Espectáculos y Cultura > ópera

El cónsul: una ópera con una puesta contemporánea nunca vista en el Solís

Se estrena hoy con dirección escénica de Sergio Luján y dirección musical de Martín Jorge

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2017 a las 05:00

Sin representación, ni linealidad temporal, ni argumento, ni personajes. Así es El cónsul , la obra que el Teatro Solís presentará como tercer título de su temporada de ópera 2017. La obra en inglés con la dirección escénica de Sergio Luján, promovedor del teatro performático, estrenada en 1950 por el ítalo-estadounidense Gian Carlo Menotti cuenta la historia una familia perseguida por un Estado represor. En busca del exilio, recurren al consulado de un país extranjero.

"Lo que propone es absolutamente político y a nosotros nos toca de lleno. Tenemos una larga y triste historia de exiliados y desaparecidos", dijo el director escénico Sergio Luján a El Observador, y aseveró que El cónsul trata esencialmente sobre la impunidad estatal y llama al replanteamiento de las estructuras del poder político. Justamente Luján es un cuestionador de estructuras en el teatro, y por eso fue convocado por el Solís.

Desde 2009 forma parte del colectivo independiente Laboratorio de Práctica Teatral junto a otras ocho personas. Allí los actores trabajan con realizaciones performativas en vez de con la tradicional representación teatral con lo que buscan generar una experiencia para el espectador. Luján ha presentado espectáculos en espacios no convencionales como el castillo de Idiarte Borda o el ex frigorífico Castro en la Cachimba del Piojo.

1950 fue el año de estreno de El cónsul en Estados Unidos
Cuando lo llamó el Teatro Solís para la puesta en escena de El cónsul, Luján aceptó pero con la condición de trabajar con un insumo que le es fundamental: la libertad. Y él asegura que lo consiguió.
"Al no tratarse de representar la realidad, la materialidad ya no es la ilusión que refleja esa realidad, sino que es la realidad misma que se sube al escenario", dijo Luján y aseguró que el texto de Menotti le posibilitó un corredor libre hacia la realidad, algo con lo que él trabaja habitualmente. Por eso ante el planteamiento de El cónsul acerca de la impunidad del Estado, Luján sintió que era esencial hacer partícipe de esta obra a la Coordinadora de Familiares de Desaparecidos. "Evidentemente quienes tienen esto sobre sus espaldas cargado desde hace años y años, son los familiares, entonces me parecía absolutamente pertinente interrumpir todo el proceso de la ópera para que se establezca una manifestación contra la impunidad", explicó.

Y en esta exaltación de "lo real", Luján abandona la centralidad del escenario. "Todo el edificio ha sido invadido", sentenció y a la vez la humanidad de los artistas se mezclará con la de los personajes. "La realidad es que hay un artista que está ejecutando una serie de acciones a la vez que canta y que hay otros lenguajes funcionando", explicó Luján.

Ante los detractores de las expresiones artísticas contemporáneas y espectadores aferrados a la linealidad tradicional, Luján dice: "no hay nada para entender, hay un sentido por construir. Es una experiencia del tipo vivencial. Es para vivirlo".

El programa no tendrá fotos individuales sino una grupal porque El cónsul es entendida como un trabajo colaborativo. La dirección musical de otro innovador: Martín Jorge, director de la Banda Sinfónica de Montevideo, la dirección de arte estará a cargo de Sergio de los Santos y la dirección de realización de Paula Kolenc.

El barítono brasileño Leonardo Neiva, interpretará a John Sorel y Eiko Senda (Japón) a Magda Sorel.
El cónsul, que ya fue estrenada en el Solís en 1951 dirigida por Eric Simon, será presentada hoy a las 20 horas en la sala principal del Teatro Solís y estará el 13 y 15 de setiembre a la misma hora. Las entradas están a la venta en TickAntel y boletería del teatro. Los precios van de $ 250 a $ 1750.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...