Cargando...
José Luis Alonso integra el comité de finanzas de Ancap.

Economía y Empresas > Entrevista a José Luis Alonso

Director de Ancap por Cabildo Abierto: “La situación no es angustiante, es manejable”

Alonso comparte la línea seguida por el gobierno de mantener los precios de los combustibles porque el resultante final "es un beneficio para la sociedad"  

Tiempo de lectura: -'

31 de mayo de 2021 a las 05:00

El representante de Cabildo Abierto en el Directorio de Ancap, José Luis Alonso, sostiene que si bien la caja de la empresa está afectada por  el rezago en la actualización de las tarifas de los combustibles, la situación “es manejable” y se está “cumpliendo” con los compromisos asumidos. “Acá no hay riesgo de que haya un quiebre funcional porque se reciba menos de lo que se debiera”, aseguró el jerarca, que además integra el comité de finanzas de Ancap. Alonso considera que el subsidio al supergás que consumen los  hogares se debe mantener, aunque se debe analizar la posibilidad de instrumentar cambios. La eliminación del biodiésel en el gasoil y el futuro del negocio del pórtland son otros dos temas que están en la agenda y sobre los que Alonso dio su punto de vista en entrevista con El Observador

Ancap tiene una situación de caja complicada tomando en cuenta que por decisión del gobierno no se han aggiornado las tarifas a la evolución del precio internacional del petróleo. ¿Cómo está viendo esa situación?
Antes que nada hay que tener en cuenta que Ancap es un ente público, depende del Gobierno Central y de la Administración Central. Históricamente ha sido y es una de las herramientas que tienen los gobiernos para manejarse macroeconómicamente. Me parece que la situación ameritaba su uso. Estamos en una situación compleja a nivel universal, ya no nacional. Los mecanismos que se puedan aplicar y que generen una buena disponibilidad y disposición de los recursos económicos del país en su conjunto hacen a la cosa. Si uno lo mira desde la perspectiva particular, y si se quiere algo egoísta de la compañía, sin dudas que se genera un perjuicio. Pero este se debe observar desde el punto de vista de la economía de la Nación. Acá no hay una disposición o predisposición a generar un perjuicio a una compañía estatal, porque sería generar un perjuicio a la sociedad. Es todo lo contrario. Hay un manejo económico equilibrado y racional que permite la utilización de los recursos de una manera proyectada y elaborada. No me sumo a la línea de algunas personas que expresan que la situación es angustiante. La situación de Ancap no es angustiante, es una situación manejable, patrimonialmente no hay dificultad.

José Luis Alonso.

¿Y respecto a la afectación de caja?
En la  posición de disponibilidad de caja estamos cumpliendo con los compromisos asumidos. Ancap es una compañía que tiene una deuda anterior que anda en US$ 235 millones, más unos de US$ 17 millones con una multa impuesta en 2016 por DGI. Estamos haciendo frente a esos compromisos de deuda, y estamos haciendo un promedio de un embarque cada 22 días, procesando y cumpliendo con el normal abastecimiento. Si bien desde la perspectiva exclusiva de Ancap hay un perjuicio, creo que la resultante final es un beneficio para la sociedad. Todo el Directorio está cuidando los intereses de los ciudadanos, que se cuidan a través de los intereses de la compañía, pero esto no debe entrar en conflicto con los intereses supranacionales. Sí, va a haber afectación de caja, pero se está resolviendo. Si hacemos un embarque de entre 800 mil y 1 millón de barriles hay que tener unos US$ 68 millones. Cada embarque que viene se afronta y se paga. Sí, hay US$ 40 millones en trámite en el MEF (autorización para préstamos bancaros), pero es porque  funcionamos haciendo proyecciones lo más ajustadas posibles para no poner en riesgo en ningún momento la sustentabilidad del negocio. La caja por supuesto que recibe menos de lo que debiera recibir, aun con lo indicado en la ley de Urgente Consideración que es un competidor virtual, es el nivel más alto y feroz de competencia a que pueda estar sometida cualquier empresa.

El nuevo esquema propuesto para el mercado de combustible supone un desafío importante para Ancap en materia de eficiencia. ¿Qué tan preparada ve a la empresa para enfrentar ese desafío?
Tan bien preparada está que estamos soportando recibir mucho menos de lo que ese nivel de competencia exige y estamos manteniendo la compañía operativa. Ancap está preparada y va a seguir estando preparada. Acá no hay riesgo de que haya un quiebre funcional porque se reciba menos de lo que se debiera. Lo que hay es una postergación de resultados o una necesidad de recurrir a algún tipo de préstamos como se está haciendo. Además, quiero derribar algunos mitos. Cuando se habla de reducción de personal, se escuchó que los que habían reducido más personal eran otros entes, pero hay que ver los volúmenes de personal. Si hablamos de porcentaje quien más redujo su plantilla es Ancap. Este momento tiene un compromiso grande con la impronta que ha presentado y ha exigido el gobierno de coalición a través del Ministerio de Industria y Energía. Cuando escuchamos que Ancap es la culpable del combustible alto, habría que empezar a aclarar los tantos. El costo de personal del ejercicio 2020 fue un 4,4%.

¿Qué otros mitos hay?
La fuerza política que represento expresó en su momento que no estaba ni a favor ni en contra de desmonopolizar, que el punto no era ese. El punto era no desmonopolizar en los términos que estaba planteado. Y a veces el tiempo da la razón. Hoy Ancap está vendiendo a Paraguay nafta de menor calidad que la de consumo interno un 20% más cara de lo que recibe Ancap por el expendio en plaza. Y eso no es casualidad. Eso es porque la empresa es eficiente. Eso es porque la empresa en su gestión está utilizando su capacidad industrial instalada operativa; y está aprovechando los nichos para poder obtener dividendos, y para poder suplir en parte lo que recibe de menos por una necesidad económica que el país tiene y que es atendible. Nadie dice que en el tema del GLP (supergás) esta compañía hace frente y de buena gana a una subvención al consumo. Se hace otra subvención al boleto que el año pasado fue US$ 73,5 millones. En parte es una subvención al utilizar biocombustibles que generaron US$ 98 millones de sobrecosto para la compañía. Eso es dinero que se volcó a la sociedad. El usuario del boleto, del supergás recibe una mejora, y todo eso es posible porque Ancap es lo que es. Si fuera un privado no estaría generando el costo que tiene el supergás, el apoyo al boleto, el apoyo a los biocombustibles. Cuando decimos que la solución es desmonopolizar, ¿en qué términos?,¿quién va  a hacer frente a esto? En este momento están las condiciones que demuestran que la decisión fue acertada. Ganó la posición de la sensatez y toda la coalición estuvo de acuerdo. La sensatez queda demostrada cuando estamos exportando nafta a un mercado que se ponía de ejemplo como la panacea.

José Luis Alonso.

El subsidio indirecto al supergás es algo en que la empresa está haciendo mucho énfasis ¿Qué camino considera que se debería seguir en ese tema?
A un valor que hoy está en $ 50 por kilo redondeando, Ancap recibe $ 9 y el resto se va en la cadena de distribución. Si hoy quisiéramos establecer una paridad de importación la garrafa (de 13 kg) que cuesta $ 650 estaría entre $ 900 y $ 1.000. Una cosa es la subvención que el Estado hace a través de Ancap, otra cosa es cómo se distribuye esa subvención, y otra cosa es quién debe hacer frente a esa subvención. Corresponde subvencionar el supergás a los domicilios, quizá habría que analizar si de forma plana o selectiva, pero eso no está resuelto. El modelo del negocio del GLP hay que analizarlo. No estoy en contra de subvencionarlo, hay que definir quién y cómo.

En la hoja de ruta que propone el Poder Ejecutivo a partir del informe del comité de expertos se plantea eliminar la mezcla del biodiésel en el gasoil. ¿Qué posición tiene al respeto?
Hay que empezar por entender que no es tan simple como parece de agregar o no agregar. Depende  de cumplir o no con compromisos internacionales. En  el caso del biodiésel hay un contrato (take or pay) que tiene  vigencia todavía por unos años y hay cláusula de multa estipulada. El escenario está abierto. Hay una empresa que tiene una inversión realizada y que tiene un retorno por esa inversión, hay funcionarios, y hay un contrato en su momento conveniente para los intereses de Ancap y de los ciudadanos. Como a veces las situaciones pueden ser cambiantes, si se llega  a una solución  va a ser una solución, desde mi punto de vista que no perjudique a las partes, que no perjudique económicamente a Ancap y tampoco a la empresa que celebró un contrato y está cumpliendo. Esto nos deja en un escenario de tener inventiva y crear soluciones que resuelvan el problema, y no que lo trasladen o que lo tapen. Hoy es un costo alto, hay un contrato vigente y hay multa estipulada. ¿Conviene agregar biodiésel al gasoil? Si solo fuera esa pregunta, yo no estuviera en Ancap y no quisiera proteger a todas las partes diría: ´No, no conviene´. Entonces la solución me parece que va a venir por utilizar las instalaciones que están. Uruguay ya tiene  un 36% de capacidad industrial instalada no operando. Hay que hacer compatible que han cambiado algunas circunstancias que hacen que muchos perciban como que es un mal negocio agregar biodiésel al gasoil. Lo entiendo, tienen razón y es verdad. Pero de ahí a tomar decisiones, implica tomar decisiones inteligentes. Se tiene que contemplar utilizar la capacidad industrial instalada, mantener las fuentes de trabajo vigentes, se tiene que contemplar una sostenibilidad del negocio que genere beneficios. Si por ejemplo, conseguimos un contrato para que alguna empresa del exterior compre esa carga de biocombustible capaz que podemos aumentar la cantidad. Y ahí cumplimos con todas las premisas y es posible encontrar un beneficio sostenible en el tiempo. Capaz que en vez de dejar 5 o 6 años más de contrato capaz que hay un horizonte de 10 o 15 años por delante.

La empresa está repensando el negocio del pórtland ¿Cómo cree que debería encararse?
En Paysandú se compró un horno por unos US$ 70 millones que no se llegó a instalar y que no es instalable. Es más caro instalarlo que comprar uno de última generación. En Minas se invirtieron más de US$ 230 millones en una actualización de la planta. Viene un competidor nuevo y con US$ 140 millones tiene instalada una planta de última generación. Se gastaron más de US$ 230 millones en supuestamente actualizar una planta que no trabaja con áridos. Tiene que tener producto mojado y gastamos más del 30% de la energía en evaporar esa humedad. Es de tal gravedad lo que estoy diciendo que muestra una liviandad en el manejo de los procesos de fondos ajenos. Los otros problemas son temas de competencia. Cualquier competidor nuevo que entra en cualquier mercado del mundo tiene que  apoderarse de una parte de ese mercado. Entonces utiliza estrategias con planes de penetración, control y afianciamiento de posición para quedarse con parte de ese mercado. Hoy la situación de la cementera la estamos vigilando día a día para no comete errores de inversión como los groseros que se han cometido, para hacer lo mejor que se pueda cuando se licita. Estamos preocupados pero funcionando.

José Luis Alonso.

¿Cuál es la alternativa a futuro?
En un momento de cambios donde irrumpió competencia, tomar decisiones puede ser un error, porque puede ser una decisión tomada a la ligera o presuponiendo algunos resultados de acuerdo al nuevo escenario. El tema Cementos del Plata es complejo, pero no hay que mirarlo solo desde un punto de vista coyuntural. Hay que mirarlo en el promedio de un período. Cementos del Plata ha dado en ocasiones utilidades, en otras ha empatado y en algunas ha perdido. Mientras el promedio sea positivo, estamos dando una fuente de trabajo, utilizando capacidad industrial mal o bien instalada, y teniendo presencia referencial en el mercado que no es menor. Soy partidario del libre mercado, pero criterioso. El valor referencial a veces es necesario, funciona como testigo, pero no voy a supeditar eso a generar perjuicios para los verdaderos dueños de los recursos públicos que son los ciudadanos. Hay que cuidar la fuente laboral y hay que utilizar las instalaciones de verdad. Eso no es parar un horno cuando se me ocurre para presionar. El Directorio está poniendo sentido común en contemplar todas las situaciones, en hacer los mejores diagnósticos posibles y en administrar. A veces se confunde administrar con no gastar. Administrar es dar buen destino, puede significar invertir, y antes que nada no mal gastar.

La planta de Paysandú necesita inversión para potenciarla y desde la empresa se ha manifestado que no se está en condiciones de poder volcar el dinero que se necesita. Una de las alternativas que se ha manejado es incorporar un privado. ¿Está abierto a esa posibilidad?
Es muy posible que detrás de eso esté el conocimiento de que en este momento es imposible encarar una inversión porque no están las condiciones. Entonces, ¿qué se hace? Se hace lo mejor posible. Lo mejor posible es remendar y seguir funcionando, es mantener operativa esa línea de trabajo, es estar abiertos a cualquier solución, pero no quiere decir a tomar cualquier solución. No es apuntar para un lado y avanzar, es tomar el tiempo para apuntar con precisión y después avanzar.

Perfil

El director José Luis Alonso asumió en Ancap a fines de 2020. Es empresario y emprendedor. Se especializa en motores de combustión interna y tecnologías en uso de combustibles e hibridación automotriz. Además, ha trabajado como asesor para empresas en logística de flota aeroportuaria e industria de la madera. También es consultor-revisor de tesis de graduación en ingeniería sobre temas de hibridación en la Universidad del Litoral de Argentina.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...