Nacional > NUEVO CPP

Crónica de un fiscal agobiado y solo en la noche montevideana

Dispone un solo funcionario para atender todos los delitos de la capital

Tiempo de lectura: -'

07 de noviembre de 2017 a las 05:00

Eran las 12 de la noche, y el turno del fiscal Gustavo Zubía ya había atendido unas 60 denuncias en cuatro horas de trabajo. El Observador había llegado al viejo edificio de Fiscalía en Paysandú 1266 para entrevistarse con él, pero no fue posible por las constantes llamadas que llegaban a su celular.

Como único fiscal de flagrancia (que actúa cuando los delincuentes son detenidos en el momento que cometen el delito) de la capital durante la noche del sábado, Zubía debió atender cada crimen perpetrado entre las ocho de la noche y las ocho de la mañana en Montevideo. Si los delincuentes son detenidos de forma inmediata, puede llevarlos a una audiencia de formalización -etapa en la que se define si se lleva adelante o no un juicio penal contra el acusado-, de lo contrario debe dar los pasos iniciales en la investigación para luego derivarlo a un fiscal especializado.

Según contó Zubía más tarde, aquella noche se alcanzaron las 210 llamadas, una cifra que superó a la registrada en el turno nocturno del miércoles 1 cuando había recibido 180 comunicaciones de parte de efectivos policiales.

"¿Qué número es su caso?", le preguntó Zubía a un policía que lo había llamado para darle novedades de una situación de violencia doméstica denunciada algunas horas antes. El fiscal buscó en su cuaderno hasta encontrar la página en la que llevaba los apuntes de ese crimen. "¿Pudieron encontrar al hombre?", preguntó el fiscal. "No, y nadie sabe dónde encontrarlo", contestó el efectivo. "Pongan una guardia, si ven al hombre agárrenlo y me vuelven a llamar", dijo Zubia quien no llega a cortar cuando su celular recibió una nueva llamada.

La siguiente comunicación es por un hurto de ropa en un supermercado. La mujer quedó filmada y fue detenida en el lugar con la mercadería robada "Pida declaración a todos los testigos que pueda, que la describan bien (...) ¿se la identifica en las cámaras? ¿Tiene antecedentes? Averigüe todo y tráigame en tres horas la carpeta que vamos a formalizar (llevar a juicio)", transmitió Zubía.

En una hora Zubía no paró ni un momento de atender llamados. Debió actuar en el caso de una joven a la que le robaron el celular pero que en una confusa situación acabó quedándose con la bicicleta en la que se trasladaba el delincuente; en una discusión en un bar que terminó a las piñas y en varios casos de violencia doméstica, uno de los cuales acabó con el suicidio del agresor. Más tarde, debió presentarse en un accidente fatal ocurrido durante la madrugada, al tiempo que uno de sus adscriptos se presentó en Cebollatí y Barrios Amorín, donde unos delincuentes robaron un cajero automático haciéndolo explotar.

También recibió el llamado de casos que no justificaron su actuación, como el de un hombre que sufrió heridas leves tras caerse solo de su bicicleta. "Decíle que te das por enterado y nada más", le aconsejó la adscripta.
Hasta el 1º de noviembre, cuando entró en vigencia el nuevo Código del Proceso Penal, quien recibía los llamados de la policía era el juez y no el fiscal. En Montevideo había cuatro jueces de turno, quienes debían atender las 24 horas del día las llamadas de la Policía.

Actualmente, un único fiscal realiza esta tarea en turnos de 12 horas. Una vez culminada esa guardia, tiene dos días para llevar a una audiencia de formalización los casos en los que trabajó el día anterior.
Su único apoyo son los dos adscriptos que trabajan para él, pero la decisión sobre las primeras actuaciones policiales solo la puede tomar el fiscal titular.

Para Zubía "tiene que haber otro diseño del trabajo de los fiscales porque está en riesgo su salud física y mental". "Necesitamos más cargos de fiscales y de adscriptos para que podamos ser eficientes", agregó.

Zubía dijo que mientras que en Europa hay un fiscal cada 35.000 o 40.000 habitantes, el sábado en Montevideo había uno solo para 1,3 millones de habitantes. El fiscal también señaló que en la década del noventa, cuando se trabajaba con el Código anterior, había tres adscriptos, en lugar de los actuales dos que hay cuando el sistema penal carga con más responsabilidades al Ministerio Público
A finales de octubre, la Asociación de Fiscales del Uruguay (AMFU) presentó un recurso ante el fiscal de Corte para que se cambie el sistema de turnos por considerarlo "injusto y excesivo".

Fiscal en la calle

Zubía
El sábado cuando Zubía y su equipo de dos adscritos llegaron a las oficinas de Fiscalía se encontraron con que el local estaba cerrado y debieron atender el turno desde la calle.
El sábado cuando Zubía y su equipo de dos adscritos llegaron a las oficinas de Fiscalía se encontraron con que el local estaba cerrado y debieron atender el turno desde la calle.

Cuando sobre las 20 horas del sábado, Zubía y sus dos adscriptos llegaron a la puerta de Paysandú 1266, desde donde se llevan adelante los turnos nocturnos, la puerta estaba cerrada (ver foto).
Como el turno comenzaba a esa hora, Zubía debió atender los llamados de la policía sentado en el escalón de la puerta de acceso de una vivienda contigua al edificio de Fiscalía. Según contó el fiscal, recién sobre las 20:40 llegó el funcionario de seguridad que pudo dar acceso a la oficina.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...