17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
8 de marzo 2023 - 10:22hs

Las paramilitares Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), conocidas como Clan del Golfo, hicieron saber a través de un comunicado su disposición a plegarse al “plan de paz total” del presidente Gustavo Petro.

En el caso particular de este grupo, considerado la mayor banda criminal de Colombia, se trataría de la forma de mostrar su sometimiento a la justicia.

En el texto, compartido a través de sus canales de comunicación y dirigido al presidente Petro y al alto comisionado para la Paz, Danilo Ruega, el Estado Mayor de las AGC asegura que la decisión se tomó después de "un consenso" de los altos mandos de la organización.

Más noticias

"Estamos atendiendo de esta forma el llamado del gobierno a la paz total como una política de Estado", indicaron. También dijeron que contrataron abogados que "están plenamente facultados en todo lo que tenga relación directa o indirecta con la paz total".

Estos abogados "no pertenecen ni pertenecieron nunca a las AGC ni a ningún bloque ni al Estado Mayor", aunque por el momento el grupo criminal no precisó ni quiénes ni cuántos son esos letrados negociadores.

Este anuncio se da días después de que se conociera el asesinato de Wilmar Antonio Giraldo, alias "Siopas", quien según las autoridades era el segundo al mando del Clan del Golfo en la zona rural del departamento de Antioquia, al noroeste del país.

Medios locales indicaron que el asesinato de Siopas se produjo por disputas internas del Clan del Golfo, entre ellas referentes a la posibilidad de que esta organización armada se someta a la "paz total" propuesta por el gobierno colombiano.

Tras la desmovilización de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en 2006, nacieron varias bandas criminales, entre ellas el Clan del Golfo o AGC, una fachada política para sus actividades delictivas centradas en narcotráfico, minería ilegal, extorsión y secuestro, entre otras.

Actualmente, las AGC están supuestamente en un cese el fuego bilateral con el Gobierno colombiano que se extenderá hasta junio.

En ese plazo tienen las puertas abiertas por parte de la administración de Petro para negociar una paz que, en su caso, pasaría por el sometimiento a la justicia.

Con un ejército de unos 1.500 hombres que operan en un centenar de municipios donde son la máxima autoridad, el Clan del Golfo controla más de la mitad de la droga que sale de Colombia.

También conocidos como los Urabeños, las AGC están consideradas como una de las mayores organizaciones criminales de Sudamérica.

Fue liderada por Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, hasta que fue capturado en una zona selvática del occidente colombiano en octubre de 2021 y deportado a los Estados Unidos, donde se declaró culpable. Estaba acusado de tráfico, secuestros, asesinatos, paros armados, extorsiones y hasta de la muerte de unos 200 policías y militares en combates.

En ese momento, el Clan del Golfo tenía el control del tráfico de drogas a través del golfo de Urabá, un corredor estratégico ubicado en el noroeste de Colombia vecino a Panamá.

Otoniel caracterizó a un nuevo tipo de narcotraficante colombiano, alejado de las grandes ciudades, criado en la Colombia rural y curtido en la guerra, bastante diferente de los viejos capos del Cartel de Medellín y de Cali, de vidas glamorosas y llenas de lujos.

Ante de caponarco había sido soldado del EPL (Ejercito Popular de Liberación), una guerrilla de extrema izquierda que abandonó para pasarse de bando y enrolarse en las Autodefensas Unidas de Colombia, financiadas por los grandes hacendados.

(Con información de DW y agencias)

Temas:

Clan del Golfo banda criminal colombiana Colombia grupo paramilitar

Seguí leyendo

Te Puede Interesar