Economía y Empresas > EMPRESARIOS

De la incertidumbre a la desesperación: así se atraviesa la crisis en las termas

Con pocas esperanzas de reactivarse para las vacaciones de invierno y primavera, vislumbran un año perdido

Tiempo de lectura: -'

12 de mayo de 2020 a las 11:13

Hace dos meses que el panorama de las termas es desolador, comentó Diego González, presidente de la Asociación de Hoteleros, Restaurantes y Afines de las Termas del Daymán, quien además trabaja en el hotel Los Naranjos. Y la luz al final del túnel parece seguir lejos. 

Días atrás, durante su visita a Salto, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, dijo que no hay "prisa" por reabrir los parques termales. Aseguró además que las termas son "un caldo de cultivo". Los empresarios y comerciantes de estas zonas, que pasaron "de la incertidumbre a la desesperación", según González, esperan que esa frase quede atrás como una simple anécdota y no desencadene un "miedo post apertura" en la opinión pública.

"No sé en qué se basa (el ministro). Quizás habla de algún centro termal en especial y englobó toda la parte de las termas. Acá las piscinas y parques termales tienen la consciencia de tratar las aguas para que no tengan bacterias y virus que todos sabemos que andan en el aire. Se toman todos los recaudos", indicó González. Contó que para "afrontar cualquier duda", se está trabajando en un proyecto en conjunto con los demás complejos termales -Arapey, Guaviyú, Almirón- para realizar estudios mensuales de la calidad del agua. 

"Queremos demostrar que las aguas termales tratadas de forma correcta no son transmisoras de ninguna enfermedad, Estamos tratando de recabar información y el ministro dijo que iban a asesorar internacionalmente. Por la información que tenemos, las termas son un lugar seguro", añadió.  

González contó que "más de uno" de los comerciantes de la zona del Daymán está evaluando cerrar definitivamente, teniendo en cuenta que la reapertura será paulatina, y que no se compensará con ocupaciones del 100%. Las termas del Daymán trabajan en un protocolo para volver a abrir con porcentajes de ocupación más bajos y asegurando el distanciamiento social. Los demás puntos termales, como Arapey y Guaviyú trabajan en la misma línea. 

Las termas del Daymán estaban manejando entre un 80% y 85% de público uruguayo. La realidad es bien distinta para los hoteles all inclusive (todo incluído) que tienen mayor público argentino y brasilero.

Otra suerte
Los destinos de sol y playa -como los balnearios del este- estaban terminando sus meses de temporada alta cuando se detectaron los primeros casos de covid-19 en Uruguay. Pero las termas corrieron con otra suerte, ya que se preparaban para comenzar siete de sus días claves en el año: la Semana Santa. No hay expectativas de reapertura para las vacaciones de julio o de primavera, por lo que hasta el momento el destino vislumbra un año perdido. "Nosotros perdimos totalmente la temporada, que es invertida a lo que es sol y playa", recalcó. 
Por eso el destino espera que el gobierno contemple esta realidad a la hora de tomar medidas, y plantean la exoneración de tarifas públicas y aportes durante la emergencia sanitaria. "La gran duda es cuánto más podrán aguantar los negocios con un parque termal cerrado, con los seguros de paro prácticamente vencidos. La postergación de servicios no sabemos si es la solución. Pedimos exoneración", apuntó. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...