Cargando...
EO

Agro > TRIBUNA / LUIS ROMERO ÁLVAREZ

El hidrógeno verde

Uruguay tiene cuatro ventajas para la producción de hidrógeno verde, tema sobre el que expuso el ministro Paganini en la cena de gala de la Cámara de Comercio Francesa

Tiempo de lectura: -'

10 de diciembre de 2021 a las 21:45

Por Luis Romero Álvarez (fms.com.uy), especial para El Observador

Recientemente, en la cena de gala de la Cámara de Comercio Francesa, tuve oportunidad de escuchar al Ministro de Industria, ingeniero Omar Paganini, explicar el potencial del hidrógeno verde para nuestro país. En primer lugar, quisiera señalar el placer que da escuchar a una persona que sabe bien de lo que habla. En segundo lugar, expresar que por fin ahora estudiamos los temas primero y luego avanzamos (si corresponde) con las inversiones requeridas (pasos lógicos y necesarios que no se siguieron por ejemplo con la regasificadora, el horno de Ancap, las bombas de ALUR, el Antel Arena y suma y sigue).

Explicó el ministro Paganini que Uruguay, según los estudios preliminares que se vienen realizando, muestra un interesante potencial para encarar la producción de hidrógeno verde.

El hidrógeno es un combustible potente (es lo que básicamente quema el sol) muy presente en la Tierra porque integra la molécula del agua, que abunda en el planeta. Se le llama verde si proviene su obtención del uso de energías renovables (básicamente eólica o solar), porque para partir la molécula del agua es menester aplicar energía de alguna fuente.

Uruguay tiene cuatro ventajas para la producción de hidrógeno verde, a saber: tiene bastante sol y viento que aquí son complementarios (hay menos sol en invierno, pero hay más viento y hay más viento de noche cuando no hay sol; esto permite diseñar unidades de producción de hidrógeno con suministro sostenible de energía); en segundo lugar aquí hay abundante disponibilidad de agua, materia prima para la creación del hidrógeno; en tercer lugar, el hidrógeno verde se crea en realidad para construir combustibles sintéticos más que para quemarlo puro y para eso nuestra producción de biomasa viene al pelo, porque allí esta la fuente para aportar el carbono necesario para hacer el equivalente al kerosene de los aviones u otros combustibles líquidos, que pueden emplearse en los mismos motores actuales, lo cual es una gran ventaja; por último, nuestro país tiene una larga trayectoria de seriedad en cumplimiento de sus contratos y solidez institucional, que habilita la llegada de las inversiones pesadas necesarias para estos proyectos (que son de gran escala o no son y por eso cuando lleguen a desembarcar aquí tendrán un fuerte componente exportador).

Este último punto es muy valioso, porque explica, por ejemplo, por qué las grandes inversiones privadas en las pasteras se instalaron aquí y no en Argentina, pese a la abundante existencia de madera en provincias como Entre Ríos, Corrientes y Misiones.

Aclaró el ministro Paganini que Uruguay no financiará estas futuras inversiones con deuda soberana, lo que me pareció una decisión satisfactoria pensando en las futuras generaciones; si es buen negocio y el mercado lo puede financiar, que el Estado se abstenga y sólo se concentre (como en el caso de la forestación) en dar el marco institucional adecuado; si no es buen negocio que no se hagan las inversiones y listo, para no despilfarrar recursos.

Está muy bien que Uruguay se prepare y avance en la puesta en marcha de nuevos motores de negocios para los cuales tenemos ventajas. Así lograremos traer inversiones, generar puestos de trabajo y multiplicar exportaciones, o sea crecer como país en forma sostenible y autogenerada.

Nuestro plan de descarbonizar nuestra energía que está en marcha desde 2010 ha logrado su objetivo en el tema eléctrico y ahora falta avanzar en el tema transporte de carga y pasajeros.

El logro alcanzado en el tema eléctrico ahora viene a abrir las puertas de la generación de hidrógeno verde para consumo local y para exportar.

Tenemos ya adquirido el know how y la capacitación de personal para la producción de energías renovables, condición sine que non para avanzar hacia la producción de hidrógeno verde. Se viene un cambio geopolítico importante en materia de energía a nivel mundial: pasamos de mirar a los países por sus reservas de petróleo y gas a mirar a los países según su disponibilidad de energías renovables y agua dulce.

Una gran oportunidad para Uruguay que se está posicionando bien en la línea de largada, junto a los países más avanzados del mundo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...