Nacional > solidaridad

El peluquero cubano que le corta el pelo gratis a otros inmigrantes

Todos los miércoles Dainier Pacheco dedica su descanso de trabajo a ayudar en la Asociación Idas y Vueltas

Tiempo de lectura: -'

09 de diciembre de 2018 a las 05:00

Los currículums se van apilando sobre la mesa: cuatro, cinco, seis. La mayoría son de cubanos, pero también hay venezolanos, colombianos y dominicanos. La habitación es chica y está ubicada en una casa de Ciudad Vieja. Algunos voluntarios responden dudas, otros digitalizan sus currículums y por otro lado alguien les señala a Uruguay en un mapa y marca sus zonas más relevantes.

Doce, trece, catorce; los currículums se van sumando uno arriba del otro. Y siguen entrando inmigrantes.Hay platos con rodajas de pan con mermelada, pequeños trozos de chocolate y bidones de agua rellenos con jugos. Hay mesas con personas que rellenan papeles, que preguntan con ilusión.

Es miércoles por la mañana de un día soleado de noviembre en la sede de la organización no gubernamental Idas y Vueltas, que asiste a inmigrantes. Entre la multitud aparece Dainier Pacheco, que apoya sus tijeras, peines y rasuradoras en un banco que improvisa como mesa de trabajo. Arrima un taburete de madera y despliega una capa roja. Se sienta el primer joven y discuten sobre el peinado que quiere.

Pacheco corta concentrado, pero siempre alegre. Esa energía lleva a que se acercan más clientes tímidos.

Pacheco es cubano y es uno de los tantos inmigrantes que recibieron la contención de Hendrina Rinche Roodenburg, presidente de Idas y Vueltas, en un momento de desasosiego y dificultad. Y como retorno a esa mano que recibió en algún momento decidió dedicar su único día libre de la semana a ayudar a otros.

Desde Ciego de Ávila a Montevideo 

Era víspera de Navidad en la ciudad cubana Ciego de Ávila y la mañana siguiente sería tiempo de encuentro familiar. Y justamente por su familia, Pacheco estaba dispuesto a iniciar un viaje. Este hombre de 33 años partía en busca de un mejor futuro para su gente.

Comenzaría el año nuevo en Uruguay, lejos de sus playas, del ron y del cha cha chá. Atrás dejaba a sus dos hijos, sus hermanas y sus padres.

La llegada fue dura. No tenía dónde dormir y se quedó prácticamente sin dinero. Un garaje del Centro, que alquilaba por US$ 100, fue su casa durante los primeros tres meses. Allí dormía con su hermano de la vida, Osleydis Yera Alonso, también inmigrante cubano.

Tenía que empezar de cero con solo US$ 300 en sus bolsillos y todas las ganas de dar la pelea. Extranjero, sin documentos y con una Licenciatura en Administración Economía y Salud, Pacheco decidió enfocarse en lo que le apasionaba y le permitía generar un ingreso: la peluquería.

Y le fue bien. Entre changa y changa se abrió camino.Tiempo Barber le dio su primera oportunidad. Corte tras corte en la barbería del barrio Lezica -que hoy está cerrada-  Pacheco logró salir adelante. En la actualidad trabaja en una peluquería de alta gama, muy contento con su equipo de trabajo y agradecido por la oportunidad que le brindaron. 

A 6.445 kilómetros están sus pequeños Maicol de cinco y Melanie de cuatro. La distancia lo golpea, pero lo incentiva a seguir peleando por ellos. “Todo lo que he hecho hasta el momento fue pensando en el futuro de ellos que es lo primordial y lo que más necesito: que se sientan bien. Y aunque estén lejos de mi sé que no le va a faltar nada mientras yo esté luchando acá. Y mi idea es traerlos conmigo, junto con mi familia”, dice con firmeza.

Perseverante, positivo, autodidacta: así es este alegre cubano  que en sus ratos libres comenzó a incursionar en lo que le apasiona. En Cuba no tenía forma de ver tutoriales en Internet, según dice, así que la mejor manera de aprender fue probando. Y sus amigos se convirtieron en sus primeros clientes.

De un pasatiempo nació el oficio. “No tiene nada que ver la parte administrativa de una empresa con una peluquería, con cortes de pelo. Pero pienso que son cosas que uno se propone y que si le pone todo el interés lo logra”.

Entre idas y vueltas

Cuando Pacheco llegó al país comenzó los trámites de sus documentos. A partir de marzo cuenta con su cédula uruguaya, lo que le permitió trabajar legalmente. Pero como entró por la frontera, aún le falta culminar su trámite de residencia.

Un día un chofer de ómnibus entró a aquella barbería de Lezica. Se llevó un corte de pelo y le dejó un contacto que le cambió la vida. Así llegó a las puertas de la Asociación Idas y Vueltas. “La verdad es que me trataron como tratan a todos acá: excelentemente. La ayuda ha sido muy positiva, porque de a poco he podido salir adelante”, cuenta.

Gracias a esta ayuda logró el trámite de su visado para poder ser residente. Mucha de su energía está focalizada ahí porque “es la única posibilidad” que tiene traer a su gente: “quiero traer a mis hijos, estar cerca de mi familia y acortar esta distancia tan larga que me está matando”.

Mientras tijeretea el peluquero cuenta que quiso devolver un poco de la ayuda con un gesto solidario hacia la asociación y la gente que viene a probar suerte a Uruguay. Ahí surgió la idea de compartir el espacio. En forma de agradecimiento les propuso ofrecer sus servicios gratuitamente a los migrantes que se acerquen.

Pacheco trabaja de jueves a martes desde las diez y media de la mañana hasta las nueve de la noche. Y sabe que todos los miércoles por la mañana, que corresponde a su único descanso en la semana, lo esperan en Idas y Vueltas.

Un grupo de inmigrantes aguarda ahí para poder cortarse el pelo y soñar con una mejor oportunidad para encontrar trabajo. Hace entre cinco y siete cortes dependiendo del día.“Podrás no ser adinerado, no tener recursos, pero si andas presentable, con un buen look, te van a mirar de otra manera, te van a tratar de otra manera, más en la sociedad en que vivimos hoy en día”, afirma Pacheco.

Poder ayudar a otros inmigrantes ya es suficiente para este cubano. “Lo hago con todo el amor del mundo porque en realidad amo lo que hago y lo seguiré haciendo hasta que tenga fuerza”, dice.

La fila se va haciendo cada vez más larga. El sol quema un poco en el pequeño patio. Sobre un rincón espera Pedro Ruiz (52), escuchando una radio vieja que acerca a su oído derecho. Espera muy paciente por su corte de pelo. Viene desde La Habana. Cruzó la selva de Guyana en un ómnibus durante 14 horas de viaje. Quería irse a Brasil, pero aconsejado por otro amigo decidió cambiar el rumbo para Uruguay. Desde el 16 de setiembre está en Montevideo y dice que “gracias al calor de la gente”, lo siente como su propio hogar.

Ya con su documento uruguayo en la mano Pedro comenzó a preparar su viaje hacia Artigas en busca de trabajo. Escuchó que en ese departamento "pagan bien" y que la vida es más barata. La idea lo ilusiona para poder afrontar mejor sus gastos y poder enviarles dinero a su familia que quedó en Cuba.

A pesar de que su descanso de los miércoles se termina, los clientes de Pacheco se multiplican en Idas y Vueltas.

Mientras corta piensa en su siguiente sueño: tener su propio local. “Sin duda lo voy a lograr”, repite entusiasmado.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...