Mundo > Colombia

De la paz a la guerra

La explosión de un coche bomba con 80 kilos de pentolita revivió el fantasma de los atentados de la sangrienta década de 1990 de los Pablo Escobar

Tiempo de lectura: -'

27 de enero de 2019 a las 14:47

La hora 9.30 del jueves 17 de enero es el momento preciso que marca el comienzo de una nueva fase –de funesto retroceso– del conflicto interno de Colombia con el ataque terrorista contra la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander, en Bogotá, perpetrado por un guerrillero del belicoso Ejército de Liberación Nacional (ELN), y que tuvo el fatídico desenlace de 21 muertos y 68 heridos.

De un minuto a otro, la explosión de un coche bomba con 80 kilos de pentolita revivió el fantasma de los atentados de la sangrienta década de 1990 de los Pablo Escobar. Casi al instante, el Acuerdo de Paz, firmado y aprobado en el Congreso hace más de dos años entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pareció ser fruto de una alucinación o una fantasía o un embuste colectivo. 

La mortífera embestida realizada por un viejo sedicioso, experto en explosivos, y planificada durante meses, fue más que suficiente para experimentar un estado de ánimo de zozobra y angustia entre quienes nos habíamos acostumbrados a caminar por la Bogotá de los tiempos de las negociaciones de paz en La Habana y la posterior firma del Acuerdo. Muchos creíamos que el país ya estaba en un ambiente político y social de posconflicto. Muchos creíamos que el país había sido capaz de terminar con una violencia política de más de medio siglo. De que había echado por tierra una antigua práctica política de querer imponer el cambio social por las armas. Nada más lejos de la realidad. 

Cuesta entender cuál era el verdadero objetivo del ELN al hacer explotar una potente bomba en un destacamento de formación policial cuando existía la posibilidad de iniciar una negociación de paz con el gobierno, similar a la de las FARC. Su justificación del atentado fue más bien un subterfugio que no convenció a nadie.

El ELN, que empuña las armas desde la década de 1960, se ha convertido en una organización criminal, financiada por el narcotráfico y la minería ilegal, que solo cuenta con los gestos cómplices del decadente chavismo

Este ejército insurreccional –hoy día con menos de 2.000 combatientes–, que empuña las armas desde la década de 1960 con el anhelo de llegar al poder por la fuerza e instaurar un régimen comunista, se ha convertido en una organización criminal, financiada por el narcotráfico y la minería ilegal, que solo cuenta con los gestos cómplices del decadente chavismo. 

El vil ataque guerrillero obligó al presidente conservador Iván Duque a dejar su posición moderada con relación al conflicto interno y dio la orden inmediata de que se capture a los cabecillas del grupo insurgente y cerrar la posibilidad de iniciar una negociación en La Habana. Desde el mismo día del atentado se ha ubicado en la primera fila del sector más radical de su partido Centro Democrático, que lidera el exmandatario Álvaro Uribe, donde hay voces que han pedido hacer “trizas” el Acuerdo de Paz. 

Qué ironía que haya sido un compañero de ruta de las FARC el responsable de provocar una herida profunda al ambiente de paz que va a costar mucho tiempo cicatrizar. El ataque casi de kamikaze del manco José Aldemar Rojas ha sido un episodio fatal de escasos minutos, en una fecha única, en que la guerra, otra vez, le empieza a ganar el partido a la paz. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...