Espectáculos y Cultura > ROBIN BANERJEE en Montevideo

El guitarrista de Amy Winehouse cuenta cómo era tocar con ella

Robin Banerjee, integrante de la banda de la cantante fallecida en 2011, tocará este miércoles en La Trastienda junto al grupo tributo argentino No Rehab Band

Tiempo de lectura: -'

08 de julio de 2019 a las 05:00

Robin Banerjee puso MTV en su televisión y se quedó asombrado. La cantante que estaba en la pantalla tenía una voz y una apariencia asombrosa, que remitía a las clásicas cantantes de jazz. Un día de 2004, el guitarrista escuchó y vio a Amy Winehouse cantar Stronger than me y se convirtió en fan. Corrió a comprar el disco Frank y no paró de escucharlo.

Un año después este fanático de la cantante se la cruzó un par de veces en bares londinenses, ella como espectadora, él como músico de jazz. Al año siguiente, ya en 2006, a Banerjee le llegó un mensaje de texto: el remitente era Dale Davis, el líder de la banda de Winehouse. El contenido decía que lo invitaban a sumarse al grupo, sin necesidad de audición. Tenía dos semanas para aprenderse las canciones del inminente Back to black.

Banerjee se aprendió todos los temas (y también todos los de Frank), y así empezó su vínculo musical con Amy Winehouse, una artista que según el músico “devolvió el jazz a la música popular, tenía la visión suficiente como para lograr eso”. El guitarrista integró la banda estable hasta 2007, atravesando la gira del Back to Black (que fue uno de los discos más vendidos de la década pasada) y el período de más premios para la cantante y compositora.

Es lo que él llama “el período medio”, posterior a su descubrimiento y ascenso, y previo a su debacle personal que terminó en su muerte en 2011, a los 27 años. El período del festival de Glastonbury y el de cruzarse en un backstage con Elton John y Joss Stone y recibir una charla sobre lo maravillosa que era como artista Amy Winehouse. Pero también el que resquebrajó a la artista y anticipó su caída.

“Yo fui testigo de esa lucha, fue muy difícil verlo. Además de tener una relación profesional éramos amigos, toda la banda era como una familia. Hablábamos con ella y todos estábamos disponibles para ayudarla. Era muy feliz arriba del escenario en ese momento, pero fuera tenía una enorme vida social, de fiesta en fiesta, una vida que le estaba pasando factura y que le terminó costando cara”, relató el músico.

Robin Banerjee siempre soñó con tocar la guitarra, maravillado por la posibilidad de tocar al mismo tiempo la melodía y el ritmo de una canción. Empezó su aprendizaje a los 14 años, cuando su padre le compró un bajo – pensando que era más fácil, pero pronto se dio cuenta que menos cuerdas no significa que sea un instrumento más sencillo de dominar – al que sí lo siguió una guitarra. Sus inicios fueron en el soul y de ahí pasó al jazz, dos géneros que luego enfrentaría desde un costado más pop acompañando a Winehouse.

“Ella fue una de las grandes, tenía una voz increíble, y creo que será recordada dentro de varias décadas”, considera Banerjee, que recuerda como los primeros ensayos involucraban solo a los músicos y luego aparecía Winehouse, quien la mayoría de las veces, casi sin esfuerzo, agregaba su voz a las grabaciones en una primera toma.

Luego de alejarse de la banda de Winehouse, Banejree se la cruzó en otras ocasiones, en fiestas y encuentros. La última charla fue en la residencia Winhouse, jugando al pool. Después de la muerte de la cantante, de a poco su exguitarrista comenzó a involucrarse con grupos tributo como los argentinos de la No Rehab Band.

Los conoció en 2016, luego de ver uno de sus shows en Buenos Aires. Lo impresionaron con sus versiones de las canciones de Winehouse, y se acercó a ellos para colaborar en algunos shows puntuales. Ya tenía la ventaja de que conocía al saxofonista Pablo Calvijo, con quien comparte un grupo de jazz y reggae instrumental, la Ska Jazz Connection.

Con la No Rehab Band ejerce un rol de director musical. “No les digo tanto que tienen que tocar, sino que les hago sugerencias y los guío”, explicó Banerjee. “Esto tiene mucho de jazz, o sea que tiene que tener sentimiento y swing. Hay que tocar menos notas, pero con mucho sentimiento”.

El guitarrista señala que tanto el sonido como las canciones de Winehouse son parte de la magia de la artista. Y que interpretarlos ahora es como transmitir un evangelio. “Sus canciones celebraban la honestidad. Ella tenía el corazón abierto y en sus letras era honesta y sensible, le importaba que el mundo supiera sobre su vida. Era muy profunda y sus composiciones son auténticas”, resume.

A eso le sumaba su fuerza sobre el escenario, su inteligencia y su poder, lo que la hacía “especial”, según Banerjee.

Robin Banerjee y la No Rehab Band se presentarán este miércoles 10 de julio a las 21 horas en La Trastienda (Fernández Crespo y Paysandú). Las entradas están a la venta en Abitab con un costo de $ 760 y $ 1090.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...