Nacional > FEMICIDA

El asesino de Brissa se suicidó tres días después de haber sido trasladado al Comcar

Pintos arrancó los cables de la instalación eléctrica de su celda y se ahorcó; iba a ser enjuiciado en mayo

Tiempo de lectura: -'

18 de abril de 2018 a las 05:00

Williams Pintos, el imputado por haber abusado y matado a Brissa González, de 12 años, había pasado cuatro meses y 23 días en Cárcel Central, antes de que este sábado fuera enviado al módulo 11 de la cárcel de Santiago Vázquez (ExComcar). Allí debía esperar poco más de un mes hasta el juicio oral, en el que el fiscal, Juan Gómez, lo acusaría de homicidio muy especialmente agravado, delito por el que pediría hasta 45 años de cárcel, la mayor pena prevista por el Código Penal uruguayo.

Sin embargo, este martes Pintos arrancó los cables de la instalación eléctrica de su celda, armó una horca que ató a las rejas de la ventana y se ahorcó. La guardia encontró el cuerpo del hombre sobre el mediodía de este martes. Según dijo el fiscal, la muerte se produjo minutos antes de ser encontrado el cuerpo.

Gómez se presentó en el lugar junto a un médico forense que constató que el cuerpo no mostraba las lesiones propias de haberse enfrentado con otro individuo, por lo que "con un 99% de seguridad se trató de un suicidio". La autopsia que se realizará este jueves permitirá evaluar si existe algún tipo de lesión interna más allá de la que se pudo haber auto infligido.

Lea también. Asesino de Brissa: "Yo la maté, merezco la pena de muerte, soy un animal"

"Si hay alguien que lamenta en un sentido no personal sino por la familia de la víctima, el no poder llegar a un juicio con todas las garantías que esta persona (por Pintos) se merecía para tener lo que esta fiscalía entendía que era una respuesta ejemplarizante, ese soy yo", dijo el fiscal Gómez.

El juicio por el que se definiría la condena definitiva contra el acusado llegaría en el mes de mayo. Dentro de las pruebas solicitadas por la Fiscalía restaba todavía realizar la pericia psicológica, un elemento clave para la defensa de Pintos, que entendía que el homicida podría ser inimputable.

Tras negar su responsabilidad en el homicidio en reiteradas oportunidades, Pintos finalmente reconoció haber abusado y matado a Brissa González durante en una audiencia solicitada por la defensa, que se celebró el 25 de enero. En esta instancia–también a pedido de la defensa- participó un semiólogo para que sus declaraciones tuvieran una mayor verosimilitud. El homicida dijo que actuó como "un animal" y que merecía "la pena de muerte" por lo sucedido.

También declaró que solo recordaba el momento en el que tomó contacto con la niña de 12 años, y el momento en que dejó el cuerpo en Las Vegas, pero que había olvidado todo lo que sucedió en entre esos dos hechos.

El informe de la semióloga de la Unidad de Hechos Complejos de la Policía, concluyó que aunque el relato era veraz en general, mentía al decir que no recordaba la forma en la que mató a Brissa, agregó el informe publicado por El País.

Uno de los abogados de Pintos, Diego Moreira, dijo a El Observador, que nada hacía prever que pretendiera suicidarse. "La última vez que lo vi (hace un mes) estaba igual que siempre, no nos había comentado nada... Tampoco notamos un cambio en su conducta", dijo el defensor.

La madre de Brissa, Ana Paula Geréz, dijo en el programa La Tarde en Casa de Canal 10 que no le alegraba la muerte de Pintos. "Esto nos nos sirve", agregó.

"El sufrimiento más grande para él era seguir vivo", dijo Geréz, y agregó: "Él sabía que un juicio oral sería muy duro para mí, pero también para él".

"Yo quería que hubiera Justicia, un proceso y una condena. Supe todo lo que pasó y sufrió, y por eso no quería que muriera", concluyó la madre.

¿Por qué fue trasladado?

Al Centro de Ingreso, Diagnóstico y Derivación del Instituto Nacional de Rehabilitación que funciona donde antes era Cárcel Central, son enviadas las personas detenidas a la espera de que se les asigne un lugar de reclusión acorde al delito que cometieron y su nivel de peligrosidad. En tanto, desde la puesta en marcha del nuevo Código del Proceso Penal, el módulo 11 de la Cárcel de Santiago Vázquez (ex Comcar), es el lugar en el que son recluidos quienes cumplen prisión preventiva a la espera de la realización del juicio.

Este módulo supo ser uno de los más peligrosos, sin embargo, en el último tiempo fue remodelado y los sectores en peores condiciones inhabilitados para recibir reclusos.

Gómez dijo que las condiciones de reclusión de Pintos eran "normales". Asimismo, una fuente carcelaria dijo que aunque este módulo ya no está entre los peores, y ha recibido mejoras, como más persona y actividades para los reclusos, todavía persisten carencias.

El suicidio y las cárceles

En 2016 se suicidaron en cárceles 12 personas, lo que en una población de 11.000 presos (que es lo que había ese año) da como resultado una tasa de 108 suicidios cada 100 mil habitantes.

Según el Informe Anual 2016 del comisionado Parlamentario en Cárceles, Juan Miguel Petit, entre los presos la tasa de suicidios es seis veces superior a la del resto de la sociedad.

Comentarios