Economía y Empresas > ENTREVISTA

El desafío permanente de experimentar

La especialista senior del Fomin, Ana Castillo, cuenta por qué es unidad del BID es un "laboratorio de innovación"

Tiempo de lectura: -'

04 de abril de 2018 a las 05:00

A Ana Castillo le encanta practicar golf. Descubrió ese deporte a los 40 años. Va a entrenar regularmente a las 7 de la mañana con un coach que la alienta a seguir superándose. En un entorno que sigue siendo bastante masculino, entiende que le permite vincularse con otra gente, pero algo que la atrae particularmente es que tiene mucho que ver con sus tareas laborales. "Cada hoyo es un desafío diferente. Te puede haber ido fantástico pero viene el siguiente. Si porque te fue bien en el anterior, te la crees en el próximo, marchaste. Hay que ser humilde, aprender de los errores, reflexionar", comentó desde las oficinas del BID en Ciudad Vieja.

Viene de una familia dedicada a actividades vinculadas con la salud, pero decidió formarse como ingeniera agrónoma. El diploma en Agronegocios en ORT completó su formación en negocios, marketing y comportamiento organizacional. Realizó posteriormente un MBA en Argentina con énfasis en Agribusiness y llevó adelante su propia consultora.

Hace poco más de 12 años, una convocatoria del Banco Interamericano de Desarrollo en el diario llamó su atención. Salió segunda en el concurso, pero cómo había mucho trabajo en ese momento, el banco abrió dos posiciones. Fue allí donde descubrió su pasión por el desarrollo y la innovación.

Desde 1993 a 2017, Fomin aprobó 86 operaciones aprobadas en Uruguay, lo que implicó una inversión de US$ 56 millones.

¿A qué se dedica el Fomin?
Es un fondo administrado por el BID. Nuestro negocio es ser uno de los laboratorios de innovación dentro del grupo. Buscamos pilotear innovaciones, que sean sostenibles financieramente, tengan impacto y en caso de tener resultados positivos, ser escalados por otro, ya sea en el sector público y privado. Como un capital semilla inicial, implica normalmente experimentos de alto riesgo. De lo que para otros pueden ser llamados fracasos, nosotros lo que extraemos son aprendizajes.
Ese es el valor agregado que tenemos como laboratorio: generar conocimiento, lecciones para ser aplicadas por otros. Es lo interesante, y es mi desafío profesional y desde la perspectiva personal, es de las cosas que más me motivan.

A nivel del ecosistema emprendendor, hay un reconocimiento del apoyo del Fomin a lo que fue el Fondo y la Red Emprender. ¿Qué significó esa experiencia?

Antes que yo llegara al Fomin, en el 2002 pasaron una serie de cosas interesantes. Se crea la primera incubadora, Ingenio, y Endeavor establece sus operaciones en Uruguay. Miguel Brechner presidía LATU, Álvaro García estaba en CND y junto a los socios de Prosperitas se identificó que había esa necesidad de financiamiento en etapas tempranas y generar más pipeline a través de fortalecer que más organizaciones del ecosistema se sumaran a incentivar el emprendimiento.
El resultado, más allá de los emprendimientos apoyados y las inversiones realizadas, fue fantástico. Conseguimos que alguien quisiera llevar nuestro pequeño piloto a una mayor escala, que pasara a ser liderado por la política pública. Parte de la propuesta y los aprendizajes y conocimientos del Programa y el Fondo Emprender fueron absorbidos por la ANII, y más recientemente por ANDE.

¿Qué otros proyectos destaca?
Fuimos tras la búsqueda de lo que llamamos "programa de nicho". Surge Más Emprendedoras como una oportunidad de fomentar el emprendimiento femenino. Hablando de género siempre partimos del principio de que hombres y mujeres no somos iguales y que tenemos otras necesidades, y algunas de las barreras que se trató de levantar fueron la falta de confianza en si mismas y en sus emprendimientos, la ausencia de redes de contacto, el acceso al financiamiento, falta de formación en negocio.

Al cierre de nuestra intervención habían más de 3.500 mujeres impactadas, pero además el 80% dijo haber aumentado la confianza en si mismas y en sus emprendimientos. El incremento de facturación fue de un 11% y 50% lograron financiamiento de terceros.

Procuramos que las intervenciones que hacemos sean sostenibles en el tiempo. Trabajamos en esa sostenibilidad desde el inicio. En el caso de Más Emprendedoras, la sostenibilidad vino por el lado de que la Organización de Mujeres Empresarias de Uruguay (Omeu) hoy brinda los mismos servicios que se daban. En la medida que sea pertinente, la idea es que esos esfuerzos se sostengan en el tiempo.

En otra área, el Centro de Producción Más Limpia, cuya creación impulsamos, sigue funcionando y teniendo una oferta para el sector privado. El hecho de que sea sostenible es una de las metas que buscamos.

¿En qué se trabaja ahora?
En probar el modelo de company builder con Thales Lab. El modelo de incubación lo conocemos, pero no el de company builder. Estamos testeando. La diferencia es que los propietarios del company builder arriesgan en el emprendimiento. Estamos colaborando en perfeccionar el modelo y ayudándoles en el área de emprendimiento corporativo para que genere mayor impacto y tenga sostenibilidad financiera. Además se trabaja junto al equipo de IEEM en Xcala, fomentando la creación de redes de inversores ángeles. Ha sido un lindo desafío. Ahora arrancamos el tercer tramo con énfasis en la internacionalizaciones de las redes, formación a inversores – que es un debe de la región – un mayor énfasis en género y continuar con la inversión de impacto.
También estamos con NXTPLabs en un programa de fintech y agtech. NXTP es un socio muy relevante a nivel regional, y agtech es una nueva área con fuerte potencial y donde se da la casualidad que se mezclan mis dos pasiones: el agro y la innovación tecnológica.
Somos una región exportadora de alimentos y donde ha habido un desarrollo de startups tecnológicas. Hay que pensar soluciones para el agro que nos permitan mejorar la productividad y que sean, a su vez, climáticamente más amigables.

¿Cómo está avanzando la experiencia en agtech?
El programa está en Argentina y Uruguay, y con intención a expandirse regionalmente. Hay una convocatoria para emprendimientos focalizados en Agtech. Existen ejemplos de empresas que han logrado escalar sus soluciones, algunas han llegado al mercado norteamericano.

Hay varios desafíos por delante: cómo acercar al sector corporativo, tratar de buscar un pipeline un poco más maduro, porque el modelo de aceleración parte de un mínimo producto viable. Buscar inversores del sector agro, es un reto. Hay un tema de asimetría de información. ¿Cómo hacer para que vean que pueden diversificar dentro de sus oportunidades de inversión y apostar por estas empresas? Y por último, el más importante, los productores están abiertos en la adopción (de tecnología) pero para llegar a la ultima milla (productores más alejados o que trabajan en cultivos menores) hace falta para esto coordinar esfuerzos público-privado, y coordinar con las políticas públicas.

Por fuera de sus tareas en Fomin, se ha dedicado a ser mentora de emprendedoras. ¿Por qué lo hace?
Rescato el valor de la mentoría para las mujeres. Es una forma de devolver a la sociedad las oportunidades que uno ha tenido, y a la vez aprendo y me llena de satisfacción.

¿Hay algo en lo que insista particularmente con sus mentoreadas?
Siempre empiezo por la misma pregunta: ¿Ganás plata? Muchas de ellas no saben. ¿Tenés un sueldo? De repente tu amiga que trabaja en un estudio jurídico tiene un sueldo, y vos no tenés un sueldo fijo.
También les pregunto dónde se ven en cinco años y, después, qué vamos a hacer para que llegue.
El trabajo del mentor es básicamente hacer esas preguntas que, a veces, son provocadoras, y después, a partir del plan que se traza, ir apoyando el conseguir las metas.

Perfil


Edad: 46 años

Familia:

"Tengo un padre y una madre que en silencio siempre apoyaron mis decisiones. Estoy casada hace casi 20 años. El concepto de corresponsabilidad es la clave para que ambos dos podamos tener trabajamos exigentes. Mi familia es sin lugar a duda mi principal soporte. Tengo un hijo de 15, lo más maravilloso que me pasó en la vida, y tiene una creatividad única, hace preguntas que te sorprenden y una fuerte disciplina, que seguro le va a ayudar en la vida."

Trabajo:

"Siempre digo que (en el BID) fue donde descubrí la pasión por el desarrollo y los temas de innovación. Me preguntan cómo hago para trabajar en tantos temas distintos. Es parte de la dinámica, de mi multitasking, y hay una línea de innovación que es transversal. Pero sin lugar a dudas las exigencia de mi trabajo son las que me obligan a mantenerme actualizada. Lo lindo es que uno en el Banco tiene la oportunidad de trabajar con colegas expertos en distintos temas y poder haber generado una red fuera que hoy me permite levantar el teléfono y contactar a alguien para que me aporte su conocimiento. En los últimos anos tuve la oportunidad además de trabajar regionalmente, Paraguay y Belice fueron parte de mis desafíos del 2017. He generado nuevos aprendizajes y la necesidad de adaptarme al contexto local. Realmente me gusta mucho lo que hago. Es desafiante. Vivis en un desafío permanente. Hay que ir buscando e identificando oportunidades, dialogando con gente."

Gustos:

"Me gusta leer, leo muchas novelas históricas donde las protagonistas son mujeres. Me engancho con Netflix, particularmente con seriales británicas o europeas. Conservo mi grupo de amigas, y mi círculo por suerte ha ido creciendo. He ido sumando gente maravillosa a este camino que es la vida"



REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...