El gobierno a la defensiva

El cuarto año encuentra al Poder Ejecutivo en un camino empedrado de malas noticias

Tiempo de lectura: -'

21 de abril de 2018 a las 05:00

El gobierno transita su cuarto año de gestión por un camino empedrado de malas noticias y lo encuentra a la defensiva.

La interpelación al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, realizada con efectividad por el senador colorado Pedro Bordaberry puso el foco en el asunto de mayor preocupación para los uruguayos: la seguridad. El ministro se defendió con cifras y, también, con adjetivos.

El aumento de los homicidios, mayoritariamente causados por las peleas entre bandas, sumadas a los femicidios, habla por sí solo de un incremento de la violencia y trae el riesgo de la feudalización de la delincuencia. La oposición en bloque y también algunas encuestas de opinión muestran una opinión adversa hacia el ministro.

Sin embargo, Bonomi logró combatir y eliminar los principales focos de corrupción policial, aumentó los patrullajes y apostó a la tecnología para disuadir a los delincuentes, algo que consiguió reducir el aumento de las rapiñas.

A pesar de ello, los robos a los cajeros automáticos y el incremento de la violencia le juegan en contra y ya se trate de la gestión en sí, de la comunicación, o de ambas cosas, la permanencia del ministro horada a un gobierno que atraviesa el peor valle de popularidad. En la interpelación el senador y candidato presidencial blanco Luis Lacalle Pou apuntó que quizá un cambio en el ministerio no resuelva la situación, pero de todos modos considera que Bonomi reprobó el examen y debe irse. Junto a la cuestión de la seguridad surgió otro asunto que le pega fuerte al gobierno: las personas que viven en la calle.

Y fue el intendente de Montevideo y posible candidato presidencial, Daniel Martínez, quien señaló su preocupación por el asunto en una esquela a Tabaré Vázquez, difundida por Búsqueda.

Este gesto trae a la memoria otro episodio entre ambos protagonistas, cuando en público Vázquez sugirió a Martínez que transfiriera a la organización de carnavaleros Daecpu la administración del Teatro de Verano. Si bien no todo es lo que parece, esto parece un chisporroteo entre el actual presidente y un posible sucesor.

La pobreza cae y hay gente que duerme en la calle y la ministra Marina Arismendi no quiere que se hable del asunto de quienes duermen en la calle con el invierno en la puerta.

En medio de esto, el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, contestó a título personal y en su carácter de cristiano un documento de la Iglesia Católica que asoció a algunas afirmaciones a los de los autoconvocados. También dijo que el título Construyendo puentes de fraternidad en una sociedad fragmentada, contiene parte de un slogan de Lacalle Pou. La Iglesia, por supuesto, negó cualquier intencionalidad política. Esta contestación puede asociarse también a la actitud contestataria de Vázquez hacia los autoconvocados del campo a quien asocia a una embestida global opositora.

Si es cierto aquello de que no hay mejor defensa que un buen ataque, el gobierno aparece a la defensiva y lo que anda bien, el Ministerio de Economía no suma en el activo en momentos de ajuste.

Comentarios