Fútbol > DANUBIO

Danubio a Segunda: apellidos históricos, ascensos inmediatos y un arquero de 15 años que fueron a buscar al liceo

Los franjeados bajaron en 1959 y 1969 y en ambas ocasiones subieron al año siguiente, con figuras como el Chueco Romero y Lito Silva, en 1960, y Perrone y Carrabs, quien contó su experiencia en 1970

El equipo de 1970

Tiempo de lectura: -'

25 de marzo de 2021 a las 05:03

Luego del dolor por el descenso de Danubio a la Segunda División Profesional, un hecho que se concretó este martes, los franjeados quieren pasar página rápidamente y afrontar la nueva temporada en el ascenso, a la espera de repetir lo que ha marcado su historia cuando le tocó bajar.

Desde que ascendieron en 1947 y se estrenaron en Primera en 1948 con un histórico triunfo por 2-1 ante Peñarol, los de Maroñas solo habían perdido la categoría en tres temporadas, en 1959, 1968 y 1969, y en las tres ocasiones lograron reponerse inmediatamente, retornando a la principal división al año siguiente.

Ahora será Leo Ramos quien intenté devolverlo a Primera.

El equipo de Danubio de 1947 que logró el primer ascenso a Primera

1959 y 1960: el Chueco, el jugador récord que se quedó para subir

El primer descenso de Danubio se consumó en 1959, en una temporada del Campeonato Uruguayo en la que jugaron 10 equipos, a dos ruedas, y en la que los franjeados se quedaron con el único puesto de descenso, al finalizar últimos con 10 puntos, producto de tres partidos ganados y cuatro empates, en el anterior sistema de puntuación que daba dos puntos por victoria.

El anteúltimo clasificado fue Liverpool, el hoy campeón del Clausura, que cerró aquel año con 14 unidades, mientras que el campeón fue Peñarol, luego de una polémica final ante Nacional que se jugó en marzo de 1960, recordada por el episodio de Spencer y Linazza, dos jugadores que no habían jugado la fase de regular del campeonato pero que estuvieron en la final.

En aquella temporada, Danubio comenzó con Emilio Pedutto como entrenador, que había sido jugador del club, y luego fue seguido por Julio Sagastume, a quien le tocó descender, recordó a Referí Aníbal Rey, historiador de Danubio y de la Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo.

En 1960, ya en la B, el año comenzó con Jacobo Jack como DT y luego lo reemplazó Alejandro Morales, quien fue quien coronó el campeonato y el ascenso.

El equipo de 1960

“En ese año se dio el retiro del “Chueco” Carlos Romero, que es el jugador con más partidos en Danubio, con más de 400 encuentros”, destacó Rey sobre el habilidoso creativo que fue integrante del plantel campeón del mundo en 1950, quien jugó en el descenso y contribuyó a devolver a Danubio al círculo de privilegio.

Algo impensado en los tiempos actuales, Romero tuvo la particularidad de vestir solamente la camiseta franjeada durante sus 15 años de carrera, siendo siempre un titular indiscutido y figura con sus moñas y goles.

En aquel equipo los nombres que sobresalían, además del Chueco, fueron los de Yamandú Albarracín, Washington Manghini, que jugó en la selección uruguaya y fue campeón de la Copa América de 1956 y 1959 y Héctor “Lito” Silva, quien luego pasó a Peñarol, conquistando la Libertadores e Intercontinental de 1966 y la Copa América de 1967 con la celeste.

El dolor del descenso

Danubio fue el campeón de la Segunda división, con River Plate segundo y Central Español tercero, en un torneo muy ajustado, con ocho equipos, a tres ruedas, y con los franjeados sumando 30 puntos y sus seguidores ambos con 27. Además, en ese torneo jugaron Bella Vista, Canillitas, Colón, Progreso y Uruguay Montevideo.

1969 y 1979: los recuerdos de Carrabs, un “equipazo” y su hinchada

En 1968 volvió a caer a Segunda. Su regreso a Primera fue curioso ya que en 1969 ya estaba nuevamente en la A. ¿Por qué?

En 1968 el torneo de la B causó furor y llenó el Estadio Centenario para la final que jugaron Bella Vista y el Huracán Buceo del Topo Gigio (así se recordó la campaña por la mascota que acompañaba al tricoplayero). El que subió fue el papal. 

La Asociación Uruguaya de Fútbol aprovechó ese boom y organizó en 1969, antes del inicio del Uruguayo de la A un torneo de ascenso especial, entre los cuatro primeros equipos que secundaron a Bella Vista en la B en 1968. Todos los boletos apuntaban a que subiera Huracán Buceo, pero el campeón fue Danubio que rápidamente volvió a Primera.

Pero así como subió, bajó ya que en ese 1969 no logró mantener la categoría. Ese torneo lo jugaron 11 equipos a dos ruedas, con un solo descenso y en el que nuevamente Liverpool fue anteúltimo.

En esa temporada, Danubio sumó solo 11 puntos en 20 partidos, con tres victorias, cinco empates y 12 derrotas. El campeón fue Nacional.

“Ese año hubo tres técnicos, se ve que por la situación deportiva iban cambiando”, recordó Rey. El equipo comenzó con Juan Carlos “Nino” Corazzo, histórico entrenador de la selección uruguaya, campeón de la Copa América de 1959 y 1967, y abuelo de Diego Forlán, quien se enfrentará a Danubio con Atenas este año en Segunda.

El equipo de 1970

Luego, lo reemplazó Segundo González, exjugador franjeado, y Juan Ranzone, a quien le tocó descender.

Para la temporada 1970 se designó a Rodolfo Zamora como director técnico, quien logró el título y el ascenso. “En ese plantel estaba Lorenzo Carrabs, que debutó en ese campeonato con 15 años”, recordó Rey. “Se lesionó al arquero titular y Carrabs estaba en la UTU de Curva de Maroñas, en plena clase, y lo fueron a buscar para concentrarlo y debutar en Primera”.

“¡Y tenía 15 años!”, rememoró el historiador danubiano, en días donde el fútbol uruguayo está sorprendido con el juvenil delantero de la franja Nicolás Siri, quien con 16 años marcó un hat trick en la pasada fecha del Clausura.

Eso confirma que en “la Universidad del Fútbol”, como se llaman los danubianos, la cédula no importa a la hora de mandar un jugador a la cancha.

Lorenzo Carrabs

Y Carrabs, que hoy tiene 66 años, nuevamente está en Jardines, porque el año pasado, luego de la pandemia coronavirus, fue incorporado para trabajar como entrenador de arqueros en las formativas.

En diálogo con Referí, recordó cómo fue su debut en 1970. “Entrenábamos siempre por la tarde y en la mañana íba al liceo. Justo el día antes del partido se entrenaba de mañana y yo no entrenaba porque tenía que estudiar”.

“Y ese día me van a buscar al liceo, porque el golero de ese momento se había cortado la rodilla con unos vidrios entrenando afuera del estadio, porque había llovido”, señaló.

Del liceo se fue a concentrar porque el partido era al otro día, ante Progreso y de visita en el Paladino. “No sabía si iba a jugar o no, porque había otro arquero argentino”, dijo, y repasó la increíble forma en la que el entrenador lo eligió a él para atajar.

Lorenzo Carrabs en su escuela de arqueros

“El técnico era Chiche Zamora, que fue técnico de la selección uruguaya. Hizo la charla y dio todo el equipo menos al golero. Cuando él entró  al vestuario de la cancha de Progreso, yo ya estaba vestido, le gané de mano al otro arquero, y me eligió a mí. Así fue mi debut”, rememoró.

“Y debuté en la cancha de Progreso, tenía 15 años”, agregó. “No es fácil. Uno en ese momento no pensaba, pensé que era la oportunidad, el momento en que tenía la chance de poder jugar y yo ya había jugado, siendo un par de años más chico, con hombres en el Campeonato de la Liga de Carrasco. Ya estaba acostumbrado a entenderme con gente más grande”.

Los nombres de aquel equipo son más familiares. Rey los repasó: “Estaba Alberto “Bocha” Cardaccio, que jugó el Mundial de 1970 y luego fue transferido por Danubio, Ruben “Toto” Giménez, que luego jugó en Nacional, Bethoven Javier, Orlando Virgili que también jugó en Nacional”.

“Estaba el Rafa Perrone, que debutó en ese campeonato con 16 años y es el padre de Diego Perrone. También estaba “el Pelado” Roberto Repetto, que también fue técnico, Vito Fierro que también fue entrenador”, agregó.

Carrabs, por su parte, también mencionó a sus compañeros Hamilton Rivero, Omar Fernández y Carlos Cabrera. “Teníamos un equipazo que, aparte, era local en cualquier lado porque era acompañado por la gran hinchada que siempre ha tenido Danubio y que iba a todos lados”.

Leo Ramos seguirá en el equipo

En aquella temporada, Danubio fue campeón con 27 puntos en 16 partidos. En esa B jugaron además Progreso, Central Español, Wanderers, Rentistas, La Luz, Colón, Mar de Fondo y Fénix, que fue último. De todas formas, el que descendió a la Intermedia fue Mar de Fondo, por promedio

Además, hubo un playoff para determinar qué equipo subía a la Liga Uruguaya Profesional de 1971, un nombre que hoy suena cercano, luego de que la semana pasada se votara formar una nueva Liga Profesional, aunque con otro fin. El ascendido fue Progreso, mientras que Rampla fue a la Primera B de 1971.

De esa forma, Danubio logró su segundo ascenso y se mantuvo en Primera por un ciclo de 51 años en el que conquistó sus cuatro títulos de campeón uruguayo (1988, 2004, 2006/07, 2013/14), siendo además uno de los equipos con mayor formación de jugadores.

Hasta que este 23 de marzo, luego de dos temporadas complicadas, volvió a descender.

El Pumita Rodríguez sufre la caída a Segunda

“A uno le duele mucho, porque es el equipo que uno lleva en el corazón, que me formó como jugador y persona, que me dio la posibilidad de hacerme conocer. Le tengo un gran aprecio y cariño”, dijo Carrabs.

El entrenador de arqueros confía en un pronto regreso de la mano de Leo Ramos. “Danubio tiene una base muy importante para este mismo año volver a Primera. Tengo la fe de que Leo Ramos y su grupo de colaboradores van a armar un buen equipo y Danubio va a estar donde tiene que estar”.

“Hoy todos los hinchas y los que queremos al club, nos sentimos muy mal. Pero el fútbol es eso. El equipo no pudo lograr los resultados y hay que pelearla de vuelta”, agregó quien puso las manos para retornar a la franja a la máxima categoría por última vez.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...