Opinión > EDITORIAL

El consejo del viejo

Las reglas de la democracia deben ser respetadas por todos, pero primero por los que aspiran a cargos políticos 

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2019 a las 05:00

La irrupción en la campaña electoral de candidatos que no pertenecen al mundo político provoca dolores de cabeza a los que sí viven y trabajan en ella. Son variables intervinientes del proceso político tradicional que sacuden el tablero hasta que se producen los reacomodos lógicos cuando la población finalmente los conoce, acepta y/o rechaza. Mientras tanto hay que convivir con ellos.

Sin embargo, en los tiempos modernos y al ritmo de las posibilidades gigantes de difusión de mensajes que representan las redes sociales, su impacto parece mucho mayor del que realmente tiene. Por lo general, por venir de afuera del sistema, tienen mucho menos compromisos con las reglas del juego democrático y más dinero para gastar en la campaña, lo que genera obviamente una distorsión.

Si sus estrategias son eficaces, los ciudadanos más expuestos a los impactos de la inmediatez enseguida comienzan a hablar de estos fenómenos. Se podría concluir que es un tema de sensaciones más que de realidad. Sin embargo, no son casos que haya que relativizar; devuelven la mirada de un espejo que a muchos políticos no les gusta ver y mucho menos aceptar.

Cuando este fin de semana, en un acto en Punta de Rieles del Movimiento de Participación Popular (MPP), el expresidente José Mujica mencionó las nuevas formas de hacer política que han surgido en el mundo, estaba evidenciando que su irrupción en Uruguay es un hecho y que le molesta

 “No tengo nada contra nadie porque hace poco en Ucrania un cómico ganó las elecciones de punta a punta. No lo conocía nadie, hacía chistes por la televisión. En Italia salieron como de atrás de un palo también. Si para ese lado va la política, estamos en el horno”, señaló. 

“Van a aparecer los que vienen a comprar el voto. Y entonces, ustedes, al que le ofrezca 100 pídanle 500, y voten a quien se les antoje, menos al que los viene a coimear. Así, abiertamente”, dijo Mujica. 

“Si les vienen -agregó- a comprar el voto con cinco chapas pidan diez, hagan lo mismo que ellos. Si son atorrantes que les vienen a comprar (el voto) apoyándose en la necesidad, cúrrenlos bien currados, pero después voten a cualquiera menos a esos. Tenemos que enseñarles desde abajo que esos no son métodos”, sostuvo.

“Y la única manera es que no les sirva para un carajo y si los vienen a contratar para repartir listas vayan y tírenlas a la marchanta, saquen todo lo que puedan”, aconsejó a una audiencia que entre vítores y aplausos saludó una nueva ocurrencia del veterano político.
Viniendo de quien viene puede ser una anécdota más. Pero, partiendo de un expresidente con el cuero curtido de varias campañas resulta llamativo. Por más outisders que sean las variables intervinientes que representan los candidatos que no estaban en la grilla de la política ni de los analistas, se tornan un dolor de cabeza. 

Por eso el llamado de Mujica es uno de atención ya que parte de alguien que sabe más por viejo que por diablo, como reza el refrán español. Más allá de los dichos del exmandatario es de orden condenar a quienes pretenden prostituir la democracia intentando captar voluntades para el sufragio con ofertas materiales. La democracia tiene sus reglas y deberían ser los que aspiran a cargos políticos los primeros en honrarlas. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...