Fútbol > DE TODAS PARTES VIENEN...

El boom de los futbolistas extranjeros en el Uruguayo: ¿quiénes son los 40 foráneos?

Solo dos clubes no tienen extranjeros y dos de los que llegaron son españoles

Tiempo de lectura: -'

02 de noviembre de 2019 a las 05:01

La prioridad de los equipos de fútbol en Uruguay suele ser la formación de futbolistas para obtener luego un rédito económico con sus transferencias. Es de lo que intentan subsistir. Por eso llama la atención cuando el trasiego se da al revés. En la actual temporada hay 40 futbolistas extranjeros que integran los distintos planteles de Primera división. Existen de todas las nacionalidades, principalmente argentinos por la cercanía con el país. Pero también hay brasileños, venezolanos, panameños, chilenos, ecuatorianos, paraguayos y españoles.

Que se acerquen futbolistas europeos al mercado de cabotaje es más raro aún y en el presente Clausura hay dos españoles: Xisco Jiménez, delantero de Peñarol, y Bidari García, zaguero de Plaza Colonia.

La llegada de cada uno de los jugadores foráneos tiene su historia. A veces lo hacen a través de convenios que firman (o solo conversan) los clubes, a veces son traídos por los representantes buscando en el mercado local un trampolín para sus carreras y otras (las menos) las instituciones los van a buscar y hacen el esfuerzo para contratarlos. Esto último sucede habitualmente con los clubes más fuertes económicamente como Nacional, Peñarol, Defensor Sporting y pocos más.

Actualmente los más destacados son Gonzalo Bergessio en Nacional y Lucas Viatri en Peñarol. Ambos son delanteros, pasan los 30 años y tienen trayectorias importantes. Las apuestas que hicieron los dirigentes en los dos casos dio resultado. 

Nacional este año contrató a otros futbolistas argentinos porque su técnico a principio de año era de esa nacionalidad (Eduardo Domínguez) y los recomendó. Así, arribaron Joaquín Arzura y Gustavo Lorenzetti; el primero fue dado de baja para el segundo semestre porque tuvo poca participacón. Otro argentino, Pablo Barrientos, fue contratado para el segundo semestre por una recomendación de su compatriota Bergessio.

En Liverpool se da el caso del golero Oscar Ustari, quien jugó en España, Inglaterra, Boca Juniors y la selección. El técnico negriazul Paulo Pezzolano lo llamó porque sabía que se estaba recuperando de una lesión y lo convenció para que llegara al cuadro de Belvedere.

“Si yo estoy acá en el club el máximo responsable es Pezzolano con su cuerpo técnico y el presidente por confiar en mí y en mis compañeros. Soy un jugador más”, expresó a Referí tras ganar el torneo Intermedio.

Sobre la llamada que le hizo Pezzolano, destacó algo de lo que le contó el DT negriazul: “Paulo me dijo que nunca en la historia había salido campeón el club y es algo que a mí me dio vueltas en el estómago, y se lo manifesté a él, entonces dijo ‘agarrémonos de la mano, aventurémonos en este desafío’, y se nos dio”. Así, este golero de extensa trayectoria llegó al equipo negriazul.
Cerro Largo, un club del interior que está realizando una campaña espectacular, ocupando al momento el tercer lugar en la Tabla Anual, se nutrió de varios jugadores argentinos producto de un acuerdo con Boca Juniors.

El conjunto arachán realizó la pretemporada en las instalaciones xeneises y durante su estadía en la capital argentina, el presidente Ernesto Dehl mantuvo reuniones con Aníbal Matellán, miembro de la secretaría técnica de Boca, y con Nicolás Chiesa, captador de talentos de la institución.

“El acuerdo tiene beneficios para ambas instituciones y estamos conversando para construir infraestructura en Cerro Largo”, contó Dehl. Al mismo tiempo, Boca tiene prioridad para adquirir a juveniles que surjan en la cantera del equipo melense.

Boca quería darle rodaje a jugadores de la reserva en Primera división y así se llegó a un acuerdo  por Mauro Luna Diale. Luego se incorporaron Agustín Heredia, Tomás Fernández, un futbolista que fue ascendido por Guillermo Barros Schelotto en 2017 y en una práctica recibió una fuerte patada de Pablo Pérez, molesto porque el juvenil le había hecho un par de moñas.
Luna Diale y Fernández son dos jugadores destacados en las inferiores de Boca que decidieron probar suerte en Cerro Largo.

“Arranqué la pretemporada en la reserva de Boca y me acercaron la propuesta de venir a Cerro Largo, la pensé con mi familia, mi representante y me vine para tratar de sumar minutos de fútbol”, contó a Referí Luna Diale.

Como era lógico, conocía poco del club arachán: “Al principio no sabía cómo era, pero después me informé sobre el equipo, que había salido campeón en Segunda y eran muchas las ganas de venir y tratar de aportar. También una oportunidad para mostrarme en el mundo del fútbol ya que en Boca estaba tapado”, manifestó.

En Boston River hay dos jugadores venezolanos, producto de que el club es gerenciado por empresarios de aquel país.

En las últimas décadas llegaron a Uruguay varios jugadores brasileños. Por ejemplo, Ederson Fofonka y Eliomar a Defensor Sporting, que sorprendieron con sus goles a principios de los 2000. Actualmente hay cuatro que integran el plantel de Fénix.

Los que tienen mayor actividad son Ronaldo Conceicao y Breno De Souza; el primero fue pedido del técnico Juan Ramón Carrasco, quien lo había dirigido anteriormente en River Plate, mientras que el segundo hace muchos años que está en el club.

Los otros dos, Coelho y Tavares, son apuestas que arribaron de la mano de sus representantes. 

En su momento Fénix contrató a dos juveniles panameños que fueron recomendados por Julio Dely Valdés: el golero Luis Mejía y el delantero Cecilio Waterman. Una jugada que les salió muy bien y actualmente (uno en Nacional y otro en Plaza Colonia) también defienden los colores de la selección de su país.

Parafraseando el poema de Idea Vilariño, “de todas partes vienen... los extranjeros”.

Anécdotas

El boom de los africanos
En 1980 Peñarol trajó a los primeros jugadores africanos a Uruguay: El ghanés John Yawson y los sudafricanos Shaka Ngcobo y Ace Knomo. Más adelante, a fines de los 1990 y principio de los 2000, llegaron en masa. Los cameruneses Pierre Webó y Angbwa Benoit en Nacional fueron los más destacados. En un momento, en Tacuarembó FC había tres: Tatap, Momó y Mbiakop. Por Plaza Colonia pasó Frank Daloko, también de Camerún, que tomaba mate con agua fría porque no sabía que había que calentarla. Joseph Akongo causó revuelo en una práctica de Peñarol, pero después jugó poco y recorrió el mundo la charla del técnico de Tacuarembó Carlos Manta que tuvo a Audu Mohammed como protagonista.

Bravo, de Wanderers a la selección
El delantero chileno tiene 26 años, se formó en Universidad de Chile, jugó en la Católica y en las selecciones juveniles, pero no había tenido la oportunidad en la selección mayor hasta que se destacó en Wanderers y fue convocado por Reinaldo Rueda para una Fecha FIFA. 
“No fue fácil llegar al camarín (de Wanderers) donde era el único extranjero, pero eso me sirvió para madurar y como enseñanza para lo que viene de mi carrera”, contó Bravo en una entrevista con la televisión trasandina. “Venir a Uruguay, relajarme en el buen sentido y que hablen de mi en Chile, en las redes sociales, está muy bueno”, agregó. 

Los 40 extranjeros en el fútbol uruguayo

Nacional
Luis Mejía    Panamá
Gonzalo Bergessio    Argentina
Pablo Barrientos    Argentina
Gustavo Lorenzetti    Argentina

Peñarol
Lucas Viatri    Argentina
Gabriel Rojas    Argentina
Xisco Jiménez    España

Wanderers
Cristian Bravo    Chile
Matías Castro    Argentina

Plaza Colonia
Cecilio Waterman    Panamá
Bidari García    España
Iván Salazar    Argentina
Lucas Ruiz Díaz    Argentina
Javier Sequeyra    Argentina
Elías Umeres    Argentina

Boston River
Gelmin Rivas    Venezuela
Lisandro Pérez    Venezuela
Pedro Silva Torrejón    Argentina
Bruno Lucas    Brasil
Emerson Espinoza    Ecuador

Fénix
Léo Coelho    Brasil
Ronaldo Conceincao    Brasil
Breno De Souza    Brasil
Rodrigo Tavares    Brasil

Cerro Largo
Gastón Heredia    Argentina
Lucas Arzamendia    Argentina
Mauro Luna Diale    Argentina
Mauro Fernández    Argentina
Carlos Fernández    Honduras

Liverpool
Oscar Ustari    Argentina
Clementino González    Paraguay

Defensor Sporting
Mariano Pavone    Argentina

Cerro
Felipe Klein    Brasil

Racing
Germán Ferreyra    Argentina

Juventud
Juan Mathías Bogado    Argentina
Eric Barrios    Argentina
Gonzalo Reyes    Chile

Danubio
Nicolás Pantaleone    Argentina

Rampla Juniors
Gustavo Machado    Argentina
Gaspar Vega    Argentina

River Plate y Juventud no tienen extranjeros

Cifras

468 goles son los que convirtió el argentino Atilio García con la camiseta de Nacional. El delantero que llegó desde Boca Juniors en 1938 se transformó en el goleador histórico del club tricolor y en el futbolista que hizo más goles clásicos. Una tribuna del Gran Parque Central lleva su nombre. En 1969 llegó otro argentino a Nacional, Luis Artime y convirtió 158 goles, siendo clave en las conquistas de las copas Libertadores e Intercontinental en 1971.

3 partidos jugó en Central Español el brasileño Paulo Silas en 1990, uno de los pasajes más rimbombantes de las últimas décadas. Silas llegó al club de Palermo después de disputar con Brasil el Mundial de Italia 1990. El dueño de su ficha era el empresario uruguayo Juan Figer, quien apeló al “pase puente” para transferirlo del Sporting Lisboa al Cesena de Italia.  En tres partidos hizo las delicias de los hinchas palermitanos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...