Mundo > Central de Fukushima

El controversial plan de Japón para deshacerse de "residuos nucleares" en el mar

El gobierno de Japón verterá más de un millón de toneladas de agua al mar, procedentes de una central nuclear accidentada por un tsunami en 2011; la operación podría demorar décadas

Manifestantes protestan en Japón por decisión del gobierno  de verter residuos nucleares al mar

Tiempo de lectura: -'

14 de abril de 2021 a las 19:18

Una vez tratada, Japón verterá al mar más de un millón de toneladas de agua procedente de la central nuclear de Fukushima, accidentada en 2011, según anunció este martes el gobierno pese a la oposición de los países vecinos y de los pescadores locales.

La decisión pone fin a siete años de debate sobre cómo deshacerse del agua de lluvia, de las capas subterráneas o de las inyecciones necesarias para enfriar los núcleos de los reactores nucleares que entraron en fusión como consecuencia del tsunami del 11 de marzo de 2011.

Alrededor de 1,25 millones de toneladas de agua contaminada están almacenadas en más de 1.000 cisternas cerca de la central nuclear, en el noreste de Japón.

El agua será vertida "después de asegurarnos de que se halla a un nivel (de sustancias radiactivas) claramente inferior a los estándares de seguridad", declaró este martes el primer ministro Yoshihide Suga, quien añadió que el gobierno tomará "medidas" para impedir que esto perjudique la reputación de la región.

Urgía tomar una decisión porque el agua se acumula rápidamente: en 2020 el lugar generó cada día unos 140 metros cúbicos de agua contaminada y en el otoño de 2022 se podría llegar a los límites de capacidad de almacenamiento de agua, según Tepco, el operador de la central.

El agua que se arrojará al mar se ha filtrado varias veces para eliminar la mayoría de las sustancias radiactivas (radionucleidos), pero no el tritio, porque no se puede quitar con las técnicas actuales.

La operación tardará dos años en comenzar y podría tomar décadas.

Fuerte oposición

Se ha dado preferencia a esta opción sobre otras, como la evaporación en el aire o el almacenamiento sostenible. 

Los pescadores y los agricultores de Fukushima la critican porque temen que deteriore aún más la imagen de sus productos entre los consumidores.

"La gestión del agua contaminada es un tema que no se puede evitar" en la reconstrucción de Fukushima, declaró Suga a la prensa el miércoles pasado después de reunirse con el jefe de la federación de cooperativas pesqueras de Japón, opuesto categóricamente al proyecto.

El gobierno "nos dijo que no vertería agua [al mar] sin la adhesión de los pescadores", declaró a la cadena de televisión pública NHK Kanji Tachiya, director de una cooperativa pesquera local de Fukushima, este martes por la mañana antes del anuncio de la decisión.

"Ahora vuelven con lo mismo y nos dicen que verterán el agua, es incomprensible", añadió.

Más de un centenar de personas se manifestaron el martes ante el Kantei, la residencia oficial de Suga en Tokio, llevando pancartas con eslóganes contra la decisión

"El gobierno japonés ha abandonado una vez más a la gente de Fukushima", reaccionó Greenpeace este martes, criticando una "decisión completamente injustificada de contaminar deliberadamente el océano Pacífico con residuos nucleares".

La organización ecologista Greenpeace ha insistido en que se siga almacenando el agua hasta que la tecnología permita descontaminarla por completo.

Apoyo estadounidense

Al comienzo de 2020, expertos comisionados por el gobierno recomendaron el vertido en el mar, una práctica ya existente en Japón y en el extranjero en instalaciones nucleares activas.

La Organización internacional de Energía Atómica (OIEA) apoyó esta opción. Su director general Rafael Grossi se "congratuló" el martes por la decisión de Japón y declaró que la OIEA estaba dispuesta a ofrecerle un apoyo técnico.  

Los vecinos de Japón, con los que Tokio mantiene relaciones agitadas por disputas históricas, están descontentos. 

China calificó de "extremadamente irresponsable" la decisión de Japón que "dañará mucho la salud y la seguridad pública en el mundo, así como los intereses vitales de los países vecinos".

Corea del Sur, que ha expresado un "gran pesar" por la decisión que representa "un riesgo para el entorno marítimo", convocó al embajador japonés en Seúl.

El gobierno estadounidense, aliado de Tokio, expresó sin embargo su apoyo en un comunicado poco después del anuncio. Japón "sopesó las opciones y los efectos, fue transparente en su decisión y parece haber adoptado un enfoque acorde con las normas de seguridad nuclear reconocidas internacionalmente", señala.

AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...