Nacional > Extensión

El gobierno subsidiará a los exreclusos de Guantánamo por un año más

Se les pagará un sueldo mínimo y el alquiler

Tiempo de lectura: -'

07 de febrero de 2018 a las 14:40

El Ministerio de Relaciones Exteriores extenderá el subsidio mensual que se les otorga a los seis ex presos de Guantánamo refugiados en Uruguay, que debería finalizar este mes. A iniciativa del nexo entre los exreclusos y el gobierno, Christian Mirza, se requirió que el Estado les pagara el equivalente a un salario mínimo nacional por mes ($ 13.340) y también se siguiera haciendo cargo de sus alquileres. El nuevo beneficio durará un año y puede caducar en caso de que alguno de ellos consiga un trabajo estable durante 2018.

Según dijo Mirza a El Observador, desde el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (Sedhu) le informaron que en realidad faltaban ajustar algunos detalles desde el punto de vista administrativo formal, pero que fue aceptado el pedido, aunque puede tener algunos retoques mínimos que no supo precisar. Sin embargo, dijo que se mantendrá el subsidio monetario y el alquiler, pensando también en poder reforzar la capacitación laboral y el manejo del idioma español con el fin de lograr la inserción laboral definitiva en el correr de este año.


De los seis refugiados, solo dos tienen trabajo estable en un estacionamiento en el Centro. Otro da clases de árabe de forma esporádica y también hay uno de ellos que abrió su propio emprendimiento de dulces árabes. Sin embargo, el ingreso que reciben por mes no les alcanza para subsistir sin el apoyo del gobierno.

Hay dos refugiados que no tienen trabajo. Uno de ellos es Jihad Diyab, quien trató de irse de Uruguay en reiteradas oportunidades pero ningún país lo recibió. Mirza comentó que Diyab se mudó a Rivera.

“Salvo el caso de Jihad Diyab que es aparte, todos han hecho algún curso y se han preparado. Algunos tienen trabajos que no son de tiempo completo, pero los demás están intensificando su capacitación. Aunque hay otros factores, en mi opinión hay un factor básico y fundamental que hace que les cueste conseguir un trabajo estable y es el estigma de Guantánamo que los condena y estigmatiza. Por eso el Estado tiene que ser proactivo y hay muchos empresarios que pueden tener buena voluntad. Estamos hablando de cinco casos, descontando a Jihad", dijo Mirza a El Observador.






REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...