Mundo > Severidad y matices

Debaten categorías más definidas para comunicar los riesgos de epidemias

La OMS se cuidó en no declarar al coronavirus una pandemia para evitar que se crea que el brote llegó a un nivel en que ya no es posible tomar acciones para controlar su propagación 

Tiempo de lectura: -'

16 de marzo de 2020 a las 05:00

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está considerando modificar la manera en que clasifica y describe las epidemias internacionales, en medio del agitado debate público en torno a si referirse o no al nuevo coronavirus como una pandemia.

Las autoridades del organismo con sede en Ginebra, que esta semana describió el brote como pandémico por primera vez, están evaluando cómo comunicar los riesgos de la enfermedad en el futuro, de acuerdo a dos fuentes cercanas a las discusiones.

Añadieron que entre éstas alternativas se considera usar el término pandemia, además de la sigla PHEIC, en referencia a una emergencia de salud pública de preocupación internacional.

Pareciera que la OMS empieza a darle más relevancia a las definiciones y terminologías sanitarias más precisas por los retos que supone el ataque mundial a un virus letal como el nuevo coronavirus.

Es por eso que internamente se ha discutido acerca del enfoque más apropiado para reflejar los niveles distintos de severidad, en lugar de una terminología binaria, de acuerdo a las dos fuentes.

¿Por qué? Porque las categorías más definidas permitirían a la OMS aplicar grados de severidad en sus mensajes para exhortar la cooperación mundial sobre temas como el financiamiento y el desarrollo de medicamentos en la salud pública y la comunidad científica, pero sin causar pánico en la población.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha señalado públicamente que está a favor de una postura con matices, diciendo que el actual sistema para declarar una emergencia de salud pública es demasiado contundente.

“Es verde o rojo”, dijo Tedros durante una conferencia de prensa el 29 de enero. “Creo que tenemos que revisar eso de alguna forma. No puedes tener solo dos posiciones. Tiene que haber algún tipo de situación intermedia”, afirmó, sugiriendo una etapa amarilla “podría ser una advertencia suficientemente seria pero no realmente grave”.

El comité de emergencias de la OMS sobre el nuevo coronavirus, que está compuesto por expertos independientes, aludió a las discusiones internas al día siguiente. En un comunicado el 30 de enero tras una reunión en la que declaró emergencia de salud pública, el panel recomendó que la OMS “continúe explorando la conveniencia de crear un nivel intermedio de alerta” entre PHEIC o no PHEIC. 

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, dijo que actualmente la decisión de declarar una emergencia de salud pública de preocupación internacional (PHEIC) es “binaria”. Añadió que el panel dedicado a evaluar los alcances de la epidemia recomendó “revisar si el actual instrumento cumple con sus propósitos”. 

La discusión en torno a los mensajes de la agencia sobre la epidemia se produce mientras intenta coordinar la lucha global contra el patógeno, identificado inicialmente en diciembre pasado y ahora denominado COVID-19. El virus se ha diseminado a más de 100 países desde su aparición en China y ha causado la muerte a miles de personas.

Aunque muchos expertos en salud pública dicen que la respuesta de la OMS a la epidemia ha sido apropiada y firme, la agencia también ha recibido fuertes críticas de quienes dicen que se apresuró a elogiar a China por tomar acciones drásticas para frenar la propagación, permitiendo que otras naciones tuvieran tiempo de prepararse.

La agencia también ha estado bajo un intenso escrutinio público en las últimas semanas porque evitó llamar la propagación de la enfermedad infecciosa como una pandemia, incluso a pesar de que se ha expandido rápidamente a decenas de países en el mundo.

El  pasado 24 de febrero, el también portavoz de la OMS Tarik Jasarevic explicó que “no hay una categoría oficial (para una pandemia)”, una declaración que pudo provocar cierta confusión cuando el virus ya se había desperdigado por todo el mundo.

“En pos de la clarificación, la OMS no usa el viejo sistema de 6 fases: que va de fase 1 (sin reportes de influenza animal causando infecciones humanas) a fase 6 (una pandemia), que le puede resultar conocido a algunas personas por el H1N1 de 2009”, indicó el funcionario. 

Coloquialmente, pandemia se usa para denotar el brote de un nuevo patógeno que se propaga fácilmente de persona a persona por todo el globo, indicó el portavoz del organismo.

Pero el miércoles 11, la OMS describió al COVID-19 como una pandemia y Tedros reconoció que a la agencia le preocupaba “los niveles alarmantes de la severidad de la propagación”.

Aunque esa caracterización no activa ningún esquema formal en las acciones de la OMS o sus recomendaciones a gobiernos, algunos expertos en salud pública dicen que esto podría llevar a los países a actuar más decisivamente, como prohibiciones de reuniones o restricciones de viajes.

Emergencia mundial

De acuerdo a la regulación internacional de la OMS, la agencia puede declarar formalmente la situación PHEIC, tal como lo hizo el coronavirus el 30 de enero.

Estas declaraciones se realizan cuando una epidemia cumple con dos criterios: el brote representa un riesgo a más de un país y requiere de una respuesta internacional coordinada. La designación formal activa varios mecanismos, incluyendo llamados a financiamiento y recursos, recomendaciones a naciones para evitar o reducir la expansión de la enfermedad y mejorías de los sistemas sanitarios públicos.

La OMS ha declarado la situación PHEIC en cinco ocasiones, incluyendo el brote de ébola del África Occidental en 2014 y la emergencia de virus de Zika en 2016, que se inició en Brasil.

En 2009, la OMS declaró al brote de gripe H1N1 como una pandemia. Esa decisión más tarde derivó en críticas de algunos gobiernos porque llevó a los países a tomar medidas costosas, incluyendo la compra de productos y la prescripción de fármacos antivirales contra una enfermedad que finalmente fue menos severa de lo que se anticipaba.

La entonces directora general de la OMS, Margaret Chan, defendió la medida como “la decisión correcta”.

Algunos altos funcionarios de la OMS han expresado su preocupación respecto a que utilizar la expresión pandemia pueda indicar a los gobiernos y a las personas que el brote de coronavirus ha llegado a un nivel en que ya no es posible tomar acciones para controlar la propagación.

Este es un factor clave en el más reciente mensaje de la OMS en que se cuidó de no declarar al coronavirus una pandemia.

“No es posible ser más claros en esto ni dejar de repetirlo: cada país aún pueden cambiar el curso de esta pandemia. Es la primera pandemia que puede ser controlada”, afirmó Tedros en Twitter el miércoles 11.

Los funcionarios de la OMS y algunos expertos mundiales en salud dijeron que el enfoque de los medios en la palabra pandemia era una distracción indeseada para ellos porque, a diferencia de la clasificación PHEIC, no desencadena respuestas específicas dentro de los países. 

“Hay una alineación inútil en las mentes de las personas entre esta palabra, ‘pandemia’, y algún cambio importante en el enfoque, pero éste no es el caso”, dijo Mike Ryan, jefe del programa de emergencias de salud de la OMS, a periodistas este mes.  (En base a Reuters)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...