18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
7 de marzo 2023 - 11:00hs

Hay personas nómades. No es que no tengan un lugar de origen, ni hayan vivido durante un tiempo considerable en un país o no tengan residencia. Por alguna razón —propia o ajena— están llamados a no quedarse en un mismo lugar durante demasiado tiempo. Este era el caso de Romain Alexandre Cheblal, un francés al que todos llaman chef Alex. Gracias a su profesión, el hombre de 50 años recorrió, prácticamente, todos los continentes hasta que decidió, este año, instalarse en Uruguay junto con su esposa. 

El reloj marcaba las 9:22 de la mañana en Los Hamptons, el balneario de lujo por excelencia en Nueva York, Estados Unidos, —donde muchos famosos, como Beyoncé o Calvin Klein son propietarios y otros como Justin Bieber o Rhianna, alquilan— Chef Alex tomó su teléfono celular, calculó que en Uruguay era una hora razonable —las 11:22 horas— y llamó. 

Durante ese intercambio telefónico que mantuvo con Café & Negocios, el emprendedor culinario contó que estaba ultimando detalles para afincarse en Manantiales, Maldonado este año. Actualmente, su rutina transcurre entre esa zona de Nueva York y Palm Beach, en el estado de Florida, donde se encuentran las marcas de moda que marcan la tendencia mundial. Aún así, Chef Alex prefiere las playas del este uruguayo para tener su propia casa.

Más noticias

El empresario también consideró Brasil y Costa Rica como alternativas, pero expresó que Uruguay “es una joya secreta”, por lo que decidió, junto con su esposa, la artista plástica canadiense Mino Netta, afincarse en Maldonado. De hecho, ella ya se encuentra en Uruguay, e, incluso, trabaja aquí.

Alex es un chef privado que trabaja “alrededor del mundo”. Su cometido es que sus clientes vivan más “felices, fuertes y saludables”, ayudándolos a ser más conscientes respecto de los alimentos que consumen según sus perfiles.

El experto culinario creció en una villa francesa cercana a Ginebra, Suiza, llamada Gex. El lugar se encuentra sobre la cadena montañosa Macizo del Jura, al norte de los Alpes, y cuenta, al día de hoy, con casi 12 mil habitantes. Por aquellos años, vivió entre París (Francia), Ginebra (Suiza) y Barcelona (España).

Más tarde, a los 23 años, Chef Alex llegó a Estados Unidos “en busca de la aventura de convertirse en actor”. Por ese entonces, estudió en el Instituto Lee Strasberg, pero no consiguió una audición, debido a su acento francés “tan marcado”. 

En busca de trabajo, el joven decidió volcarse de lleno en el mundo culinario. Consiguió trabajo en prestigiosos restaurantes de comida francesa en Estados Unidos, como Le Bernardin, Daniel y Jean George. Alex obtuvo un importante puesto de chef cuando lo contrataron para la apertura de Lotus, un famoso restaurante, club y bar, ubicado en el barrio neoyorquino Meatpacking District.

Después de muchos años en la industria de los restaurantes, Chef Alex decidió “volver a sus raíces; extrañaba la tranquilidad que le daba su pequeña villa en la montaña, donde todo el mundo vivía en armonía y formaba una gran comunidad”, aseguró. En consecuencia, decidió desconectarse y buscar nuevos lugares para vivir, como Japón, México y Grecia. También tuvo experiencias en Italia, Países Bajos, Reino Unido, Brasil, Sri Lanka y Madagascar. 

“Estaba cansado del sueño americano, donde la única religión es el signo del dólar”, aseveró. Chef Alex decidió visitar a “unos amigos que vivían en Uruguay”, y fue así como conoció este país por primera vez. “Elegimos Uruguay (para vivir) por sus personas, son relajadas y educadas”, indicó y apuntó: “Un pequeño país tiene más flexibilidad para coexistir, como (sucede) en Suiza y Portugal; hay fuertes valores familiares y políticamente es estable: no hay apuro de seguir los cambios tecnológicos y el consumismo”.

Ministerio de Turismo José Ignacio, Maldonado 

Consultado sobre las ventajas y desventajas que tiene nuestro país, Chef Alex expresó a Café & Negocios que “la mayor ventaja es que vivimos con menos estrés” y se puede socializar más. El empresario reconoció también que deberán aprender mejor español para integrarse mejor. Sobre la desventaja, el chef dijo que “la agricultura local necesita producir más frutas y verduras orgánicas”, aunque reconoció que eso puede significar “un nicho de mercado” que podrían explotar.

Luego de visitar varias veces Uruguay (Montevideo, Colonia, José Ignacio y Garzón), finalmente alquilaron una casa en Montoya. “Empezamos a vivir allí para sentirlo”, indicó el francés sobre el ambiente natural de esa playa. “Es calmado y cerca de todo”, dijo y agregó que en poco minutos la pareja puede llegar a La Barra, José Ignacio, Punta del Este y Maldonado. 

“Realmente creo que hay futuro para desarrollar servicios culinarios, tal vez más vegetarianos”, expresó Chef Alex sobre su futuro profesional en esta zona uruguaya. A su vez, el empresario cree que se debe explotar un nicho alimentario que sea alternativo a la carne, “la cual tienen bastante”, opinó. “Elegimos vivir en Uruguay después de haber comido en La Huella, de José Ignacio, y en el puerto”, de Punta del Este, que se convirtieron en sus “restaurantes favoritos”, añadió el chef.

A la pregunta ¿cómo y cuándo vas a comenzar a trabajar de ahora en adelante?, Chef Alex respondió: “No lo sé todavía, mi esposa está enfocada en crear arte y estoy buscando granjeros orgánicos, así puedo crear hermosos y saludables eventos de comida” en Uruguay.

Chef Alex no planifica a largo plazo, pero está enfocado en el cultivo de plantas comestibles para emprender su negocio en el país, y, así, dejar “la globalización" atrás para volver a “consumir productos locales”. 

Temas:

Café y Negocios Chef Alex Punta del Este historia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar