Tecnología > NOSTALGIA DIGITAL

Desde el Nintendo 64 hasta la Palm y el beeper: tecnología que marcó la década de 1990

Un repaso por los dispositivos e inventos que definieron la década de 1990 como antesala del boom tecnológico

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2019 a las 05:00

El ritual comenzaba sobre las ocho de la noche porque a esa hora la tarifa era un poco más barata. Entonces se ponía en marcha un despliegue casi coreográfico en la logística familiar. El primer paso era dar el aviso: el teléfono iba a quedar bloqueado por, al menos, una hora. Lo siguiente era que alguno prendiera la computadora. Varios minutos después, cuando finalmente estaba lista para funcionar, se lanzaba la señal y en la otra punta de la casa, en la instalación del teléfono de línea, alguien desconectaba un cable y lo conectaba con otro. Lo que seguía después era ese sonido tan único y que quedó grabado para siempre en los oídos de una generación.

Empezaba con un pitido, luego daba tono, un par de números marcados y llegaba esa mezcla de chirridos que daban la sensación de que la conexión estaba ahí, viva, que se movía, que atravesaba el tiempo y el espacio. Entonces aparecía en la pantalla un globo de texto perforando los píxeles del monitor de tubo y que afirmaba que aquella misión había sido un éxito: conexión establecida.

Todo eso, y a veces alguna cosa más, tenía que suceder antes de poder entrar a internet en la década de 1990 e incluso durante los primeros años de los 2000. Por aquel entonces parecía que aquello era coquetear con la ingeniería espacial. Para alguien que no formaba parte del incipiente y prometedor futuro digital era difícil –imposible– imaginarse que apenas 20 años después de todo ese despliegue, el mundo entero entraría en un dispositivo de bolsillo. Que iban a inventarse aparatos que nos mantendrían conectados las 24 horas del día y que cada vez sería más difícil separarse de la tecnología, que hacerlo sería un acto político. 

La década de 1990 fue la antesala a todo eso que vino después, lo que hoy nos sorprende y nos absorbe. Fue la época de la tecnología más comercial, la de consumo, la que se podía empezar a comprar, probar e incluir lentamente en la vida cotidiana. Sí, todavía en ese tiempo la vida pasaba un poco más lento. Fue antes de que la condición humana fuera una experiencia forzadamente vertiginosa.

La de 1990 fue la década del WWW, del Internet Explorer, de la computadora Mac, los celulares Motorola y el Nintendo. Se inventaron los primeros juguetes con tecnología compleja; la comunicación a distancia de todos los días podía ser digital, sin teléfonos, faxes o cartas de por medio. Y aparecieron las primeras (y primitivas) pantallas táctiles en las tiendas electrónicas.

El discman se masificó y el que no tenía uno prefería guardarse el secreto antes de ser señalado como “el antiguo”. Todavía por aquel entonces había muchos misterios y secretos del mundo online reservados para los más entendidos o los aventureros que confiaban en el potencial y el alcance de la red.

Fue la década de la universalización del cajero automático, del PlayStation, del vanguardista MP3, que nadie usaba porque era carísimo y a Uruguay ni siquiera llegaba. Fue durante esos años que Microsoft se hizo fuerte con versiones cada vez más completas de Windows y la popularización de servicios como Hotmail, que mutó en MSN años más tarde.

Nacieron Amazon y eBay, que rápidamente se posicionaron como las empresas del futuro que inventarían nuevos y más diversos modelos de negocios. 

Comenzaron, entonces, a aparecer los primeros gurús del tecno. Steve Jobs retornó a Apple como multimillonario, Elon Musk ya tenía su primera empresa y era su director ejecutivo, Bill Gates tenía un prontuario digno de una serie de Netflix, Jeff Bezos había convencido a sus padres de que invirtieran más de US$ 1 millón en él. Y Mark Zuckerberg…, bueno, Mark Zuckerberg era apenas un adolescente imberbe que soñaba con entrar a Harvard.  Todos ellos, y cientos más, fueron caldeando el ambiente de lo que luego fue considerado el boom de la burbuja tecnológica de Silicon Valley, que se gestó en Estados Unidos, pero que con el paso de los años llegó a tener alcance e influencia en todo el mundo.

La ciencia también dio mucho que hablar en 1990. El 24 de abril de ese año se lanzó al espacio y entró en órbita uno de los proyectos más ambiciosos de la década: el telescopio espacial Hubble. Fue un plan en conjunto que lideraron la NASA y la Agencia Espacial Europea. Hubble fue el puntapié inicial de Grandes Observatorios, un programa que supondría poner cuatro telescopios en el espacio. Lo que luego generó este proyecto fue clave para avanzar en la carrera espacial y conocer más sobre lo que hay fuera de la Tierra. En esta línea, ese año fue peculiar también por el lanzamiento de la sonda Ulysses, cuya misión fue colaborar con las investigaciones sobre la estrella máxima, el Sol, y a su vez porque comenzó a construirse la Estación Espacial Internacional.

En esta década se hizo la primera fertilización in vitro, se clonó a la oveja Dolly y el GPS se volvió una herramienta completamente operativa.
En 1990 la maquinaria del futuro ya estaba en marcha, solo había que encontrar la forma más inteligente de subirse a ella. 

Los dispositivos

Nokia 6160

Desembarcó en el mercado en 1998, y es uno de los modelos de celulares “candybar” más codiciados de todos. Pesaba 170 gramos y fue de los primeros en contar con una antena externa que no salía para afuera. Su batería duraba 4 días en reposo y permitía hablar tres horas de modo continuo. 

Beeper

Fue inventado mucho antes, pero los usuarios se encantaron con este aparatito en el década de 1990. Eran baratos en comparación con los celulares y una forma de comunicación rápida y directa.

Nintendo 64

Sobre esta consola hay un dato que dice todo: casi 33 millones de unidades vendidas en todo el mundo. Fue un dispositivo de vanguardia por incluir la tecnología de 64 bits. Fue lanzada en 1996 y se discontinuó en el 2002.

Motorola StarTAC 

Se lanzó en 1996 y fue revolucionario por su estilo compacto y mucho más liviano que sus antecesores. Pesaba 88 gramos, permitía mandar mensajes de texto y fue de los primeros en incluir la función de vibrador cuando recibía llamadas o notificaciones.

Game Boy

Acá hay una ligera trampa en la línea de tiempo porque, si bien el aparato se lanzó al mercado por primera vez en 1989, sucedió solo en Japón. Al resto del mundo llegó en los primeros años de la década de los noventa. Es la tercera consola más vendida del mundo y se convirtió en un símbolo de la cultura pop de entonces. El Tetris fue lo que consagró a este dispositivo.

Furby

Parece un peluche inocente, pero detrás del pelaje multicolor se esconde el primer juguete con inteligencia artificial, muy básica, pero inteligencia artificial al fin. Simulaba poder comunicarse con sus dueños y movía los ojos y la boca gracias a un mecanismo robótico interno. Se lanzó en 1998. 

Macintosh Classic

Fue la primera computadora personal que marcó un rumbo dentro de la historia de Apple. El dispositivo comenzó a construir ese imperio de la tecnogía de uso particular que luego se volvería el buque insignia de la compañía. Además, era 25% más rápida que sus antecesoras y le permitió a la empresa de Cupertino expandir su negocio e invertir en producción de nuevos equipos. 

Unidad Zip

Antes de que la unidad zip fuera popular en el mundo digital, tuvo su correlato en el plano físico. El diskette ya tenía una muerte prácticamente anunciada porque otros sistemas de almacenaje, como el CD, ya estaban ganando su lugar. Entonces en 1994 una empresa introdujo esta unidad de retención de información que logró buenos niveles de consumo en sus primeros años, pero luego cayó. 

Palm

La Palm fue el broche de oro perfecto en la década de 1990 y una promesa de cómo se verían los años 2000. Era la primera pantalla táctil a la que se podía acceder, pagando su precio, claro, pero no era un dispositivo imposible. Su almacenaje era de 8 megabytes y pesaba 114 gramos. También fue una de las primeras veces en las que se pudo hablar de un aparato con sistema operativo: el Palm OS. 

AIBo

Las mascotas robóticas –icónicas en la década de 1990– fueron un experimento de Sony en el mercado de los juguetes. Comenzó casi como un capricho y resultó ser un éxito en el uso doméstico y también fue adoptado por universidades para el estudio de su funcionamiento. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...