Nacional > POLÍTICA

Donde los blancos dicen “no pasarán”

A pesar de su buena votación, el FA perdió en Flores, Durazno, Tacuarembó, Lavalleja y Treinta y Tres

Tiempo de lectura: -'

09 de noviembre de 2014 a las 18:57

Desde Montevideo se ve muy lejano, pero hay una parte del país donde el Frente Amplio es minoría, donde mantiene su estructura de partido urbano y todavía foráneo.

Ese país está compuesto por cinco departamentos que quedaron “encerrados” en el interior sin salida al mar: son Flores, Durazno, Tacuarembó, Lavalleja y Treinta y Tres, y en todos ganó (como desde hace décadas) el Partido Nacional. En estos cinco ejemplos, además, creció como primera fuerza departamental.

Es un territorio de pocas ciudades grandes y de grandes extensiones de campo, tan rural como Florida, Cerro Largo o Rivera, donde esta vez ganó el Frente Amplio. De los cinco departamentos donde ganó el nacionalismo, tres pertenecen a la antigua “diagonal blanca” a la que esta elección le cortó las puntas: Colonia y Cerro Largo.

Se trata de bastiones donde ni la bonanza ecónomica del agro ni las leyes sociales, y ni siquiera el efecto arrastre de José Mujica lograron desbancar al Partido Nacional. En esas enormes extensiones, el viento sopla fuerte y todavía hace flamear las banderas con la cara seria y barbada de Aparicio Saravia.

Como leche hirviendo

El caso de Flores es emblemático. El 26 de octubre, el PN obtuvo en ese departamento la segunda votación más grande de su historia luego de la de 1971 con Wilson Ferreira. “De los 21 mil habilitados en Flores, 9.700 votaron al PN”, dijo a El Observador el actual diputado Ricardo Berois.

En 2009 el PN había obtenido unos 8.800 votos. Los blancos crecieron así como el FA, a expensas de los colorados, que tuvieron 1.500 votos menos en 2014 que en 2009.

Para Berois, uno de los principales factores de este fenómeno es el efecto positivo de la intendencia, que el PN retiene desde el regreso de la democracia, ya que “ha tenido buenos administradores”, según dice el representante.Además destaca la tradición y los “buenos candidatos”, como elementos del cóctel que los hace vencer siempre en Flores.

La reconocida gestión de Armando Castaingdebat, hombre cercano a Luis Lacalle Pou, también aportó lo suyo para que la sociedad poronguera lo premiara como diputado. “Los blancos votan a las personas. Los frentistas votan más al partido”, opinó Berois.

Por ejemplo, en la localidad de Ismael Cortinas los blancos votan tan bien que en 2010 se quedaron con la alcaldía y con los cinco concejales. Quizás por eso, buscando hacer mella en esa fuerza mirando al mañana, en el primer día de su campaña hacia el balotaje, la fórmula del Frente Amplio pasará por Ismael Cortinas.

Cacho de feudo

“En Durazno hace más de 70 años que hay gobierno blanco. Yo fui dos veces intendente y con esta tres veces diputado. Eso significa algo ¿no?”, dijo Carmelo “Cacho” Vidalín, el caudillo del Partido Nacional en ese departemento del centro del país desde hace por los menos dos décadas.

Con respecto a las elecciones de 2009, en Durazno el PN aumentó unos 2.000 votos, más que el FA, que creció unos 1.500 votos.

A Vidalín lo define su estilo, que lo ha hecho tan existoso políticamente. “Yo milito todos los días del año: voy al hospital a ver enfermos, camino por los barrios. Hago el cara a cara, voy puerta a puerta. Con las redes sociales está todo bárbaro, pero la gente necesita otras cosas”, dijo Vidalín, quien en la interna del PN por la diputación venció en proporción de 2 a 1 al ala de Jorge Larrañaga.

Vidalín es hoy el principal favorito para obtener la intendencia duraznense, aunque reconoce que el posible candidato del FA, el emepepista Martín Tierno, “es una excelente persona”.

El Olimar sigue blanco

Dardo Sánchez, intendente blanco de Treinta y Tres, cree estar parado sobre los hombros de una construcción que hizo a lo largo de las décadas el caudillo Wilson Elso Goñi.

“Esa es la razón por la que el partido vota tan bien aquí”, dijo Sánchez, quien recordó que las únicas veces que los blancos perdieron en los pagos del Olimar fue en 1942 con el Partido Colorado y en 2005 a manos del FA. “Y tenemos el que se dice que es el pueblo más blanco del Uruguay: Cerro Chato”, agregó Sánchez. En esa localidad, el PN tuvo 1.019 votos, mientras que el FA tuvo apenas 419. “Es un núcleo duro difícil de vencer”, concluyó el intendente.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...