Estilo de vida > TURISMO

Crónica de un viaje en pandemia y todo lo que tenés que saber si vas a hacer turismo

Hay cosas que cambiaron desde que llegó el covid-19 y que conviene saber antes de partir de vacaciones

Tiempo de lectura: -'

19 de diciembre de 2020 a las 05:01

En momentos en los que el coronavirus arremete con fuerza en una nueva ola de contagios, viajar al exterior parece una idea descabellada. Pero no lo es. Y, a priori, tampoco supone un riesgo mayor al que representan otras actividades, siempre y cuando se tomen los recaudos necesarios. 

Si bien esta semana el gobierno decidió suspender el ingreso al país de uruguayos entre el 21 de diciembre y el 10 de enero, quienes tengan un pasaje comprado antes del anuncio podrán hacerlo. Y a su vez, los uruguayos que quieran salir también pueden hacerlo.

Lo que sigue es un relato sobre cómo se vive un viaje en pandemia, a qué hay que atenerse, cuál es el precio que hay que pagar por hacer turismo puertas afuera (el hisopado y la cuarentena), así como lo que pasa al regreso. 

Los aeropuertos y aerolíneas

Volar ya no es como antes. El cambio más notorio es tener que estar durante todo el vuelo con el tapabocas puesto, algo que parece traumático pero no lo es. 

Hay que reconocer, no obstante, que a la sexta hora de vuelo los elásticos del tapabocas empiezan a molestar, por lo que se recomienda usar modelos que se atan atrás de la cabeza. 

Al no existir una normativa que regule el aforo adentro de los aviones, dependerá de la demanda y de cuánto se haya vendido el vuelo, por lo que se puede viajar en vuelos repletos o semivacíos. 

92% cayó la cantidad de pasajeros en el Aeropuerto Internacional de Carrasco, según datos cerrados a octubre y comparados con 2019. 

Para disminuir el contacto físico al mínimo las aerolíneas suprimieron el servicio a bordo.

Y ahora lo habitual, al menos en los vuelos de media distancia, es recibir, al subir, una botella de agua y una serie de snacks para sobrevivir el resto del vuelo. 

La llegada a destino

Así como los aeropuertos y las aerolíneas se adaptaron a esta realidad, lo mismo hicieron los hoteles. El destino de este viaje fue la Riviera Maya, en México, y en especial el complejo Grand Palladium con sus hoteles Colonial, Kantenah y White Sands, así como la línea más lujosa y exclusiva para adultos TRS Yucatán. Este all inclusive que da al Caribe está preparado para recibir huéspedes desde el 3 de octubre, día en el que volvió a abrir sus puertas tras un parate obligado de siete meses por la pandemia.

Como en los aeropuertos, en los hoteles también se controla la temperatura y se pide una frecuente higiene de manos. El uso de tapabocas, sin embargo, es una recomendación y no una exigencia. 

El gran cambio en este tipo de complejos tiene que ver con la gastronomía y los servicios. Para empezar, el viejo concepto de buffets kilométricos cambió por completo. Ahora el mundo hotelero viró hacia el buffet asistido. Esto quiere decir que el contacto del huésped con la vajilla y los alimentos está totalmente restringido.

Lo normal ahora es que las personas se sienten en una mesa donde se colocan los platos, cubiertos, vasos y servilletas. Esos elementos son distribuidos por el personal (de tapabocas y lentes protectores) con pinzas, para evitar tocarlos.

En cuanto a la comida, ahora es el personal el que sirve los alimentos a pedido de los huéspedes, que pueden pedir la cantidad que quieran, las veces que quieran.

También hay productos que se colocan en porciones individuales (panes, quesos y fiambres, yogures, frutas, por nombrar algunos) para que el huésped recoja su plato y lo lleve a la mesa.

Los servicios que ofrecen los hoteles también se resintieron. Es común que ahora las personas tengan que reservar hora para prácticamente todas las actividades que se desarrollan dentro del complejo, ya que es necesario respetar el aforo en gimnasios, restaurantes y spas, por ejemplo. 

Pero hay otros que ni siquiera están disponibles, como los espectáculos nocturnos, los bailes u otras actividades grupales, como las deportivas. 

Control aleatorio 

Mientras que el Aeropuerto Internacional de Carrasco parece bastante ejemplar en las medidas sanitarias que adoptó, los de otros países no lo son tanto. 
En el aeropuerto de Cancún, por ejemplo, se aplica un sistema aleatorio de control aduanero, que implica que cada pasajero que desciende del avión tiene que tocar un botón rojo que dispara un mecanismo aleatorio de selección. Si se enciende una luz verde en la pantalla entonces el pasajero puede seguir su curso. Pero si la respuesta es roja, entonces tiene que pasar por el control manual de su equipaje. Esto puede ser muy riesgoso teniendo en cuenta el contacto directo con la superficie de cientos o miles de pasajeros que pasan por día, así como que no hay ningún dispensador de alcohol en gel al alcance de la mano.

El precio a pagar

Si bien viajar en pandemia es posible, tiene un costo. Y ese costo, de forma muy simplificada, está relacionado con los hisopados (dependiendo del lugar de viaje puede ser más de uno) y la cuarentena posterior al regreso. 

Lo bueno es que los operadores turísticos están preparados para coordinar hisopados en el exterior y a veces incluso con laboratorios que toman la muestra en el propio alojamiento. 

Es importante que los uruguayos chequeen que el estudio que les están haciendo en el extranjero sea a través del método PCR, ya que ese es el que pide el Ministerio de Salud Pública (MSP) para retornar al país sin problemas. En concreto, tal como establecen las disposiciones sanitarias actuales, los uruguayos deben contar con un hisopado negativo obtenido en un plazo no mayor a las últimas 72 horas. 

También es importante tener en cuenta que ese estudio será pedido a la hora de abordar el vuelo con destino a Montevideo, así como a la llegada a Uruguay. 

Para entrar al país las autoridades piden que las personas firmen una declaración jurada (algo que se puede hacer vía electrónica o manual) en la que se establece la dirección en la que se hará la cuarentena, así como otros datos básicos sobre la salud del pasajero y su prestador. 

El trámite posterior al aterrizaje en Montevideo suele ser engorroso, ya que a veces hay una sola médica del ministerio para controlar a los pasajeros de un mismo vuelo. Lo más recomendable es llenar el formulario online, ya que de esa forma la persona recibirá un código QR que podrá presentar al aterrizar y que será más rápido de leer por los médicos del MSP.

Es probable que varios días después de llegar al país funcionarios del ministerio se contacten con los pasajeros para actualizar su estado de salud. Es en esas comunicaciones que los funcionarios pueden detectar si hubo un caso de coronavirus en el vuelo y alertar a los demás pasajeros. 

Pero el periplo no termina al llegar. Porque, pese a tener el hisopado negativo, deberán cumplir una cuarentena obligatoria de al menos siete días.

Las personas tienen dos opciones. O hacen una cuarentena corta y luego salen de ella con un hisopado negativo, o bien optan por aislarse durante 14 días continuos. 

Desde el inicio de la pandemia los laboratorios privados que ofrecen este tipo de servicios a particulares se han multiplicado. Genia es uno de ellos. El estudio tiene un costo de $ 4.900 para una persona pero si van dos el precio baja a  $ 3.900. A partir de la tercera persona se aplica un descuento de 10%. Este laboratorio, al igual que otros, ofrece servicios a domicilio, ya sea en Montevideo como en el resto del país. Los resultados son enviados al paciente por correo electrónico en un plazo de 24 horas. l

*Esta nota forma parte de un viaje de reconocimiento organizado por 5M, el holding integrado por varias agencias de viaje de Uruguay –como Jetmar, Tienda Viajes, Buemes e Hiperviajes–, con apoyo de Copa Airlines y Grand Palladium.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...