Cargando...

Economía y Empresas > Energías renovables

El mercado eléctrico y un cambio que busca superar “una barrera de entrada” para las grandes inversiones

Un decreto del Poder Ejecutivo certificará la capacidad de respaldo de potencia firme que poseen las renovables no convencionales. La modificación reglamentaria busca fomentar el mercado de contratos mayoristas de energía entre privados

Tiempo de lectura: -'

23 de noviembre de 2022 a las 05:03

El Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), tiene listo un proyecto de decreto que reconoce a los generadores de energías renovables la capacidad de suministrar potencia firme de largo plazo para garantía de suministro.

El cambio busca fomentar el funcionamiento de un mercado de contratos mayoristas de energía eléctrica y, además, pretende contribuir a superar una “barreras de entrada” que hoy tienen muchas inversiones como el precio de la energía, apuntó este martes el ministro Omar Paganini.

Hace 20 años que Uruguay cuenta con un marco regulatorio que habilita a que exista un mercado mayorista de energía eléctrica en el que puedan celebrarse contratos de compraventa entre un consumidor privado y un generador privado en cualquier parte del país. 

Pero hasta ahora en los hechos eso no ha ocurrido y solo han existido contratos regulados con UTE.  Una de las razones por las que ese mercado no se ha desarrollado pasa por la dificultad que implica para los productores privados contar con potencia firme.

La reglamentación vigente reconoce que ese respaldo solo puede darse con generación térmica, lo que lleva a que, por ejemplo, nuevos generadores privados que vayan a ingresar al sistema tengan que invertir en instalar máquinas diésel para cumplir con ese requisito.

Ahora el Poder Ejecutivo apunta a certificar la capacidad de respaldo de potencia firme que poseen las energías renovables, hoy con alta participación en la matriz eléctrica.

La actualización que se promueve desde el gobierno implica, por ejemplo, que a una granja eólica o solar fotovoltaica que realice un contrato de suministro para venderle energía a un gran consumidor se le reconocerá como potencia firme una parte de su generación. El resto de la firmeza, en caso de necesitarse, podría cubrirse contratando con otro privado o incluso comprándole potencia a UTE. Esto según lo que se negocie con el consumidor en función de sus requerimientos.

“Rehenes de tarifas caras”

Paganini expresó durante un taller con periodistas que la modificación podría ser “de interés sobre todo para nuevas inversiones”.

“Cuando vienen inversiones como un data center o una inversión de hidrógeno verde con necesidades grandes de energía, lo que pasa es que las tarifas de UTE te dejan fuera de mercado. (…) La viabilidad de esto viene dada por generar un marco donde si conseguís energía más barata, adelante”, explicó. 

“Es permitir que los nuevos precios de las renovables que son bajos sean usados por las grandes inversiones y no se tenga que ser rehén de una tarifa que es cara. Para eso tiene que funcionar el mercado”, añadió. Paganini apuntó que la nueva reglamentación insumió dos años de consultas con los diferentes actores del mercado eléctrico, como UTE, la Administración del Mercado Eléctrico, Ursea y los generadores privados.

El procedimiento matemático para determinar los porcentajes reconocidos de firmeza en cada tecnología tomará como referencia el 1% de lo que se conoce como “horas críticas”, es decir, las horas en que el sistema eléctrico fue “exigido” en el año. En ese 1% se observa cómo participaron cada una de las fuentes de generación. Por ejemplo, si de los 2.000 MW de eólica participaron 500 MW en las horas críticas, se reconoce un 25% de firmeza. El nuevo mecanismo que podría regir ya en 2022 reevaluará los valores reconocidos de firmeza anualmente.

Clientes libres

Las empresas Montevideo Refrescos (Coca-Cola) y Central Lanera Uruguaya, que son dos grandes clientes de UTE ya cerraron contratos para comprarle energía a un parque fotovoltaico que se construye en Salto por parte de las firmas Ventus y Atlántica Yield, según informó el semanario Búsqueda meses atrás. Estos contratos libres ya fueron registrados en la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea), informó el semanario Brecha.
¿Cómo funciona? Un contrato como cliente libre implica tener un generador eólico o solar que suministre la energía, un contrato de potencia firme y un contrato con la distribuidora de energía por el uso de la red (peaje) que fija la Ursea. Esas tres condiciones requieren la validación previa de la Administración del Mercado Eléctrico (Adme). Así ese tipo de cliente puede comprarle energía a otro agente y no está obligado a comprarle a UTE.
En este contexto el Directorio de UTE resolvió también tiempo atrás —con votos de la mayoría— que los grandes consumidores de energía tengan la posibilidad de optar por ser clientes libres de la empresa. Hasta ahora, todos los clientes tenían contratos regulados con el ente, que es la única empresa que ofrece hasta ahora el servicio de suministro de energía eléctrica.
La decisión implica que esos clientes podrán tener un contrato en el que pagarán un precio más barato del actual por la energía que consuman, en caso de aceptar las condiciones de venta mayorista que ponga el ente, y también tiene por objetivo retenerlos en un mercado donde empieza a emerger tímidamente la competencia de nuevos jugadores privados.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...