Agro > COMERCIO

Diversas reacciones ante el contrabando de pollos de Brasil

Autoridades sanitarias reconocieron que el producto escapa a controles

Tiempo de lectura: -'

20 de agosto de 2015 a las 05:00

La denuncia de que uno de cada cuatro pollos que se venden en Uruguay son de contrabando proveniente de Brasil, efectuada por la Cámara Uruguaya de Procesadores Avícolas (Cupra) y publicada ayer por El Observador, despertó diversas reacciones en ámbitos vinculados a este tema. La denuncia fue hecha en base a una investigación contratada por Cupra y las pérdidas estimadas en US$ 40 millones al año.

El director general de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Francisco Muzio, dijo a El Observador que no tenía la versión oficial de ese trabajo presentado por Cupra.

Indicó que el pollo de contrabando en la frontera seca es "algo que históricamente se ha producido y de ahí puede estar surgiendo el dato". Agregó que este tipo de productos no pasa por las barreras sanitarias del MGAP instaladas en los puntos de acceso al país.

El Observador se conectó con el director de Aduanas, Enrique Canon, quien se encontraba ayer en el exterior. El jerarca dijo que la reunión con Cupra prevista para hoy se postergó y que luego de su realización hará declaraciones.

Por otra parte, Muzio agregó que por la forma en que el pollo de contrabando ingresa al país pierde la cadena de frío que necesita, aunque consideró que la procedencia de industrias formalmente instaladas en Brasil garantiza el cumplimiento de las normas sanitarias.

Por otra parte, el director de la empresa avícola Tres Arroyos, Nicolás de Grazia, destacó a El Observador que el estudio encargado por Cupra "es serio y termina con algo que era anecdótico, al demostrar que el contrabando afecta a este sector y a la economía del país".

De Grazia sostuvo que este era un tema que se hablaba desde hace mucho tiempo y con poca información, incluso dentro del propio sector de las avícolas, "donde no se conocía que existía el ingreso ilegal de tanta cantidad de productos y de diversas marcas", admitió el empresario.

Esta situación había sido tratada en diversas oportunidades en el ámbito de los ministerios de Economía y Finanzas –por los daños económicos que le provoca al país–, así como también en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), por los aspectos sanitarios.

En ambos ministerios, las autoridades "manifestaron su preocupación por este tema e interés por defender la producción nacional", sostuvo el industrial.

Cabe recordar que el ingreso de pollo desde Brasil está autorizado desde 2010, pero actualmente no hay casi importaciones porque es más caro. El precio al que llegaría queda fuera de mercado luego de pagar el arancel (10%) y la tasa consular (2%), más el IVA ficto de $ 8,95 por kilo, que suma otro 10% al valor del producto.

Según integrantes de Cupra el pollo de contrabando se comercializa en los departamentos de frontera, más Lavalleja y Tacuarembó, en tanto que en Montevideo se sospecha que se comercializa en supremas, pero no está aún debidamente documentado.

En carnicerías de Montevideo no

Heber Falero, presidente de la Unión de Vendedores de Carne, aseguró a El Observador que está seguro de que en las carnicerías de Montevideo habilitadas y controladas por el Instituto Nacional de Carnes (INAC) "no hay pollo de contrabando". Informó que ayer desde el INAC le dijeron que tras la denuncia de Cupra se está investigando y que, hasta el momento, no se ha comprobado que haya carnicerías que vendan pollo brasileño.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.