Fútbol > PEÑAROL CAMPEÓN

Diego López, de incógnita a conquistador

Diego López llegó con un currículum sellado en Italia pero marcado por despidos y un descenso; su inicio en Peñarol fue complicado pero terminó a lo grande  

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2018 a las 05:02

Corría la temporada 2012-2013 en la Serie A de Italia y Cagliari, dirigido por Massimo Ficadenti, venía último en la tabla. La dirigencia del club sardo buscó un cambio de timón y apostó a un hombre de la casa: Luis Diego López, uruguayo, excapitán del equipo que defendió al club en 314 partidos entre 1998 y 2010. Así comenzó la carrera como entrenador del hombre que llevó a Peñarol a la conquista del Campeonato Uruguayo 2018.  

López no pudo figurar como entrenador del equipo hasta la temporada 2013-2014 en Cagliari. Pero en realidad él era quien comandaba al equipo pese a que Ivo Pulga figuraba como el DT. 

De su mano Cagliari ganó el 45,8% de los puntos del certamen y terminó en el undécimo puesto de la tabla. Se salvó del descenso. Le ganó a Inter y Roma, empató con el Milan de Massimiliano Allegri y también con el campeón Juventus de Antonio Conte.

En abril de 2014, cerca del final de la temporada 2013-2014, fue cesado tras una magra campaña de cinco triunfos, 12 empates y 15 derrotas. El equipo se terminó salvando de bajar justamente de la mano de Ivo Pulga.  

Igual suerte corrió en Bologna en la Serie B en 2014-2015  y en Parlermo, en la Serie A, donde dirigió en el primer semestre de 2017 ganando un solo partido. Ese equipo se terminó yendo al descenso con otro entrenador. 

Tras otra temporada de Serie A en Cagliari, la 2017-2018 donde el equipo se salvó por cuatro puntos del descenso, a López no le renovaron el contrato y en una operación silenciosa y sin filtraciones de prensa desembarcó para sorpresa de muchos en Peñarol, donde Leonardo Ramos ya había anunciado su partida a El-Ettifaq de Arabia Saudita.   

A muchos les pareció una compra por catálogo. López llegó con un ayudante técnico italiano, Michele Fini, que no habla español y que estuvo varios partidos sin poder entrar a dirigir con López por el temor de que el club fuera sancionado por no contar con título habilitante. 

A López le llegó la habilitación para dirigir en cancha sobre la hora del arranque del Clausura. 

Los primeros 20 minutos de su equipo ante Racing fueron prometedores. Pero el equipo se derrumbó tras un gol inicial del Torito Fernández y la inconsistencia de Carlos Matheu –zaguero argentino que llegó a pedido suyo– le pusieron de entrada a la hinchada en contra. 

La rápida eliminación de la Copa Sudamericana, goleado en el Campeón del Siglo por Atlético Paranaense, parecían tenerlo con los días contados al frente del equipo.

Pero López no se apartó del libreto. De su idea de juego ni de su forma de manejarse ante el grupo y la prensa. Nunca una estridencia. Nunca una declaración para sacarse culpas y echárselas encima a los árbitros.  

“Lo primero que cambió fue la dinámica de los entrenamientos:  se trabaja más intenso. Se hizo hincapié en el volumen de juego, en la intensidad”, dijo el lunes Carlos Sánchez, gerente deportivo del club, a Sport 890.  

“Él dice que la línea de cuatro es de lateral a lateral, pasando por los zagueros. Cuando la pelota circula, en el fútbol uruguayo se pone 10 o 12 segundos y la Juventus en Italia pone cinco segundos. Jugar la pelota más fuerte o más rápida, buscar los espacios, estar perfilado para recibir. Hay jugadores que fueron mejorando, el Toro mejoró mucho con Diego. Él vio en (Ezequiel) Busquets un lateral con muchísima proyección y futuro, que entiende el juego. A la muestra está que hizo dos clásicos espectaculares”, agregó. 

“La tecnología que utiliza, lo que él explica y la tranquilidad con la que se desenvuelve son sus claves. Fue muy criticado, muy atacado y jamás tuvo un acto de soberbia”, remarcó.

López, de 44 años, tomó un equipo que estaba a cinco puntos de Nacional en la Anual. Remontó la ventaja, empató de atrás un clásico y le ganó la final al tradicional adversario tras estar 1-0 abajo y jugando un alargue con varios jugadores que estaban físicamente entre algodones. 

Lo festejó como un hincha más, condición que confesó desde su llegada al club. Y le demostró al hincha su capacidad para conquistar cosas grandes.  l


 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...