Economía constituye siempre un mensaje inmediato de confianza o de alarma para los agentes económicos y financieros".

Mientras la UE abogaba este lunes por un gobierno estable y proeuropeo en Italia, la líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, denunció "un golpe de Estado" de la Unión Europea en Italia.

También ha sido muy crítico el exministro de Finanzas griego Gianis Varoufakis, que se interrogaba este lunes sobre la controvertida decisión del presidente Mattarella de vetar al ministro contrario a la moneda única.

"¿Hubiera vetado con la misma firmeza a un ministro del Interior, como hubiera sido Salvini, dispuesto a expulsar 500.000 inmigrantes, un proyecto monstruoso? Sobre eso no tuvo escrúpulos, ni una palabra dijo", escribió.

Comentarios