Economía y Empresas > EMPRENDEDORES

Cuando una cultura de trabajo es el resultado de una crisis

El salvataje la fábrica de Alpargatas Paez hizo que Harvard escribiera un caso de estudio

Tiempo de lectura: -'

01 de junio de 2018 a las 18:25

Con el objetivo de que el espíritu argentino se expandiera, Tomás Pando y Francisco Murray se lanzaron al mercado de las alpargatas en el año 2007 creado la firma Paez. Después de nueve años, la empresa cuenta con presencia en 45 países pero antes de lograr esto los emprendedores debieron sobrellevar la peor crisis de la empresa con tan sólo un año de haber sido fundada.

En el marco de la Mega Experiencia de Endeavor, llevada a cabo el jueves en el LATU, Murray contó su experiencia personal gracias a la cual entendió que no hay "un problema demasiado grande cuando el propósito está claro".

Después de dos años de estar con Paez en el mercado, con contratos cerrados con Sudáfrica, Chile y Uruguay y haber vendido 20.000 pares de alpargatas en Argentina, la empresa recibió en el 2008 una oferta de fabricar 200.000 calzados de este tipo para un cliente estadounidense. "No podíamos creer lo que nos estaba pasando", recordó Murray. Fue así que en 35 días el equipo construyó una fábrica, contrató empleados y compró una gran cantidad de materia prima para poder realizar con éxito el pedido.

A pesar de que los fundadores sabían que Estados Unidos estaba atravesando una crisis económica, decidieron seguir adelante con el encargo. "El último día teníamos la mercadería empaquetada y sólo faltaba un mail",relató. Pero el mail que llegó no tenía el mensaje que esperaban..

El cliente decidió cancelar el contrato porque la situación económica no permitía pagar los costos totales del encargo. "Me quedó la mente en blanco después de leer las primeras dos líneas", contó Murray mientras explicó que la situación era muy compleja porque no se estaban dando ventas significativas en Argentina.

Los fundadores tenían US$ 300.000 de deuda, una enorme cantidad de mercadería que no fue vendida y ningún plan de escape. Fue entonces que entendieron que debían actuar de manera diferente.

El momento de salir adelante

"Juntamos a inversores, acreedores, empleados, les dijimos que estábamos en el horno, que les debíamos mucha plata y les preguntamos si estaban con nosotros. Por suerte dijeron que sí", contó Francisco Murray aclarando que ser directo es vital en estos casos. Fue así que el objetivo mayor dejó de ser el crecimiento exponencial de la empresa y pasó a ser la búsqueda de una recuperación de la firma conforme a que se pudieran reanudar las ventas y saldar las deudas. "Teníamos que salvar la fábrica porque había 30 personas que dependían de nosotros dos", apuntó.

Durante esos días, la compañía trabajaba de manera horizontal en donde todos llevaban tareas dinámicas que cambiaban día a día. "En ese momento queríamos generar un valor colectivo con el fin de transmitir confianza", señaló Murray.

Al entender que el foco era el problema a resolver, el valor de la marca quedó de lado haciendo que la creatividad aflorara y las ventas se dieran en los lugares más recónditos de Argentina. Al salvar la fábrica, "Paez creó una cultura de trabajo" que marcó a sus empleados para que estos no se desanimaran y pudieran seguir adelante a pesar de las adversidades. Murray aseguró que los valores que integran esta cultura no son más que los valores humanos, haciendo que después de superada la crisis el sentido de la marca emergiera por sí solo.

Esta manera de trabajar llevó a que Harvard University decidiera escribir sobre el caso de los fabricantes de alpargatas porque la cultura desarrollada en la compañía marcó una forma de trabajo. "Gracias a esta manera de trabajar salvamos nuestra empresa y decidimos combinar nuestros valores personales con los que uno se maneja a la hora de trabajar", concluyó Murray.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...