Espectáculos y Cultura > PABLO AGUIRREZABAL

El humorista que pegó el salto a la política: será candidato en 2019

Dejó el alcohol, cambió su alimentación y usa camisa. Además encabeza un emprendimiento cultural y educativo en el Cordón

Tiempo de lectura: -'

19 de abril de 2018 a las 05:00

Una vecina entra al local vacío ubicado en la esquina de Tacuarembó y Guayabos y pregunta: "¿Qué es acá?" "¡Un centro cultural!", respondió Pablo Aguirrezabal desde un improvisado escritorio en el interior de un ex videoclub del Cordón. El comediante de 42 años cuenta orgulloso lo baratas que consiguió las sillas que no proyectan seguridad pero igualmente aguantan el peso de un ser humano. "Cargamos todo esto desde Tristán Narvaja. El entusiasmo mueve el mundo", dijo.

Pero este multifacético artista no siempre fue tan entusiasta. El miedo lo paralizaba de chico. Le costaba sociabilizar y estudiar. Incluso tenía dificultades para mover sus manos. "Tenía mucho miedo del mundo", recordó. Sus padres le regalaron una guitarra a sus 16 años y con la música todo cambió.

Del joven retraído iba quedando poco cuando comenzó a descubrir su cuerpo haciendo talleres de arte escénico en la murga La Mojigata. "Estirá, estirá. Porque tenemos que cambiarnos", le dijeron sus compañeros de la murga en un show del Teatro de Verano. Aguirrezabal comenzó a lanzar conceptos que se le venían a la cabeza, una especie de recitado que empezaba con humor y terminaba con poesía. El público respondió con risas a la improvisación y así nació el comediante.

Él asegura que le costó encontrar su lugar en los medios de comunicación porque al principio intentó actuar y le salía mal, luego hizo televisión y no disfrutó la exposición y finalmente encontró su rumbo entre la guitarra, el humor, el standup y la interacción en la radio con sus compañeros de Océano primero y de Del Sol después. Ahora participa de los programas Quién te dice con una columna semanal y en La Mesa de los Galanes.

Cuando lanzó su partido Viva la vida, en las pasadas elecciones nacionales, notó que la gente le respondía. Entonces resolvió tomárselo con mayor responsabilidad. Inició para eso un camino de empoderamiento personal cambiando su alimentación –ahora es crudivegano– y estilo de vida. Planifica inscribir su partido para el 2019. "Más allá de que sé que me voy a encontrar con cosas que me van a doler mucho y me van a espantar un poco", dijo a El Observador.

Ahora se encuentra abocado a instalar el centro cultural Caí en el local donde antes había un videoclub al que él iba seguido a buscar películas de cine alternativo iraní y europeo. Aguirrezabal asegura que lloró cuando cerró ese negocio. Pero las vueltas de la vida lo llevaron a alquilar el local que lleva años vacío para llenarlo de la iniciativa grupal que ya reunió a 800 socios fundadores.

Allí funcionará una sala de espectáculos, una boutique de productos naturales, una encubadora de proyectos, una agencia de comunicación y talleres de teatro, humor, yoga, baile y actividades terapéuticas.

El nombre de lo que él también denomina plataforma parte del hecho de que Aguirrezabal se dio algunos porrazos en emprendimientos anteriores, como la revista humorística Un Huevo. Por eso siente que ahora debe poner énfasis en que el proyecto sea sustentable.

Entusiasmado y vistiendo una camisa blanca, el humorista y ahora gestor dialogó con El Observador.

¿Lo tratan de hippie?

Sí, cada vez menos. Porque yo también he cambiado. Desde hace un año decidí tener una imagen de responsabilidad y de rentabilidad económica también. La investigación de soltarme a ver qué pasa ya la tuve. Ya viajé mucho, ya me tiré abajo de cualquier lado para dormir o a tocar la guitarra. No quiere decir que no lo vuelva a hacer pero en este momento decidí por unos años ser muy responsable. Ponerme la camisa y hablar de par en par con la gente que lleva las riendas de los ámbitos más importantes del país.

¿Cuándo fue el clic?

Principalmente por la parte política; necesitaba estar prendido a una imagen distinta. Era una imagen más de loco, hasta de borracho. Ahora ya no tomo más alcohol. Fui trabajando mi nutrición y con eso mi forma de vestir, mi forma de hablar y mi forma de encarar la energía económica. Todo pensando en mis intenciones políticas. Y Caí es la parte sociocultural, donde me encuentro con otra gente y aprendo junto con los demás.

Desde hace un año decidí tener una imagen de responsabilidad y de rentabilidad económica también.

¿Está vinculado su proyecto político con Caí?

No, y no es mi deseo. Me gustaría que queden separados pero sin duda estoy volcando la misma filosofía en los dos lugares distintos. Mi idea es trabajar con grupos que tienen un objetivo distinto aunque el propósito sea el mismo: integrarse, aprender juntos, de integrar la sombra de uno. Esa parte que no queremos ver, también integrarla.

Ya viajé mucho, ya me tiré abajo de cualquier lado para dormir o a tocar la guitarra.

Siendo comediante, y con un estilo muy absurdo, ¿se le dificulta que lo tomen en serio?

Hace un año manejé la posibilidad de dejar el humor. Pero me di cuenta que en los ámbitos donde reciben mi filosofía y cuando me pongo a hablar, me escuchan, y me llegan a decir: "Pablo, estoy muy de acuerdo contigo". También, cuando hago humor esa gente también se ríe. No necesito dejar de hacer humor. Es más, es muy terapéutico. Me ayuda mucho a reírme de mí mismo. Y me comunica con la gente como nada. Actúo mucho, todas las semanas y todo el mundo me dice: "Gracias, Pablo".

Caí es la parte sociocultural, donde me encuentro con otra gente y aprendo junto con los demás.

¿En qué momentos encuentra el humor?

Si tengo una actuación o ir a la radio, trato de conectarme con lo que no se ve o no se quiere ver. Esa puede ser una buena técnica. El humor tiene que sorprender, te tiene que dejar mal parado. En el día a día me lo encuentro mucho con mis hijas y conmigo mismo. Cuando estoy caminando, me río solo. Me río de pensamientos. Cuando lográs reír de tu sombra, la aceptás y la sanás.

Se define como un entusiasta de la vida, ¿qué le entusiasma?

El entusiasmo es ese motor que te hace seguir jugando como un niño. Pero llevándolo más a tierra, cuando empezas a ver el arte y la creación dentro del arte, lo haces conciente o inconcientemente, porque cuando una madre está organizando un cumpleaños para su hijo es muy creativa, está haciendo arte. Y ese poder del arte, de cantar, de bailar, de hacer el amor, todas esas cosas que podemos hacer con los sentimientos con el cuerpo, con nuestra voz, con nuestras piernas, es el gran disfrute que tiene la vida.

Cuando estoy caminando, me río solo. Me río de pensamientos.

Y más allá que el mundo vaya a donde vaya, si explota mañana o no, me parece que está hermoso vivir el día a día con mucho agradecimiento y sin olvidarse de buscar formas en la nubes, encontrar poesía en todos lados.

Me parece que esa es la gran fuerza de la vida.



REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...